Cáncer de hueso – Signos, síntomas y tratamiento

[Total: 2   Promedio: 5/5]

El cáncer de hueso es un tumor maligno que puede afectar distintas partes del esqueleto humano. La forma más común es el cáncer secundario.

Metástasis en los huesos

Es decir, cuando el proceso oncológico es causado por metástasis de los órganos vecinos.

El cáncer primario, cuando se desarrolla un tumor a partir del propio tejido óseo, es mucho menos común.

Sus variedades son el osteoblastoclastoma y el sarcoma parostal, así como el sarcoma osteogénico.

Los tumores malignos de tejido cartilaginoso se atribuyen al cáncer de hueso: condrosarcoma y fibrosarcoma. Además de los cánceres fuera de los huesos: linfoma, tumor de Ewing y angioma.

En términos de incidencia de cáncer, el cáncer de hueso ocupa una pequeña fracción, solo uno por ciento.

Pero debido a los síntomas no expresados ​​en las etapas iniciales y la tendencia al rápido crecimiento, es uno de los tipos de oncología más peligrosos.

Síntomas del cáncer de hueso

El primer signo de desarrollar cáncer de hueso es el dolor, que aparece cuando toca el lugar debajo del tumor. En esta etapa, la neoplasia ya se puede sentir: esta es la etapa intermedia del curso de la enfermedad.

condrosarcoma

Entonces, el dolor se puede sentir sin presión. Al principio débil, que a veces surge de vez en cuando, se va volviendo más fuerte gradualmente. Aparece inesperadamente y desaparece rápidamente.

El dolor ocurre periódicamente o está presente constantemente, en forma sorda o aguda.

Se concentra en el área del tumor y puede irradiarse a las partes más cercanas del cuerpo: si el hombro se ve afectado, el dolor se puede extender hasta el brazo.

El dolor no desaparece incluso después del descanso, empeorando por la noche.

Como regla general, los analgésicos no alivian el síntoma del dolor, y el dolor se intensifica por la noche o durante la actividad física vigorosa.

Otros síntomas del cáncer de hueso

Otros síntomas comunes del cáncer de hueso incluyen la limitación en el movimiento y la hinchazón de las extremidades y las articulaciones.

Pueden ocurrir fracturas óseas, incluso ante caídas leves. A menudo hay dolor abdominal y náuseas.

Todo ello como resultado de la hipercalcemia: las sales de calcio del hueso enfermo penetran en los vasos sanguíneos y causan síntomas desagradables.

En etapas posteriores del desarrollo de la enfermedad, se observan otros signos comunes del cáncer de hueso: perdida de peso, aumento de la temperatura.

En la siguiente etapa del proceso maligno, generalmente dos o tres meses después del inicio del dolor, los ganglios linfáticos regionales aumentan, las articulaciones se hinchan, hay inflamación de los tejidos blandos.

El tumor se detecta por palpación; por lo general, esta es un área fija en el contexto del movimiento de tejidos blandos.

En el área afectada, se puede notar que la temperatura de la piel es elevada.

La piel en este lugar se vuelve pálida y fina. Si el tamaño del tumor es significativo, se nota un patrón vascular similar al mármol. Posteriormente, hay debilidad.

tumor de Ewing
Célula de cáncer

La persona comienza a cansarse rápidamente, se vuelve letárgica, a menudo la somnolencia lo persigue. Si el cáncer da metástasis en los pulmones, se observan problemas respiratorios.

Los principales síntomas del cáncer de hueso

  • Dolor.
  • Limitación de la movilidad articular.
  • Aumento en los ganglios linfáticos regionales.
  • Hinchazón de las extremidades y articulaciones.
  • Edema de tejidos blandos en la ubicación del tumor.
  • Dolor incluso después del descanso, empeorando por la noche.
  • Aumento en la temperatura de la piel por encima del tumor.
  • Adelgazamiento y palidez de la piel, patrón vascular pronunciado.
  • Debilidad, letargo, fatiga, somnolencia.
  • Insuficiencia respiratoria.

La sintomatología del cáncer de hueso, al manifestarse débilmente en la etapa inicial, el paciente no le da importancia debida a las dolencias hasta que la enfermedad ha progresado demasiado.

El principal grupo de riesgo son los niños y jóvenes de hasta treinta años.

En su mayoría, el cáncer de hueso afecta a hombres entre los diecisiete y treinta años. Las personas mayores rara vez sufren cáncer de hueso.

Causas del cáncer de hueso

Uno de los factores desencadenantes en el desarrollo del cáncer de hueso es la radiación en dosis superiores a sesenta gray.

Incluyendo – irradiación intensiva durante el tratamiento de otros tipos de tumores.

Las radiografías normales no tienen tal efecto sobre el tejido óseo.

