Los líquidos la clave para el control de la incontinencia urinaria

[Total: 0   Promedio: 0/5]

incontinencia urinariaCuando sales de excursión al campo con un grupo de amigos probablemente te ha llamado la atención la Incontinencia Urinaria de un miembro del grupo

Me refiero al número sorprendente de paradas que tus amigos hacen para hacer sus necesidades.

Sus frecuentes desvíos hacia los arbustos es sorprendente hasta que llega el momento en que entiendes que la causa es debida a la falta de control de la vejiga o de los intestinos, en otras palabras incontinencia.

¿Qué es la incontinencia

La incontinencia es la pérdida involuntaria de orina o heces, de tal forma que se clasifica en Incontinencia Urinaria e Incontinencia fecal

Es tan significativa que llevar a cabo las actividades cotidianas sin viajes frecuentes al baño es sumamente complicado.

Tan solo en los Estados Unidos, unos 32 millones de hombres y mujeres tienen algún grado de incontinencia.

Para las mujeres, la incontinencia es un resultado común pero raramente discutido del parto y de la crianza.

En los hombres, la incontinencia es a menudo un efecto secundario del tratamiento para los trastornos de la próstata.

Muchas cosas pueden funcionar mal en el complejo sistema que nos permite controlar la micción.

La incontinencia urinaria es diferente según el sexo de la persona afectada

En las mujeres, los músculos de apoyo en la vejiga o en la uretra (el conducto a través del cual fluye la orina) puede debilitarse durante el parto, causando fugas de orina al toser incluso al reír.

En los hombres, el flujo normal de orina a través de la uretra puede estar parcialmente bloqueado por el agrandamiento de la próstata o por los tratamiento relacionados con la próstata.

La acumulación de la orina en la vejiga causa lo que se denomina incontinencia por desbordamiento, condición que conocerás en profundidad más adelante.

Tanto en los hombres como en las mujeres, los daños en los nervios, así como el debilitamiento de los músculos por envejecimiento también pueden interrumpir la función normal del sistema urinario.

Del mismo modo, el daño a los nervios y a los músculos que controlan el esfínter anal pueden resultar en pérdidas fecales.

El tratamiento de la incontinencia depende de sus causas.

Los tratamientos incluyen ejercicios para fortalecer el suelo pélvico, gestión de líquidos, medicamentos y cirugía.

Para las personas con incontinencia urinaria, el control de los líquidos es sin lugar a dudas el primer paso a dar.
Incontinencia Urinaria
Puede utilizarse en combinación con otros tratamientos.

Medidas sencillas para controlar el consumo de líquidos

Las siguientes directrices pueden ayudarte a controlar tu consumo de líquidos:

  • Trata de llevar un control de la cantidad de líquido que bebes a diario, así como la hora.

  • Intenta beber sólo cuando sientas sed y no exceder de seis a ocho vasos de 8 onzas de líquido al día de todas las fuentes, incluyendo sopa o leche en tu cereal.

    A menos que tengas una condición médica que requiera más cantidad de líquidos.

    Ten en cuenta que una taza de 8 onzas es igual aproximadamente a dos tercios de una lata de refresco estándar.

  • No beber más de 8 onzas a la vez.

  • Bebe con calma. Mientras más rápido se llena la vejiga, más probable es que sientas urgencia por orinar.

  • Minimiza tu consumo de bebidas que contienen cafeína y/o gaseosas.

  • Disminuye o eliminar el consumo de alcohol.

  • Si tienes sed porque hace calor o has hecho ejercicios, no dudes en beber agua.

  • Llena el vaso sólo 2/3 llena como suelen hacerlo. Un estudio demostró que esta técnica sola ayudó a reducir los episodios de incontinencia.

Tipos de incontinencia urinaria

La incontinencia urinaria se clasifica por el tipo de problema y, en menor medida, por las diferencias en los síntomas.

Incontinencia urinaria por esfuerzo

Si sufres fugas de orina al saltar, toser o reír, tienes incontinencia por estrés.

Cualquier esfuerzo físico que aumente la presión abdominal también ejercerá presión sobre la vejiga.

La palabra estrés se refiere realmente a la tensión física asociada con la fuga.

Aunque puede ser emocionalmente traumático, el problema no tiene nada que ver con la emoción. A menudo la fuga es solamente una pequeña cantidad de orina.

