El cerebro adolescente: más allá de los cambios hormonales

[Total: 0   Promedio: 0/5]

HormonalesCada generación, al parecer, tiene el mismo lamento de los padres sobre sus hijos adolescentes.

¿Qué pasa con estos jóvenes de hoy? ¿Por qué tan a menudo se confunden, molestan, son tan exigentes, cambiantes, desafiantes, imprudentes?

Muertes accidentales, homicidios, consumo excesivo de alcohol y otras sustancias, agresiones violentas, están a la orden del día.

Es el momento de la vida cuando la psicosis, los trastornos de alimentación y las adicciones son más propensos a arraigarse.

Las encuestas muestran que la infelicidad diaria también alcanza su punto máximo en la adolescencia tardía.

Una serie de explicaciones permiten comprender la agitación juvenil.

Los adolescentes necesitan afirmar su independencia y explorar sus límites, correr riesgos, romper las reglas y rebelarse contra sus padres mientras sigue confiando en ellos para el apoyo y protección.

Ellos mismos se preguntan ¿qué pasa con la generación de mis padres, que no nos comprenden?

Tienen que lidiar con desconcertantes y desconocidos impulsos sexuales, así como los novedosos sentimientos románticos.

El cambio cultural, así mismo, aumenta la incompatibilidad entre las generaciones.

Ahora la investigación científica sugiere una nueva razón para los enfrentamientos entre los adolescentes y su entorno.

La inestabilidad en el estado de animo y el comportamiento perturbador pueden tener sus raíces en una forma distinta del desarrollo cerebral.
Hormonales

Los cambios hormonales no tienen nada que ver con la madurez intelectual

La mayoría de los estudios demuestran que el razonamiento abstracto, la memoria y la capacidad para la planificación formal están completamente desarrollados a la edad 15 o 16 años.

Si se les hacen preguntas hipotéticas acerca del riesgo y recompensa, suelen dar las mismas respuestas que los adultos.

Pero el estado emocional en que responden los cuestionarios no es necesariamente el mismo en el que toman decisiones importantes.

En la vida real, a los adolescentes, en comparación con los adultos, les resulta más difícil interrumpir una acción en curso.

A pensar antes de actuar e incluso a escoger entre alternativas más seguras y menos arriesgadas.

Es fácil para ellos decir que no subirían a un coche con un conductor ebrio, pero es más difíciles de rechazar la invitación en la práctica.

El juicio de los adolescentes puede estar abrumado por la urgencia de experiencias nuevas, en búsqueda de emociones y de agresivos impulsos sexuales… A veces parecen impulsados a buscar experiencias que producen sensaciones y sentimientos fuertes.

Resistirse a la presión social también es más difícil para los adolescentes.
Hormonales
Gran parte de su comportamiento problemático, desde la violencia en las pandillas a la conducción temeraria y al consumo de alcohol, se produce en grupos y debido a la presión del grupo.

En un experimento psicológico, adolescentes y adultos tomaron una prueba de simulación de conducción que les permitió ganar una recompensa por pasarse una luz amarilla y parar antes de llegar a una pared.

Los adolescentes, pero no los adultos, fueron más propensos a correr riesgos adicionales cuando estaban siendo observados por amigos.

Otro experimento psicológico revelador es la tarea de apuestas de Iowa.

Los sujetos en estudio pueden elegir uno de dos mazos de cartas con la esperanza de elegir una carta que permite ganar una recompensa.

El mazo bueno contiene muchas cartas que ofrecen una recompensa; el malo, muchas cartas que no proporcionan ninguna recompensa y una compensación insuficiente en forma un premio mayor.
hormonales
Las decisiones de los adultos corresponden bastante bien con su capacidad de razonamiento probado. En la adolescencia, la correlación es mucho más débil.

Existen pruebas que estas diferencias tienen una base definida en la estructura del cerebro y su funcionamiento.

La investigación reciente ha demostrado que el circuito del cerebro humano no está maduro hasta los 20 años de edad, algunos añadirían, si alguna vez.

Entre las últimas conexiones a establecerse plenamente son los vínculos entre la corteza prefrontal, sede del juicio y la resolución de problemas y los centros emocionales en el sistema límbico, especialmente la amígdala.

Estos enlaces son esenciales para el aprendizaje emocional y la autorregulación de alto nivel.

Al comienzo de la pubertad, el cerebro esta sometido a profundos cambios

Las neuronas (materia gris) y las sinapsis (conexiones entre neuronas) proliferan en la corteza cerebral y luego se podan gradualmente a lo largo de la adolescencia.

Con el tiempo, más del 40% de todas las sinapsis se eliminan, en gran medida en los lóbulos frontales.

Mientras tanto, la capa blanca aislante de mielina en los axones que transportan señales entre las células nerviosas continúa acumulándose, poco a poco mejorando la precisión y la eficacia de la comunicación neuronal — un proceso no concluido hasta los 20 años de edad.

El cuerpo calloso, que conecta los hemisferios derecho e izquierdos del cerebro, consiste principalmente en esta materia blanca.

Otro circuito aún en construcción en la adolescencia vincula la corteza prefrontal con el sistema de recompensa del mesencéfalo, donde ejercen sus poderes las drogas adictivas y el romanticismo.