El aumento en la tendencia a formar células cancerosas puede ser causado por la entrada de estroncio radioactivo y radio.

Entre las causas del cáncer de hueso, están las lesiones, después de mucho tiempo, se puede formar un tumor en el sitio del daño.

Las estadísticas dicen que alrededor del 40% de los casos se registran en el área de lesiones anteriores y fracturas óseas.

Las operaciones de trasplante de médula ósea también pueden provocar procesos malignos en los tejidos óseos.

Se observa una predisposición al desarrollo de neoplasmas malignos en personas con algunas patologías hereditarias.

Así, el síndrome de Li-Fraumeni se determina en la anamnesis de algunas pacientes con diagnóstico de cáncer de mama, cáncer cerebral y sarcoma.

síndromes de Rotmund-Thomson y Li-Fraumeni

Las enfermedades genéticas que pueden afectar la aparición del cáncer en la actualidad incluyen los síndromes de Rotmund-Thomson y Li-Fraumeni, la enfermedad de Paget, así como la presencia del gen RB1.

Según los médicos, las causas del desarrollo de neoplasias oncológicas pueden ser mutaciones en el ADN, como resultado de lo cual «nacen» oncogenes o se «suprimen» los genes que inhiben el crecimiento tumoral.

Algunas de esas mutaciones se heredan de los padres.

Pero, la mayoría de los tumores están asociados con mutaciones adquiridas por las personas en el transcurso de sus vidas.

El riesgo de contraer cáncer de hueso es ligeramente mayor en fumadores y en pacientes de enfermedades crónicas del sistema esquelético.

Principales causas

  • Lesiones en huesos y articulaciones.
  • Radiaciones ionizantes.
  • Predisposición hereditaria.
  • Mutaciones del ADN.
  • Operaciones de trasplante de médula ósea.
  • Enfermedades crónicas del sistema esquelético.

Etapas del cáncer de hueso

La tasa de transición de una enfermedad de una etapa a otra depende, en primer lugar, del tipo de tumor maligno.

Algunos tipos de neoplasias son muy agresivas y progresan rápidamente. Otras se desarrollan lentamente.

Primera etapa IA

El cáncer de hueso se limita al hueso afectado. En el estadio IA, el tumor alcanza ocho centímetros de diámetro.

En la etapa IB, se agranda y se extiende a otras partes del hueso.

Segunda etapa de la enfermedad IB

Se caracteriza por malignidad de las células de neoplasia. Pero todavía no supera los límites del hueso.

En la tercera etapa IC

El tumor afecta múltiples secciones del hueso dañado, sus células ya no se diferencian.

osteoblastoclastoma

Un signo de la cuarta etapa ID

Es la «intervención» del cáncer en el tejido adyacente al hueso: formación de metástasis.

Por lo general, en los pulmones. Más tarde, en los ganglios linfáticos regionales, así como en otros órganos del cuerpo.

Uno de los tipos de cáncer de hueso de más rápido crecimiento es el osteosarcoma.

Es el tipo más común. Suele observarse en hombres.

Se encuentra en los huesos largos de las piernas y los brazos, cerca de las articulaciones. La radiografía muestra un cambio en la estructura ósea.

Otro tipo de cáncer de hueso, el condrosarcoma, puede crecer a diferentes velocidades: tanto rápida como lentamente.

Ocurre principalmente en personas mayores de cuarenta años. Y generalmente se encuentra en los huesos de la cadera y la pelvis.

Con tal tumor, las metástasis pueden «migrar» a los ganglios linfáticos y al tejido pulmonar.

Uno de los tipos más raros de cáncer de hueso es el cordoma.

En la mayoría de los casos, los afectados son personas mayores de treinta años.

Localización: la columna vertebral: ya sea su sección superior o inferior.

Cáncer de hueso con metástasis, pronóstico

La mayoría de los pacientes acuden al oncólogo cuando el cáncer de hueso ha progresado demasiado.

Como regla, la metástasis se diagnostica en esta etapa.

Por lo tanto, el tratamiento de los tumores malignos del sistema esquelético es complejo y generalmente incluye todo el conjunto de técnicas modernas contra el cáncer.

En las etapas avanzadas de la enfermedad, a menudo es necesario recurrir a la amputaciones de las extremidades.

La efectividad del tratamiento en oncología se mide por la tasa de supervivencia: el tiempo que una persona ha vivido desde que se hizo el diagnóstico.

Con el cáncer de hueso, el hito de cinco años alcanza el setenta por ciento de los pacientes.

Tanto en niños como en adultos.

El tumor óseo más común en pacientes adultos es el condrosarcoma, con el ochenta por ciento de los pacientes que viven con él durante más de cinco años.

La causa de la muerte en esta forma de oncología generalmente no es el cáncer de hueso en sí, sino tumores osteogénicos en otras partes del cuerpo causados ​​por metástasis del foco óseo.