En casos más severos, la presión ejercida debido a que la vejiga esta llena supera la capacidad del cuerpo para retener la orina. La fuga se produce sin contracción de los músculos de la vejiga y sin sentir deseos de orinar.
incontinencia urinaria
La incontinencia por esfuerzo se produce cuando el esfínter uretral, los músculos del piso pélvico o ambas estructuras están debilitadas o dañadas y son incapaces para retener la orina.

Se divide en dos subtipos.

  1. Hipermovilidad uretral: la vejiga y la uretra se desplazan hacia abajo debido a la presión abdominal y la uretra carece de soporte que la comprima, de tal forma que permanezca cerrada para evitar la salida de la orina.

  2. Deficiencia intrínseca del esfínter: Problemas en el esfínter urinario interfieren con el cierre hermético, permitiendo la apertura del esfínter cuando se ejerce presión sobre él.

Algunas mujeres sufren incontinencia urinaria después del parto

Muchos expertos creen que las mujeres que han dado a luz por vía vaginal tienen más probabilidades de desarrollar incontinencia por esfuerzo, porque el parto ha estirado y posiblemente ha causado daño en los nervios y en los músculos del suelo pélvico.

Por lo general, mientras más grande es el bebé, más tiempo de parto requiera, a mayor edad de la madre y a mayor número de nacimientos, las probabilidades de padecer incontinencia urinaria se incrementarán de forma notable.

La edad es asimismo un factor que influye en la incontinencia.

Con el envejecimiento, se debilitan los músculos del suelo pélvico y de la uretra, de tal forma que la menor presión sobre la uretra, permite que se abra con las consiguientes fugas.

El estrógeno también puede desempeñar un papel, aunque no está claro que tanto afecta. Muchas mujeres no experimentan síntomas hasta después de la menopausia.
incontinencia urinaria
En los hombres, la causa más frecuente de incontinencia por estrés es el daño en el esfínter urinario causado por cirugía de próstata o una fractura pélvica.

Las afecciones pulmonares que causan tos frecuente, tales como enfisema y fibrosis quística, también pueden contribuir a la Incontinencia Urinaria en las personas.

Incontinencia por vejiga hiperactiva

Si sientes muchas ganas de orinar a pesar de que la vejiga no esta llena, la incontinencia podría estar relacionada con vejiga hiperactiva, a veces llamada también incontinencia imperiosa.

Esta condición se presenta en hombres y mujeres e implica una abrumadora urgencia de orinar inmediatamente, con frecuencia seguidA de pérdida de orina antes de poder llegar al cuarto de baño.

La urgencia y frecuencia urinaria pueden interferir con el trabajo y con la vida social debido a la necesidad imperiosa de salir corriendo al retrete.

La urgencia es causada cuando el músculo de la vejiga, el músculo detrusor, comienza a contraerse y señala la necesidad de orinar, aún y cuando la vejiga no está llena completamente.

Otro nombre para este fenómeno es la hiperactividad del detrusor.

La vejiga hiperactiva puede ser debida a problemas físicos que impiden que el cuerpo sea capaz de detener las contracciones musculares involuntarias de la vejiga.

Estos problemas incluyen daños en el cerebro, la espina dorsal o a los nervios que se extiende desde la espina dorsal a la vejiga, debidos a, por ejemplo, accidentes, diabetes o enfermedad neurológica.

Las sustancias irritantes dentro de la vejiga, tales como las producidos durante una infección, también pueden hacer que el músculo de la vejiga se contraiga.

¿Qué ocasiona la vejiga hiperactiva

A menudo no hay ninguna causa identificable para la vejiga hiperactiva, pero somos más propensas a desarrollar el problema a medida que envejecemos.
incontinencia urinaria
Las mujeres postmenopáusicas, en particular, tienden a desarrollar esta condición, tal vez debido a los cambios relacionados con la edad en el recubrimiento de la vejiga y el músculo.

Las mujeres afroamericanas con incontinencia urinaria son más propensas a reportar síntomas de vejiga hiperactiva que incontinencia de esfuerzo.

En las mujeres blancas es todo lo contrario.

Una afección llamada síndrome de dolor pélvico miofascial se ha identificado con síntomas que incluyen la vejiga hiperactiva acompañada de dolor en el área pélvica o una sensación de dolor, pesadez o ardor.

Además, las infecciones de las vías urinarias, la vejiga o la próstata pueden causar urgencia temporal.

La obstrucción parcial de las vías urinarias se puede dar por una piedra en la vejiga, un tumor (raramente).

