Errores de medicación: Pueden tener fatales consecuencias

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Errores de medicación

Los números son simplemente asombrosos: Cada año 1,5 millones de personas caen enfermas o gravemente heridas por errores de medicación.

De ellas, mueren 100.000!

Y sin embargo, todas esas muertes son prevenibles.

¿Cuál es la respuesta? Tenemos que protegernos nosotros mismos.

Errores de medicación que pueden matar o causar daños graves

  1. Confundir dos medicamentos con nombres similares: Puede suceder en cualquier parte de la cadena de transmisión.

    Podría deberse a que la letra del médico es ilegible, el nombre de entrada de la computadora de la farmacia es incorrecto, o el cambio se produce cuando la droga equivocada es colocada en los estantes.

    La mayoría de las estantería de los medicamentos en la farmacias, se colocan en orden alfabético, de tal forma que hay drogas con nombres similares uno al lado del otro, que hace aún más probable que alguien se confunda.

    Es uno de los errores de medicación que engloba el 25% de todos los errores reportados.

    Cómo evitarlo: cuando te den una nueva receta, lo mejor es pedir al médico que anote para qué sirve, así como el nombre y la dosis
    Errores de medicación

    Si la receta dice depresión pero es para la acidez estomacal, debería ser una bandera roja para el farmacéutico.

    Cuando recojas una receta en la farmacia, revisa la etiqueta, así te aseguras que el nombre de la droga (marca o genérico), dosis y las instrucciones de uso son las mismos que en la receta.

    Si no tienes la receta, pide al farmacéutico que compare la etiqueta con lo que el médico prescribió.

  2. Tomar dos o más fármacos magnifican los efectos secundarios: Cualquier medicamento que tomes tiene efectos secundarios.

    Pero los problemas realmente pueden aumentar cuando tomas dos o más medicamentos al mismo tiempo, porque hay tantas maneras en las que pueden interactuar entre si.

    Las drogas pueden interferir con las demás, y eso es lo más frecuente.

    Pero también pueden ampliar el efecto mutuamente, o una droga puede magnificar el efecto secundario causado por otro fármaco.

    Dos de las más comunes, y más peligrosas, de estas interacciones implican el aumento de la presión arterial y mareos.
    Errores de medicación

    Si estás tomando un medicamento con un efecto secundario potencial de aumentar la presión arterial, y luego comienzas a tomar un segundo medicamento con el mismo efecto posible, la presión arterial podría tener un pico peligroso debido a la combinación de ambos.

    Un medicamento que mencione mareos es bastante preocupante, pero dos con ese efecto secundario podrían causar caídas, fracturas o peores consecuencias.

    Hay que ser particularmente cuidadoso cuando se prescribe el diluyente de la sangre Coumadin (warfarina), el rey de las interacciones de la drogas.

    Se necesita la cantidad justa de Coumadin en el organismo para que funcione correctamente.

    Dosis excesivas o muy poca, podría tener graves problemas cardíacos como arritmias o accidente cerebrovascular.

    Pero tantas otras drogas interfieren con su acción que la persona debe ser realmente cuidadosa.

    Cómo evitarlo: Pregúnta a tu médico o farmacéutico acerca de posibles efectos secundarios cuando te den una nueva receta y revisa el folleto con las indicaciones sobre el medicamento para leerlo detenidamente.
    Errores de medicación

    Mantener todos los folletos en un archivo, para que cuando te prescriban una nueva receta, puedas comparar la información proporcionada con los folletos de sus otras recetas.

    Si ves el mismo efecto secundario listado para más de un medicamento, pregunta al médico o farmacéutico si es motivo de preocupación.

  3. Sobredosificación por combinar más de un medicamento con propiedades similares: basta con recordar el triste caso de Heath Ledger.

    Es muy fácil acabar con varios medicamentos que tienen efectos similares, aunque fueron prescritos para tratar diferentes condiciones.

    Podrías tener un medicamento recetado para el dolor, otro para la ansiedad y otro para el insomnio, como los tres son los sedantes, el efecto combinado es tóxico.

    El riesgo en este tipo de sobredosis es mayor con las drogas que deprimen el sistema nervioso central.

    Estos incluyen analgésicos narcóticos como la codeína, benzodiazepinas, como Xanax y Valium; barbitúricos tranquilizantes como el Seconal; algunos de los medicamentos más nuevos como BuSpar, para la ansiedad; y la popular píldora para dormir Ambien.