Tratamiento del cáncer de hueso

La clave para un tratamiento eficaz del cáncer de hueso es el diagnóstico precoz.

Una radiografía o resonancia magnética a tiempo puede detectar un proceso maligno en las etapas iniciales y proporcionar una alta probabilidad de recuperación del paciente.

Las tácticas de tratamiento en cada caso se seleccionan individualmente.

Los principales métodos: intervención quirúrgica, radioterapia, quimioterapia, se usan en combinación o por separado.

Al elegir los métodos y su combinación, el oncólogo se enfoca en varios factores:

  • La ubicación del tumor.
  • El grado de agresividad.
  • La presencia o ausencia de metástasis en tejidos cercanos o distantes.

Intervención quirúrgica

La cirugía se realiza en la gran mayoría de los casos. Su objetivo es extirpar el tumor y el tejido óseo sano adyacente.

angioma

Si antes se amputaba la extremidad afectada, hoy en día se usan métodos más suaves que permiten eliminar solo la neoplasia maligna.

El área dañada se restaura utilizando cemento óseo o injerto óseo de otra parte del cuerpo. Se puede usar tejido proveniente del banco de huesos.

Si se ha extraído un área grande de hueso, se coloca un implante de metal. Algunos modelos de implantes pueden «crecer» con el cuerpo de un niño o adolescente.

Antes de la cirugía, se puede recetar quimioterapia: la introducción de medicamentos para detener el crecimiento de células malignas.

Esto permite reducir el tamaño del tumor y facilitar la operación.

Después de la extirpación quirúrgica de la neoplasia, la quimioterapia se usa para destruir las células cancerosas que aún podrían permanecer en el cuerpo.

Radioterapia

La radioterapia también tiene como objetivo matar las células cancerosas.

Los rayos X de alta energía afectan solo el área de localización del tumor. El tratamiento es largo: todos los días, durante varios días o meses.

Recomendado: Causas de flatulencia en adultos

Terapia de resonancia electrónica de baja intensidad

Entre los métodos modernos para tratar el cáncer de hueso, se puede observar el método NIERT (Terapia de resonancia electrónica de baja intensidad).

sarcoma osteogénico

En combinación con la autohemoquimioterapia y tomando preparaciones de calcio, se pueden tratar metástasis de diferentes tamaños en los tejidos óseos.

La realización de varias aplicaciones, dicen los expertos, da un buen efecto analgésico, se logra una regresión parcial de la metástasis (en el 75% de los casos).

Recomendado: Ritmo circadiano – ¿Conoces hasta que punto influye en nuestro organismo?

Arco rápido

El arco rápido se ha posicionado como el último desarrollo en el campo del tratamiento del cáncer.

Esta es la radioterapia, en la que se utilizan el control visual y un cambio en la intensidad de la radiación.

La tecnología utiliza aceleradores lineales de alta precisión y tomografía computarizada.

El dispositivo se mueve alrededor del paciente, «atacando» el tumor desde distintos ángulos.

La irradiación es diez veces más potente que la de los dispositivos de las generaciones «más antiguas». El tiempo de tratamiento se reduce al ochenta por ciento.

Recomendado: Síndrome premenstrual

Bisturí de rayos gamma

Una innovación en el tratamiento quirúrgico de las neoplasias malignas se considera el bisturí de rayos gamma.

Los tejidos afectados se eliminan mediante el método de radiocirugía estereotáctica.

Este complejo dispositivo combina los últimos logros de la robótica, la cirugía de radiación y la tecnología informática.

La operación se realiza sin dolor ni sangre, y la intervención en el cuerpo del paciente es mínima.

Recomendado: ¿Pueden controlarse los síntomas de la tiroides con cambios en el estilo de vida?

Braquiterapia

Con la braquiterapia, se implanta una fuente radiactiva en el tumor. Esto limita la exposición a la radiación y protege el tejido sano.

Recomendado: Apnea obstructiva del sueño (AOS) – Tratamiento, síntomas e información general

Radioterapia de protones

Un área prometedora en el tratamiento radiológico del cáncer es la radioterapia con protones.

Las células malignas están expuestas a haces de partículas cargadas que se mueven a gran velocidad: iones de carbono pesado y protones de hidrógeno.

El método es más preciso que los tratamientos existentes contra el cáncer.

Te agradecería me ayudaras a compartir en tus redes sociales este artículo 🙂

Recomendado: El desequilibrio de las hormonas tiroideas – Corazón, infertilidad, cerebro y +

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

Lecturas sugeridas en torno al cáncer de hueso

Si te gustó leer este artículo en torno al cáncer de hueso, te sugiero leer estos artículos de la categoría CÁNCER:

Cáncer de hueso