O, en los hombres, un agrandamiento de la próstata (condición conocida como hiperplasia prostática benigna o BPH) puede causar urgencia, aumento en la frecuencia y algunas veces incontinencia de urgencia.

La cirugía para el cáncer de próstata o para tratar la HPB pueden desencadenar los síntomas de vejiga hiperactiva, así como el tratamiento por radiación (braquiterapia) para el cáncer de próstata.

Las enfermedades neurológicas (como la enfermedad de Parkinson y esclerosis múltiple) también pueden causar incontinencia de urgencia, así como un accidente cerebrovascular.

Los pacientes hospitalizados tras un accidente cerebrovascular, entre un 40% a un 60% padecen de incontinencia; al momento de ser dados de alta, el 25% todavía padece dicha condición y un año más tarde, el 15% sigue padeciendo problemas de Incontinencia Urinaria.

Incontinencia mixta

Si tienes síntomas de vejiga hiperactiva y de incontinencia por esfuerzo, es probable que tengas incontinencia mixta, o sea, una combinación de ambos tipos de incontinencia.

La mayoría de las mujeres con incontinencia padecen el tipo de incontinencia mixta, una situación complicadísima.

La incontinencia mixta también se puede dar en los hombres que han pasado por el quirófano por problemas relacionados con el agrandamiento de la próstata o para la extirpación de próstata, así como también en personas mayores dependientes de ambos sexos.
incontinencia urinaria

Incontinencia por desbordamiento

Si la vejiga nunca se termina de vaciar, podrías sufrir fugas de orina, con o sin sentir la necesidad de ir al retrete.

El desbordamiento por incontinencia se produce cuando hay un bloqueo que impide el flujo normal de la orina fuera de la vejiga, como en el caso de agrandamiento de la próstata que obstruye parcialmente la uretra.

También puede ocurrir tanto en hombres como mujeres, si el músculo de la vejiga se vuelve hipoactiva (exactamente todo lo contrario que la vejiga hiperactiva) por lo que no sientes deseos de orinar.

Eventualmente la vejiga se llena o se distiende, presionando para que la uretra se abra, facilitando la salid de la orina.

La vejiga en ocasiones puede sufrir contracciones al azar, causando fugas. Esta condición está a veces relacionada con diabetes o enfermedad cardiovascular.

Los hombres son diagnosticados con Incontinencia Urinaria por desbordamiento mucho más frecuentemente que las mujeres porque a menudo es causada por condiciones relacionadas con la próstata.

El agrandamiento de la próstata, además de otras posibles causas de obstrucción de la orina incluyen tumores, cálculos en la vejiga o tejido cicatricial.

Si una mujer tiene prolapso severo en el útero o en la vejiga (el prolapso es cuando el órgano ha salido de su posición correcta), su uretra puede que este doblada como una manguera de jardín, interfiriendo con el flujo de orina.

Los daño a los nervios (debido a causas como lesiones, parto, cirugías anteriores o enfermedades como diabetes, esclerosis múltiple o culebrilla) así como el envejecimiento a menudo evitan que el músculo de la vejiga se contraiga normalmente.

Los medicamentos para prevenir la contracción del músculo de la vejiga o que te impiden sentir la urgencia de orinar también pueden resultar en incontinencia por desbordamiento.
incontinencia urinaria

Incontinencia funcional

Si el tracto urinario funciona correctamente pero otras enfermedades o discapacidades impiden mantenerte seco, tienes lo que se conoce como Incontinencia Urinaria funcional.

Por ejemplo, si una enfermedad te vuelve inconscientes o indiferentes acerca de la necesidad de encontrar un retrete, sufrirías incontinencia.

Medicamentos, demencia o enfermedades mentales pueden disminuir la conciencia sobre la obligatoriedad de encontrar un baño.

Incluso si tu sistema urinario funciona bien, puede ser extremadamente difícil que puedas evitar un accidente si no logras llegar al inodoro a tiempo.

Esta condición puede afectar a cualquier persona con una condición que dificulta excesivamente la capacidad de llegar al baño y no poder bajarse la ropa interior a tiempo.

Problemas tan diversos como la artritis, estar hospitalizado o tener un baño ubicado demasiado lejos.

Si un medicamento (por ejemplo, un diurético utilizado para tratar la hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca) ocasiona que produzcas cantidades anormalmente elevadas de orina, podrías desarrollar incontinencia que requiera un cambio en el tratamiento.

