Un ataque de hipo puede ser incontrolable y molesto

[Total: 0   Promedio: 0/5]

hipoEl nombre común y con el cual lo conocemos la mayoría de las personas es hipo, en términos médicos es conocido como mioclonía frenoglótica.

Designa una sucesión de contracciones espasmódicas involuntarias y repetidas del diafragma asociado con el cierre de la glotis y, a menudo una contracción de los músculos intercostales.

Este reflejo se produce de repente y sin control. Es el resultado de una serie de sonidos característicos de dicha condición.

Tipos de hipos y sus causas

Probablemente se deba a la estimulación del nervio frénico, nervio vago o del tronco del encéfalo en el cerebro. Estos estímulos desencadenan el reflejo causante del hipo.

Hay dos tipos, el más común es del tipo benigno o agudo, que por lo general no dura más de unos minutos o unos segundos, y luego se detiene espontáneamente.

Es debido a la estimulación del nervio vago o frénico, generalmente de origen intestinal.

Sin embargo, puede estar relacionado con muchos factores diferentes: El consumo excesivo o demasiado rápido de alimentos, flatulencia, embarazo, consumo excesivo de tabaco, reír, toser, cambios bruscos de temperatura, el estrés, el alcohol, el consumo de bebidas suave …

El segundo tipo es sumamente raro, algunas personas pueden sufrir de hipo crónico o rebelde.

Se dice que es persistente cuando dura más de 48 horas, y refractario si dura más de un mes.

El hipo es considerada como una enfermedad.

Sus causas son a menudo del orden patológica es decir, relacionado con diversas enfermedades que afectan especialmente el nervio frénico, el nervio vago o el tallo cerebral.

hipo
También puede ser el resultado de trastornos del sistema nervioso central, trastornos metabólicos, o fármacos que tienen este efecto indeseable.

Las personas mayores de 50 años son el grupo de edad más afectado por esta forma tan rara de hipo.

Tratamiento del hipo

Como su nombre lo indica, el tipo benigno es totalmente inofensivo y no requiere tratamiento específico, ya que por lo general desaparece por sí mismo de forma rápida.

Sin embargo, hay una serie de remedios o curas que deberían ser capaces de detener el hipo.

La mayoría se basan en la estimulación de la glotis, el aumento de los niveles de dióxido de carbono en los pulmones, la alteración del ritmo respiratorio. Entre las diferentes técnicas identificadas destacan las siguientes:

  • Dejar de respirar temporalmente (apnea prolongada voluntario)
  • Interrupción abrupta de la respiración a través de una sorpresa
  • Beber un vaso de agua de una sola vez
  • Beber un vaso de agua, con las orejas tapadas y la cabeza inclinada hacia atrás
  • Tirar de la lengua hacia adelante
  • Frotar el paladar con el dedo
  • Chupar un cubito de hielo o tragar hielo picado
  • Ingerir líquidos ácidos o azucarados (cítricos, azúcar en polvo, pan seco molido, jengibre …)
  • Colocar un objeto frío en el estómago a nivel del diafragma
  • Provocar estornudos mediante inhalación de pimienta

hipo
Esta lista no es exhaustiva de los, y a veces absurdos, remedios populares, en ese sentido debe ser tomada con cuidado: La mayoría de estos métodos han sido transmitidos por tradición y no se puede determinar con precisión si son eficaces o no.

Para el hipo crónico, el tratamiento se determina de acuerdo con la enfermedad que lo activó.

sin embargo, se utilizan varios procesos que incluyen la estimulación de la pared faríngea con una sonda, y las drogas (relajantes musculares, antidepresivos, anticonvulsivos), para tratar de reducir la frecuencia del hipo y alivio del paciente.

Prevención del hipo

Es difícil prevenir su aparición, ya que ocurre completamente al azar, pero se puede tratar de reducir los riesgos evitando comer demasiado rápido, así como el consumo excesivo de tabaco, alcohol o bebidas sin alcohol, situaciones de estrés así como los cambios bruscos de temperatura.

Enfoques complementarios

Existen muchos métodos para combatir el hipo.

  1. Remedios convencionales

    Además de los anteriormente mencionados, también puedes probar otros trucos.

    • Acostarse boca arriba y doblar las rodillas de tal forma que ejerzan presión en el torso
      hipo
    • Comer un poco de azúcar empapado en vinagre
    • Disolver 3 terrones de azúcar en la boca
    • Pellizcarse fuertemente durante unos doce segundos
  2. Terapias

    Para el caso del hipo crónico, es posible utilizar terapias complementarias como la acupuntura o la osteopatía … siempre que el origen de hipo sea conocida y la enfermedad o problema en cuestión este siendo tratada médicamente.

    De hecho, el hipo crónico puede ser causado por una enfermedad grave y es esencial comenzar a buscar la causa.

    Saltarse a la terapia adyuvante sin una evaluación médica podría representar una pérdida de oportunidad para recibir el tratamiento pertinente para una enfermedad progresiva a tiempo.

  3. Homeopatía

    Como el hipo es similar a un espasmo del diafragma, la homeopatía ofrece soluciones utilizadas tradicionalmente en casos de calambres musculares como Cuprum metallicum, Aesculus hippocastanum, Tabacum y Cicuta Virosa.

Para asegurar que no te pierdas los futuros artículos, puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter.

Demuestra que estas vivo, comentario abajo y haz saber tu criterio.

Lo más importante…Tu salud

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *