Los síntomas más comunes de las fisuras anales

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Los síntomas más comunes de las fisuras anales

¿Cuáles son los síntomas más comunes de las fisuras anales?

Las personas que desarrollan fisuras anales, por lo general experimentan varios síntomas comunes a todas ellas. Aunque las fisuras pueden ser indoloras, la mayoría de las personas experimentan algún grado de dolor producido por esta condición, que empeora durante durante la eliminación de las heces.

Otro de los síntomas más comunes de las fisuras anales son la comezón e irritación alrededor del ano. A menudo el paciente notara sangre o secreción alrededor del ano. En algunos casos, la propia fisura puede ser visible en el exterior del ano y un bulto o pliegue de la piel puede desarrollarse a lo largo dicha fisura.

El dolor es el más común de los síntomas de fisuras anales, que la mayoría de los pacientes tienen en algún grado. Por lo general, el dolor de una fisura aumenta significativamente cuando el paciente tiene una evacuación intestinal. Él o ella puede tener la sensación de que se produce un desgarro o rasgadura en el canal anal o puede picar o quemar. El dolor puede ser intenso y llegar a durar de minutos a horas.

Para algunos pacientes, el dolor puede estar aún presente, pero significativamente menor entre los movimientos intestinales, mientras que para otros podría desaparecer por completo. También se puede dar el caso de que el dolor aumenta al orinar. Algunos pacientes pueden desarrollar estreñimiento si el dolor es tan severo que evita el movimiento de sus intestinos.

Los síntomas más comunes de las fisuras anales
La picazón e irritación son síntomas de fisura anal que también se dan con frecuencia en las hemorroides. La piel alrededor del ano a menudo se vuelve sensible y dolorida, causando molestias al tacto, también se puede desarrollar una picazón constante, una condición conocida como prurito anal.

En muchos casos, es posible llegar a tener hemorragia. Aunque la cantidad de sangre es mínima, a menudo es de color rojo brillante y muy notable en el papel higiénico o en las heces. Los pacientes que tienen sangrado anal deben informar a su médico de inmediato. Además de la sangre, puede haber pus, por lo que algunos pacientes pueden notar una secreción fétida proveniente del ano.

Mientras que algunas fisuras anales son completamente interna y pueden no ser fácilmente visible, a menudo es posible ver el desgarro en la piel alrededor de la parte exterior del ano. Los pacientes pueden ser capaces de ver o sentir bultos alrededor de la fisura. A veces un pequeño pliegue de la piel, una especie de masa dura, se puede formar cerca del extremo de la fisura.