Los síntomas principales de la carencia de ácidos grasos omega-3

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Los ácidos grasos omega-3 se encuentran entre las grasas más importantes para nuestra salud, al ser parte de las células cerebrales, promueven la capacidad cerebral, y garantizan la salud de dicho órgano. El déficit de ácidos grasos omega-3 puede causar múltiples problemas.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Los ácidos omega 3 son ácidos grasos poliinsaturados y podemos encontrarlos de tres maneras.

Tenemos el ácido alfa-linolénico (ALA), el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA). Estas grasas son esenciales y pueden / deben obtenerse de los alimentos.

Los ácidos grasos EPA y DHA se encuentran principalmente en pescados, como el salmón y las sardinas. El ácido graso ALA se encuentra en algunos alimentos de origen vegetal, tales como frutos secos y semillas de lino, por ejemplo.

El déficit de ácidos grasos omega-3 puede causar distintos problemas de salud. La causa más común de dicho déficit es un consumo pobre de ácidos grasos omega-3 en la dieta.

Incluso una dieta vegetariana y el consumo excesivo de alimentos procesados, pasta, pan, pasteles, cereales y aceites hidrogenados pueden contribuir al déficit.

En esta clase de alimentos, están presentes los ácidos grasos omega-6 que promueven el desequilibrio entre ambos tipos de ácidos grasos. Los omega-6 y omega-3 tienen comportamientos enfrentados en el metabolismo.

De acuerdo con el sexo, el embarazo y la lactancia, la cantidad diaria de Omega-3 requerida varía.

Hay varios síntomas que destacan en el déficit de ácidos grasos Omega-3. Mientras más síntomas acuses, mayor es la carencia de omega-3.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Los ácidos grasos omega-3 son muy importantes para la memoria y el rendimiento mental.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Ayudan a construir las membranas de las células cerebrales y promover el desarrollo de nuestra capacidad cerebral.
El cerebro se compone principalmente de grasa junto con una gran parte de ácido graso docosahexaenoico DHA.

Los niños necesitan una buena cantidad de ácidos grasos, contribuye al aumento de la inteligencia, a reducir el riesgo de trastornos de la conducta, autismo y parálisis cerebral.

También ayudan a mejorar la capacidad de escribir y son muy beneficiosos para la prevención de TDAH.

En los bebés los ácidos grasos omega-3 son esenciales para el crecimiento y desarrollo del cerebro.

Las mujeres embarazadas especialmente deben garantizar un consumo adecuado para garantizar el desarrollo de los bebés.

Falta de energía

Los ácidos grasos omega-3 son vitales para el funcionamiento cerebral normal. Estas grasas son la fuente más concentrada de energía para el cuerpo.

Dado que el cerebro se compone principalmente de ácidos grasos, los niveles bajos de este tipo de ácidos pueden llevar al agotamiento físico y mental.

Además, aun y cuando la persona haya descansado y tenido el sueño adecuado, el nivel de energía es un síntoma del déficit de ácidos grasos.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Comer alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 en combinación con alimentos ricos en carbohidratos, permite ralentizar las grasas, al punto de optimizar la digestión de los hidratos de carbono.

Esto mejora la sensibilidad a la insulina y evita la caída brusca del azúcar en la sangre que se produce después de comer carbohidratos simples como el pan blanco o pasta.

Depresión y ansiedad

Los ácidos grasos omega-3, especialmente EPA y DHA, son muy eficaces en la prevención y tratamiento de la depresión y la ansiedad. La falta de estos ácidos grasos se asocia a menudo con la esquizofrenia y trastornos depresivos.

Los Omega-3 ayudan a mejorar el ánimo, reducir la inflamación y potenciar la salud de las células del cerebro, medidas vitales para la salud de las funciones cognitivas.

Reduciendo así, síntomas tales como tristeza, letargo, nerviosismo y apatía general.

Trastornos del sueño

Los ácidos omega-3 juegan un papel importante en la secreción de melatonina. La melatonina es la hormona que regula el ciclo sueño-vigilia.

Los ácidos EPA y DHA también ayudan a reducir los niveles de norepinefrina.

La norepinefrina es una de las hormonas del estrés, relacionada con la respuesta de lucha o huida y puede afectar negativamente los patrones de sueño.

También en los recién nacidos y los niños el suministro adecuado de DHA garantiza un mejor sueño.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Problemas del corazón

Los ácidos grasos omega-3 protegen los vasos sanguíneos contra la inflamación y la formación de placa, ayudando reducir los niveles de presión arterial y colesterol.

Reducen, además, el riesgo de desarrollar coágulos de sangre.

ácidos grasos omega-3 también ayudan a aumentar el colesterol HDL y reducir el colesterol LDL, reduciendo el riesgo de ataque al corazón, accidente cerebrovascular, ritmos anormales del corazón y otras enfermedades del corazón.

Las propiedades antiinflamatorias de los ácidos grasos omega-3 ayudan a mejorar el funcionamiento general del corazón y prevenir e incluso revertir diversas enfermedades cardiovasculares.

Los problemas de visión y sequedad en los ojos se acentúan con el déficit de ácidos grasos omega-3

Los omega-3 son una parte importante de la retina y de las moléculas de grasa que mantienen la salud ocular. Baja visión, ojo seco y otros problemas de los ojos pueden ser síntomas de déficit de ácidos grasos.

Los ácidos grasos omega 3 también ayudan a regular el crecimiento de vasos sanguíneos en los ojos, protegiendo contra enfermedades oculares tales como retinopatía, causada por un crecimiento excesivo de los vasos sanguíneos acumulando presión en los ojos.

