Café, té, refrescos y riesgo de diabetes

[Total: 1   Promedio: 5/5]

riesgo de diabetes

La diabetes es un problema de salud creciente en todo el mundo. Aproximadamente 400 millones de personas de padecen diabetes tipo 2 y su tendencia, lamentablemente, es al alza.

Teniendo en cuenta que la diabetes es uno de los principales factores de riesgo para las enfermedades cardiovasculares, es probable que aumente la carga de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular en el mundo entero en un futuro cercano.

Relacionado: Diabetes en las mujeres y los problemas de salud asociados

Por lo tanto, con el fin de adoptar medidas preventivas, la comprensión de las causas subyacentes de la epidemia de diabetes es enormemente importante.

Varios estudios epidemiológicos han demostrado que el consumo habitual de cafeína, ya sea en forma de té o de café esta asociado a un menor riesgo de diabetes.

Sin embargo, ha sido confundido por algunos estudios metabólicos a corto plazo los que muestran que la cafeína puede elevar los niveles de azúcar en la sangre y disminuir la sensibilidad a la insulina.

En teoría, ambos efectos podrían aumentar el riesgo de diabetes.

Un análisis masivo de datos epidemiológicos, publicados en la edición más reciente de la revista the American Journal of Clinical Nutrition ha puesto de relieve la relación entre el consumo de café, café descafeinado, de té y el riesgo de diabetes tipo 2.

Además, se investigo los efectos conjuntos de la cafeína, de las bebidas endulzadas con azúcar y el café sobre el riesgo de diabetes tipo 2.

El experto en epidemiología nutricional PhD Shilpa Bhupathiraju de la Tufts University, Boston, MA y sus colegas de la Harvard School Of Public Health utilizarón los datos del estudios de las enfermeras (NHS) y el estudio de seguimiento de los profesionales de la salud (HPFS) para estudiar los efectos de la cafeína y de las bebidas libres de cafeína en el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 entre mujeres y hombres.

Los participantes indicaron la cantidad en promedio que consumieron durante el año anterior de café con y sin cafeína, así como los diferentes tipos de bebidas gaseosas azucaradas y endulzadas artificialmente.

riesgo de diabetes

Las bebidas carbonatadas incluían colas con cafeína y sin cafeína, así como refrescos carbonatados.

El contenido de cafeína se estimó en 137 mg/taza de café, 47 mg por cada taza de té y 46 mg/botella o lata de bebida de cola. El seguimiento duro 24 años, entre 1984 y 2008.

Estos fueron los principales hallazgos del estudio

  • Se registraron 10 mil casos de diabetes entre más de 172 mil participantes.

  • Después de controlar los principales factores de estilo de vida y de riesgo dietéticos se controlaron, el consumo de bebidas azucaradas con cafeína y sin cafeína se asoció significativamente con un mayor riesgo de diabetes tipo 2
  • Bebidas endulzadas artificialmente sin cafeína se asociaron con un mayor riesgo de diabetes tipo 2 entre las mujeres pero no entre los hombres
  • El consumo de café y de café descafeinado se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2

  • Té con cafeína se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2 entre mujeres

  • Sustitución de las bebidas gaseosas con cafeína por otras bebidas con cafeína como café y té se asoció con un menor riesgo de diabetes tipo 2

¿Qué podemos aprender del estudio relacionado con el riesgo de diabetes?

riesgo de diabetes

No es de extrañar que, el consumo de bebidas endulzada de azúcar, cualquiera que sea el contenido de cafeína, parece aumentar el riesgo de diabetes.

Otros estudios han indicado que las bebidas endulzadas con azúcar se asocian con aumento de peso, con síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

El estudio también indica que el consumo de bebidas endulzadas artificialmente puede aumentar el riesgo de la diabetes en algunos grupos, aunque la asociación parece más débil para las bebidas endulzadas con azúcar.

Estos últimos son endulzados con sacarosa o jarabe de maíz de alta fructosa, los cuales aumentan rápidamente la concentración de insulina y azúcar en la sangre.

Beber café, tanto y descafeinado se asoció con un menor riesgo de diabetes.

Según los resultados del estudio, puede esperarse una reducción del riesgo de 4 a 8 por ciento en la diabetes tipo 2 incidente por cada incremento de 1 taza en el consumo de café.

Los autores proponen varios mecanismos posibles para explicar los efectos protectores del té y del café en el riesgo de desarrollar diabetes.

El té contiene flavonoides, un antioxidante que puede inhibir el estrés oxidativo asociado con el riesgo de diabetes.

El café es rico en ácido clorogénico, un antioxidante que puede mejorar el metabolismo de la glucosa.

La conclusión principal es que mientras el consumo de refrescos, en particular aquellos que están endulzados con azúcar, parecen aumentar el riesgo de desarrollar diabetes, beber café y té parece disminuir el riesgo.

Sin embargo, si el café contiene o no cafeína parece poco importante al respecto.