Siento un agotamiento extremo que hasta respirar es difícil

[Total: 0   Promedio: 0/5]

No se que me pasa estos últimos días el agotamiento me ha llegado a un nivel que hasta la camisa siento que pesa como una loza, a la edad que tengo es algo incomprensible.

El médico me ha comentado algo sobre un tal Síndrome de fatiga crónica, ¿yo? A mis escasos 24 años de edad es imposible que este fatigado.

Por mucho que no quiero pensar en el diagnóstico médico, mi cuerpo insiste en mantenerse en un estado de letargo que me esta llevando a la depresión.
Siento un agotamiento extremo que hasta respirar es difícil
Haré un esfuerzo y aunque sea con un solo dedo voy a teclear unas cuantas palabras claves para ver que me dice San Google del tal síndrome ese que ha mencionado el médico.

Según estoy viendo

El síndrome de fatiga crónica tiene otras denominaciones como la encefalomielitis miálgica (EM) y también disfunción inmune (SFCDI).

Esos nombres me están acojonando, mejor me hubiera quedado con el nombre que me dio el médico.

Pero esa maldita costumbre de investigar todo al mínimo detalle es la que me tiene aquí haciendo un esfuerzo para poder darle al teclado.

Así que mejor sigo llamándolo agotamiento extremo y punto.

No se si alegrarme al saber que no estoy solo.

Es decir, el síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica afecta a personas de todas las edades y procedencias.

Siento un agotamiento extremo que hasta respirar es difícil
La fatiga crónica es de 2 a 4 veces más común en las mujeres que en los hombres.

Se caracteriza por una fatiga extrema y persistente que no se alivia fácilmente, además puede llegar a impedirnos trabajar, hacer ejercicio o disfrutar de la vida.

Si no fuera por esto último, hasta me alegraría de tener un pretexto para no trabajar.

La fatiga crónica es una condición mal entendida y no existe consenso respecto a su diagnóstico y su tratamiento.

Esto empeora con cada página que veo, cosa que me esta poniendo de un humor de perros.

Causas del agotamiento extremo

Pensar que eramos considerados un caso psiquiátrico y que era una enfermedad mental, imagino la gracia que le hizo mucha gente, afortunadamente para mi, ya ha sido reconocida como un cuadro médico real.

Con toda probabilidad las causas se deben a la combinación de una serie de factores diversos como.

Tales como: Infecciones virales, predisposición genética, las toxinas ambientales, las reacciones inmunes, el cortisol y en algunas personas, la cirugía, las lesiones en la cabeza u otros traumatismos, pueden provocar la disfunción inmune.

Además ciertos medicamentos como las benzodiazepinas, los betabloqueantes, los sedantes, los antidepresivos y el uso excesivo de antibióticos pueden causar dicha condición.

Síntomas del agotamiento extremo

  • Enfermedad repentina.

  • Fatiga extrema y agotamiento incluso después de un esfuerzo mínimo, los signos de agotamiento, todavía persisten luego de 24 a 48 horas.

  • Trastornos del sueño.

  • Malestar generalizado.

  • Dolores diversos, incluyendo dolores musculares, dolor de garganta, cabeza, estómago y espalda.

  • Pérdida de fortaleza física.

  • Mareos y trastornos del equilibrio.

  • Problemas de concentración y atención, incluyendo dislexia.

  • Trastornos y pérdida de la memoria a corto plazo.

  • Gripe incluyendo fiebre o alternancia de sudoración y sudores fríos.

  • Inestabilidad emocional y pensamientos depresivos, cambios de humor, ansiedad.

  • La pérdida de facultades intelectuales.

  • Sensibilidad a la luz y al ruido.

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.

Siento un agotamiento extremo que hasta respirar es difícil
Hombre, mejor me hubiera quedado en la bendita ignorancia, luego de tanta información, me siento peor.

No quiero seguir indagando para saber si tiene cura, vaya a ser que no tiene curación y ahí no se que voy a hacer.

Tal vez hablar con Jacobo, he visto que tiene buenas migas con su vecina, esa que tiene una pinta de bruja que no se la quita nadie, ya que no me atrevo a hablar con ella.

Por mientras tomo la decisión los resultados del buscador no se han hecho esperar, veamos que nos dice Google sobre la cura.

Tratamiento y prevención del agotamiento extremo

Opsssss, lo que me temía, no tiene curación, peor aún no hay medicamentos para su tratamiento.

Se usan algunos para tratar el cuadro depresivo asociado al síndrome de fatiga crónica.

La terapia de ejercicio físico suave y la terapia cognitivo-conductual parece ser las terapias que más beneficios aportan a quienes como yo padecemos de agotamiento extremo.

Pues nada, lo dicho voy a pedirle a Jacobo que hable con su amiga.

Lo peor que puede pasar es que me recomiende probar tratamientos alternativos, incluyendo masajes, acupuntura, hierbas medicinales y suplementos nutricionales.

También hierbas medicinales como el Astragalus, aceite de semilla de borraja, la bromelina, consuelda, Echinacea, ajo, ginkgo biloba, ginseng, aceite de onagra, quercetina, hierba de San Juan y el extracto de hongos Shiitake.

Por mientras, me acomodo para ver si este agotamiento extremo desaparece luego de unas cuantas horas de sueño.

Sería increíble si compartieras este post en tus redes sociales, permitiría que pudiera ayudarle a más gente.

Lo más importante…tu salud!!!