Hormonales
La mayoría de las adicciones tienen su inicio en la adolescencia, y hay evidencia de que el cerebro de los adolescentes y adultos responden de manera diferente a las drogas.

En los seres humanos y en las ratas de laboratorio, los estudios han demostrado que los adolescentes se convierten en adictos a la nicotina más rápido y en dosis más bajas.

Escáneres cerebrales funcionales también sugieren que los adolescentes y adultos procesan los estímulos de recompensa de forma diferente.

Los adolescentes son extremadamente sensibles al valor de experiencias novedosas.

Los cambios hormonales también desempeñan su función

El cerebro adolescente vierte las hormonas del estrés suprarrenal, las hormonas sexuales y las hormona de crecimiento, que a su vez influyen en el desarrollo del cerebro.

La producción de testosterona aumenta 10 veces en los adolescentes masculinos.

Las hormonas sexuales actúan en el sistema límbico y en el núcleo del Rafe, fuente del neurotransmisor serotonina, con un importante papel en la regulación de la excitación y el humor.

Los relojes de 24 horas regulados hormonalmente cambian sus ajustes durante la adolescencia, manteniendo a los estudiantes de secundaria y de unviversidad despiertos hasta bien entrada la noche, por lo que es difícil levantarse para las clases de la mañana.

hormonales
Mientras el cerebro está todavía en formación, las cosas pueden salir mal en muchos sentidos, y algunos de ellos implican la aparición de trastornos psiquiátricos.

El estrés puede retardar el crecimiento del hipocampo, que consolida los recuerdos. Según algunas teorías, la poda de la materia gris y el engrosamiento de la capa de mielina en la adolescencia tardía permite que los primeros síntomas de la esquizofrenia emerjan.

Los experimentos con animales tienen un valor limitado porque los animales de laboratorio no pasan una larga infancia como los humanos. Y el desarrollo del cerebro humano no se despliegue automáticamente y de manera uniforme.

Hay mucha variación individual que refleja la experiencia, así como la programación genética.

En la actualidad y probablemente durante mucho tiempo, los investigadores recibirán mejor información sobre el desarrollo mental y emocional de los adolescentes mediante entrevistas, observaciones y pruebas del comportamiento que de las exploraciones del cerebro.

Pero las investigaciones de la neurociencia son cada vez más sofisticadas. Ya hay estudios a largo plazo en el cual voluntarios se someten a frecuentes exploraciones periódicas del cerebro en el transcurso de sus vidas.

Los resultados se utilizan para investigar los efectos de las terapias conductuales y cognitivas en el trastorno por déficit de atención y las deficiencias de la lectura en los adolescentes.

Los científicos también están viendo el desarrollo del cerebro adolescente típico para proporcionar pistas sobre las maneras en que las cosas van mal.

Algún día, estas investigaciones podrán proporcionar resultados que influirán en los tratamientos para trastornos psiquiátricos y otros problemas en la adolescencia.

Los problemas de los adolescentes tienen muchas causas, sociales e individuales, genéticas y ambientales, no todo se debe al desarrollo de sus cerebros.
hormonales
Pero no por ello hay pensar que el mundo moderno es mucho más difícil para los adolescentes.

Mientras más rápido los expongamos a las experiencias de la vida real, será más fácil que superen sus problemas

Además, tratar a los estudiantes universitarios como solemos tratar a los escolares, deviene en un efecto acumulativo de infantilización, que en última instancia es culpable de su incapacidad para enfrentar un problema desde una perspectiva con mayor madurez.

Así las cosas, los padres debemos alentar a los jóvenes a tomar las responsabilidades que corresponden a alguien que esta construyendo su propio camino en la vida.

Sin necesidad de pedirles a los hijos que dejen el nido, sino haciéndolos responsables en compartir tantos los gastos que acarrea la vida diaria, así como del lavado de su propia ropa.

Fuentes

Arnsten AFT, et al. “Adolescence: Vulnerable Period For Stress-Induced Prefrontal Cortical Function?” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 143-47.

Casey BJ, et al. “Imaging the Developing Brain: What Have We Learned about Cognitive Development?” Trends in Cognitive Sciences (March 2005): Vol. 9, No. 3, pp. 104-10.

Giedd JN. “Structural Magnetic Resonance Imaging of the Adolescent Brain,” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 77-85.

Kelley AE, et al. “Risk Taking and Novelty Seeking in Adolescence,” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 27-32.

Masten AM. ” Regulatory Processes, Risks, and Resilience in Adolescent Development,” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 310-19.

Rosso IM, et al. “Cognitive and Emotional Components of Frontal Lobe Functioning in Childhood and Adolescence,” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 355-62.

Sisk CL, et al. “The Neural Basis of Puberty and Adolescence,” Nature Neuroscience (October 2004): Vol. 7, No. 10, pp. 1040-47.

Spessot AL, et al. “Neuroimaging of Developmental Psychopathologies: The Importance of Self-Regulatory and Neural Plastic Processes in Adolescence,” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 86-104.

Steinberg L. “Cognitive and Affective Development in Adolescence,” Trends in Cognitive Science (February 2005): Vol. 9, No. 2, pp. 68-75.

Steinberg L. “Risk-Taking in Adolescence: What Changes, and Why?” Annals of the New York Academy of Sciences (June 2004): Vol. 1021, pp. 51-58.

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS bajaran de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.