Las hormonas son la causa principal de la obesidad

[Total: 0   Promedio: 0/5]

La causa principal de la obesidad debe buscarse en el comportamiento de las hormonas, según el Doctor Lustig.

  • La insulina desvía el azúcar a la grasa, más insulina, más grasa; más grasa más peso.

Una manera Sencilla de arreglar las hormonas que te provocan la obesidad

El Dr. Robert Lustig es un endocrinólogo pediátrico y un experto en obesidad infantil. Llegó a ser conocido en el 2009 por una conferencia viral en YouTube llamada Sugar: The Bitter Truth o una verdad amarga.

Él cree que la verdadera causa de la obesidad y otras enfermedades de la civilización, se pueden explicar mediante mecanismos biológicos.

Hay fuerzas bioquímicas que causan que hagamos menos ejercicio y comamos más

Algunas personas creen que la obesidad es causada por comer de forma excesiva y una falta notoria de ejercicio.

En otras palabras, el comportamiento provoca el aumento de peso y es culpa de la persona que esta situación suceda.

Sin embargo, el Dr Lustig no cree que sea así, al menos no en la mayoría de las personas.

Él cree que el comportamiento, el aumento en el consumo de alimentos y la disminución de ejercicio, es secundario a los cambios en la función de las hormonas.

Hay mecanismos biológicos bien definidos que pueden explicar cómo los alimentos que comemos interrumpen la función nuestras hormonas, haciéndonos comer más, con el consiguiente aumento de peso.

En otras palabras, no engordamos porque estamos comiendo más, estamos comiendo más porque estamos engordando.

Las hormonas son la causa principal de la obesidad

Insulina y leptina son dos de los factores principales en la obesidad

La obesidad es un desorden increíblemente complejo y los científicos no están de acuerdo en sus causas.

Sin embargo, está bien establecido que las hormonas tienen mucho que ver con la obesidad.

Un agente clave en la obesidad es una hormona llamada leptina.

Esta hormona es secretada por las células de grasa y es la encargada de enviar una señal al cerebro cuando hay suficiente energía almacenada y no necesitamos comer.

Las personas obesas tienen mucha grasa corporal y un elevado nivel de leptina en su torrente sanguíneo. El problema es que la leptina es incapaz de indicar al cerebro que no hace falta comer.

Sencillamente, el cerebro no ve la leptina. No ve que tenemos suficiente grasa almacenada y por lo tanto piensa que nos estamos muriendo de hambre. Esto se conoce como resistencia a la leptina y se cree que es una de las causas principales de la obesidad.

Cuando las personas son resistentes a la leptina, las hormonas provocan el incremento en la cantidad de alimentos consumidos. Estamos comiendo más porque el cerebro no ve la leptina y cree que estamos a punto de fallecer debido al hambre.

Tratar de ejercer la fuerza de voluntad contra la señal de hambre impulsada por la leptina es casi imposible.

La insulina es otra hormona, que el Dr Lustig y muchos otros científicos respetados, creen que es otro factor crucial en la obesidad.

La insulina es la hormona que permite a nuestras células recoger la glucosa de la sangre y la que indica a las células que deben almacenar energía, ya sea como glucógeno o grasa.

Según el Dr. Lustig, una de las maneras que la insulina contribuye a la obesidad, es al bloquear la emisión de la señal de leptina hacia el cerebro.

Por esa razón, tener niveles crónicamente elevados de insulina podría ser una de las razones por las que personas se convierten en resistentes a la leptina.

De los elevados niveles de insulina a ninguna señal de leptina, entonces el cerebro es incapaz de ver que tenemos un montón de energía almacenada y cree que nos morimos de hambre, haciéndonos comer.

Por si eso fuera poco, la insulina envía señales a las células de grasa, diciéndoles que deben almacenar grasa y retener la grasa existente.

Parece simple y tiene mucho sentido, pero hay muchos otros investigadores no creen que sea cierto.

Las hormonas son la causa principal de la obesidad

¿Cuales son las causas para elevar los niveles de insulina?

Una característica clave de la diabetes tipo II y el síndrome metabólico es la resistencia a la insulina.

Resistencia a la insulina significa básicamente que las células del cuerpo no reconocen la señal emitida por la insulina y por lo tanto el páncreas necesita producir más insulina.

Esto conduce a una condición llamada hiperinsulinemia, que básicamente significa que los niveles de insulina son altos todo el tiempo.

Por supuesto, la insulina no es una hormona mala, es absolutamente esencial para la supervivencia. Pero cuando llega a tener niveles elevados de forma crónica, puede comenzar a causar problemas mayores.

¿Qué provoca que los niveles de insulina suban?

Según el Dr Lustig, el exceso de fructosa en la dieta debida a los azúcares agregados es uno de los principales promotores de la resistencia a la insulina y la resistencia a la insulina conduce a niveles elevados de insulina de forma crónica.

Hay en realidad bastante evidencia que demuestra que cuando la gente consume mucha fructosa, de azúcares añadidos, no de fruta, puede conducir a la resistencia a la insulina, niveles elevados de insulina y todos los problemas relacionados con desordenes metabólicos.

Pero es importante tener en cuenta que aunque la fructosa en la dieta, debida a azúcares añadidos; es una de las principales causas de la resistencia a la insulina, la solución sencilla de eliminar el azúcar no es suficiente para revertir la obesidad y la disfunción metabólica asociada.

Por lo tanto, evitar el azúcar es una estrategia de prevención importante, pero no será muy eficaz como una cura.

La forma más sencilla para bajar los niveles de insulina

Si los niveles elevados de insulina están provocando resistencia a la leptina, por consiguiente el aumento de peso, que es algo polémico; luego revertirlo es muy simple.

El principal estímulo para la secreción de insulina son los carbohidrato en la dieta, la proteína también estimula la producción de insulina, pero los carbohidratos son el factor más importante.

Muchos estudios muestran que comer menos carbohidratos, es decir, una dieta baja en carbohidratos; conduce a una reducción drástica de la insulina y a la pérdida de peso de forma automática.

Cuando la gente reduce los carbohidratos, pierden peso. Sin contar calorías. Sea el mecanismo, que funciona.

Entonces, no hay que esperar a que los científicos lleguen a un consenso sobre la causa exacta por la cuál se da la obesidad, porque cualquiera que sea el mecanismo, hay ya una forma sencilla de revertirlo.

De utilidad: La albahaca santa un aliado natural contra la ansiedad

Aunque las dietas bajas en carbohidratos no son cualquier tipo de solución mágica a estos problemas, sabemos que son, al menos, mucho mejor que las dietas bajas en grasas que todavía están siendo publicitadas y vendida hoy en día.

Sería increíble si compartieras este post en tus redes sociales, permitiría que pudiera ayudarle a más gente.

…Es por tu salud!

Jacobo

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS perderán de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.