El suministro constante y adecuado, reduce el riesgo de otras enfermedades oculares tales como degeneración macular y glaucoma.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

El déficit de ácidos grasos omega-3 causan inflamación

Los ácidos grasos omega-3 tienen propiedades anti-inflamatorias que pueden reducir la producción de moléculas y sustancias que están asociados con la inflamación.

Los omega-3 son por lo tanto muy útil en las enfermedades autoinmunes, artritis reumatoide, asma, dolor menstrual y arteriosclerosis.

También, dolor en las articulaciones, puede ser mayor debido a la carencia de omega-3. Los ácidos grasos omega-3 son una alternativa segura a fármacos no esteroideos antiinflamatorios (AINE’s) para el dolor articular.

Para reducir la inflamación, se debe consumir más omega-3 que omega-6.

Los ácidos grasos Omega-6 promueven la inflamación!

Sistema inmunológico débil

Cantidades idóneas de ácidos omega-3 de cadena larga ayudan a reforzar el sistema inmunológico. Las funciones de las células inmunes son potenciadas por los ácidos grasos DHA y EPA.

Las vitaminas A, D, E y K requieren ácidos grasos para ser absorbidas o almacenadas por el cuerpo.

La falta de ácido graso omega-3 puede debilitar el sistema inmunológico y hacer que el cuerpo sea más susceptible a resfriados, infecciones y distintos problemas de salud.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Piel extremadamente seca

Los ácidos grasos omega-3 son necesarios para las glándulas productoras de grasa que actúan como humectantes naturales de la piel.

Al mantener las membranas celulares de la piel y producir grandes cantidades de lípidos, evitan el escape del agua a través de la piel. Por lo tanto mantienen la piel hidratada y suave, protegiendo contra arrugas y retrasando el proceso de envejecimiento de la piel.

Los efectos antiinflamatorios de los ácidos grasos omega-3 también ayudan a reducir el acné y otras enfermedades de la piel.

Una piel seca o escamosa y picazón es un signo común de carencia de Omega-3. También manchas, caspa, pelo seco, córnea y los talones secos son a menudo los síntomas de dicha carencia.

Manos y pies muy fríos

Los ácidos grasos omega-3 ayudan al cuerpo a regular la temperatura central. Estas grasas se encuentran directamente debajo de la piel, ayudando a mantener aislado el cuerpo y a retener el calor.

De esta manera, se puede mantener la temperatura idónea del cuerpo en comparación con la temperatura exterior.

El déficit de ácidos grasos omega-3 a menudo conduce a sentir frío constante en las manos y los pies.

El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Además, la falta de hierro o de magnesio, bajo peso, hipotiroidismo y la enfermedad vascular periférica pueden ser factores para sentir frío constantemente en las extremidades.

Consejos para superar el déficit de ácidos grasos omega-3

ácidos grasos omega-3 deben ser obtenidos preferentemente de alimentos naturales.

Los complementos alimenticios solo deben suministrarse en la medida que sean necesarios.

Hay varios alimentos que contienen ácidos grasos omega-3:

  • Peces: la caballa, el arenque, el salmón salvaje, atún, sardinas y anchoas se encuentran entre los pescados ricos en omega-3. Contienen los ácidos grasos EPA y DHA. Nota: Muchos de ácidos grasos omega-3 de pescado que contiene crecer en aguas contaminados con mercurio. Por lo tanto, se debe preferir el pescado capturado en alta mar.
  • Frutos secos y semillas: las nueces, las semillas de chía, semillas de lino, nueces de Brasil, semillas de calabaza, castañas de cajú o anacardos y avellanas tienen ácidos grasos omega-3 en forma de ALA. Nota: la linaza debe ser molida antes de comer, de modo que los ácidos grasos omega-3 pueden ser absorbidos mejor.
  • Verduras: especialmente las verduras de hojas verdes, son una buena fuente de ALA, las coles de Bruselas, col rizada, la espinaca y el berro proporcionan ácidos grasos omega-3.
  • Aceites: Muchos aceites vegetales contienen ácidos grasos omega-3 en su mayoría en forma de ALA, como el aceite de linaza.
  • Los huevos contienen ácido graso omega-3 ALA.
  • Debes evitar alimentos procesados que contengan ácidos grasos Omega-3. pueden tener un efecto negativo sobre el cuerpo.
El déficit de ácidos grasos omega-3 agrava los problemas mentales

Los alimentos con ácidos grasos omega-3 deben ser consumidos a diario.

Además, la proporción de ácidos grasos omega-6 omega-3 es importante. Dicha proporción es clave para mantener la salud.

Un mayor consumo de Omega-6 puede reducir la cantidad de ácidos grasos omega-3 en el cuerpo.

ácidos omega-6 grasos se incluyen entre otros en los alimentos fritos y aceites comestibles tales como aceite de maíz, aceite de cártamo, aceite de girasol y aceite de soja.

El tiempo correcto para comer

Comer todos los días en el mismo horario es importante y tiene un papel decisivo en nuestra salud y forma física.

El ayuno por intervalo afecta a nuestras células, hormonas y facilita la pérdida de grasa, redundando en la perdida de peso.

COMPARTE en tus redes sociales, nunca se sabe!

Recomendado: 33 Ideas sorprendentes Usos de los Aceites Esenciales en la Vida Cotidiana

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

¿Sabes si tienes déficit de ácidos grasos Omega 3?
Estrés crónico y ácidos grasos Omega 3