Si la mayoría de las veces orinas por la noche, el resultado podría ser incontinencia nocturna, también conocida como nicturia.

Incontinencia Urinaria refleja

Ocurre cuando el músculo de la vejiga se contrae y ocurren fugas de orina (a menudo en grandes cantidades) sin previo aviso.

Puede ocurrir como resultado del daño a los nervios que normalmente advierten del cerebro que la vejiga está llena.

La incontinencia refleja generalmente se da en personas con deterioro neurológico grave como la esclerosis múltiple, lesiones medulares, otras lesiones o daños del tratamiento con cirugía o radiación.

Recomendado: ¿Cuáles Son Los Niveles Normales De La Hormona TSH?

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter.

Te agradecería si me dieras a conocer tu experiencias con la Incontinencia Urinaria

Lo más importante…Tu salud

4 comentarios en “Los líquidos la clave para el control de la incontinencia urinaria”

  1. Buenas soy un varón de 67 años de edad, fui operado de la próstata por hiperplasia prostática benigna hace 3 años.

    Después de la cirugía tuve varios episodios de Incontinencia Urinaria.

    Incluso me orinaba en la cama por las noches, acudi al urologo y me efectuaron 2 cistoscopias según el para ver la próstata y remover restos y o agrandar la uretra porque tenia dificultad para orinar.

    Me receto la Oxibutinina o el Reteven y la condicion mejoro un poco, también acudí al neurólogo ,psicólogo y psiquiatra por que tenia mucho estrés y dificultad para dormir.

    Han pasado los años y últimamente mi condición se ha agravado, especialmente por las mañanas automáticamente comienzo a perder orina en grandes cantidades y no lo puedo controlar.

    Últimamente he estado sometido a gran estrés por falta de trabajo y caída de mi madre a quien tuve que llevar a emergencias y tenia el fémur fracturado.

    Así que estuvo hospitalizada buen tiempo, la operaron y Drs me indicaron que operación fue un excito.

    Pero como hijo único estuve bajo mucha presión mi madre también sufre de Incontinencia Urinaria y Diabetes y yo debo asumir el gasto de pañales y pago de Casa de reposo y otros.

    Yo vivo solo no he tenido relaciones desde que me operaron últimamente me siento muy cansado agotado nervioso y con miedo de salir porque me vaya a suceder la perdida de orina involuntaria en cualquier lugar.

    He tratado el uso de pañales para adultos pero es incomodo, he vuelto a tomar reteven pero no ayuda.

    Tomo antidepresivos como Sertralina, Venlafaxina, en las mañanas y en la noche Clonazepam 2 mg, Mirtazapina y Cetirizina para poder dormir y alergias.

    Favor indicarme como puedo corregir este gran problema de la perdida de orina.

    Gracias

    • Hola, Jorge!

      Desgraciadamente los médicos no han cumplido muy bien con su trabajo, puesto que parte de dicho trabajo es informar a sus pacientes de los riesgos que acompañan a todo tratamiento médico.

      Así que lamentablemente me toca a mi corregir ese gran fallo y es bastante doloroso lo que me toca.

      Uno de los principales riesgos con la cirugía de próstata es que un buen porcentaje de los pacientes terminan con incontinencia urinaria de por vida.

      Es decir, no existe ninguna forma de remediar la situación.

      Mi consejo, trata de reducir el consumo de líquidos, así como usar pantalones negros u obscuros para disimular la perdida de orina.

      Si además del problema ocasionado por la cirugía le suma los fármacos que usas, es comprensible que tu problema urinario sea severo.

      así que debes de investigar si alguno de los fármacos que tomas, tiene como efecto adverso causar incontinencia urinaria.

      Mi consejo es que trates de manejar la depresión y ansiedad con medidas de estilo de vida, como respiración profunda.

      Disculpa la tardanza en contestar, pero a duras penas tengo tiempo para responder.

      Un saludo y gracias por comentar.

      Jacobo.

  2. Tengo incontinencia me dijeron que me tengo que operar de verdad queda uno bien despues de la operación

    • Hola, Norma!
      No te voy a engañar, toda operación conlleva un riesgo, riesgo que se minimiza por la experiencia del médico cirujano, ello no implica que deba preocuparte mi respuesta, si entras con miedo al quirófano solamente complicarás las posibilidades de éxito que tienes.

      Espero que todo salga bien, saludos.
      Jacobo

Los comentarios están cerrados.