    Pero la sobredosis también puede ocurrir con medicamentos aparentemente inocentes como antihistamínicos (difenhidramina, comúnmente conocida como Benadryl, es uno de los más dañinos), tos y resfriado, así como pastillas para dormir de venta libre.

    La mezcla de este tipo de drogas es responsable de muchas muertes inducidas por medicamentos, especialmente entre adultos jóvenes.
    Errores de medicación

    Cómo evitarlo: Hay que prestar atención a las advertencias en los envases de medicamentos de venta libre y de los riesgos mencionados en los folletos de las recetas.

    Las palabras clave son sueño, somnolencia, mareo, sedación y sus sinonimos.

    Si más de una de tus recetas o medicamentos de venta libre advierte que puede causar somnolencia, o que no se deben tomar si conduces, ten cuidado.

    Esto significa que la droga tiene un efecto sedante sobre el sistema nervioso central y no debe ser combinada con otras drogas (incluyendo alcohol) que tienen el mismo efecto.

  4. Dosis equivocada

    Los medicamentos se prescriben en distintas unidades de medida, generalmente se utilizan abreviaturas o símbolos, que facilitan un sinfín de oportunidades para el desastre.

    Todo lo que se necesita es un punto decimal errado y 1.0 mg se convierte en 10 mg, un error de dosificación del 100% que podría causar una sobredosis fatal.

    Algunos de los errores de dosificación más extremos se producen cuando alguien confunde una dosis en miligramos en microgramos, lo que resulta en una dosis 1.000 veces superior.

    Esto sucede sobre todo en el hospital con drogas tipo IV, pero se han dado casos con medicamentos en pacientes ambulatorios.
    Errores de medicación

    La insulina, el tratamiento principal para la diabetes, es causa de algunos de los peores errores de medicación, ya que se mide en unidades, abreviadas con una U, que se puede mirar como un cero o un número de 4 o cualquier otra cosa cuando es garabateada.

    Otro de los errores de medicación, es la equivocación en la frecuencia.

    Así, por ejemplo, un medicamento que se supone debe darse una vez al día se administra cuatro veces al día.

    Cómo evitarlo: Asegúrate que la escritura del médico sea clara en la receta original.

    Si no puedes leer la dosis indicada, es probable que la enfermera o el farmacéutico también tenga la misma dificultad.

    Al recoger la medicina en la farmacia, pregunta al farmacéutico para comprobar que la dosis esté dentro del rango típico de ese medicamento.

    En el hospital, cuando una enfermera se acerca a administrar un nuevo medicamento, preguntar que es y pedir que comprueben su tabla para asegurarse de que es la indicada y que la dosificación se indica claramente.

    No tenga miedo de hablar si piensas que estás a punto de recibir el medicamento equivocado o la dosis equivocada.

  5. Mezclar alcohol con medicamentos: Hay una gran cantidad de fármacos que traen esa linda pegatina brillante naranja que advierte de no consumir alcohol y dicho fármaco.
    Errores de medicación

    Sin embargo, la etiqueta puede desprender, o que realmente desees un trago y piensas: Solo por esta vez.

    Pero el alcohol, combinado con una larga lista de analgésicos, sedantes y otros medicamentos, se convierte en un veneno mortal en estas situaciones.

    De hecho, muchos expertos dicen que no se debería beber, si se toma cualquier medicamento sin consultar primero con su médico.

    El alcohol también puede causar una interacción peligrosa con medicamentos de venta libre como difenhidramina (Benadryl), para la tos y resfriado.

    Si las medicinas de la tos o resfriado contienen alcohol, puede acabar con envenenamiento debido al alcohol.

    El alcohol también puede causar interacciones peligrosas.

    La mezcla de alcohol y algunos antidepresivos, por ejemplo, tienen el potencial para un peligroso aumento en la presión arterial.

    Así mismo, el alcohol y ciertos sedantes como Ativan o Valium puede deprimir el ritmo cardiaco lo suficiente para inducir un estado de coma.

    Cómo evitarlo: Ante una nueva receta, pregunta al médico o farmacéutico si es seguro tomar el medicamento y beber alcohol.
    Errores de medicación

    Si bebes de forma cotidiana y sabes que es probable que bebas mientras estás tomando el medicamento, díselo al médico.

    Así puede buscar otra opción en su lugar.

    Además, leer los folletos que vienen con sus recetas a ver si se menciona el alcohol como un riesgo.

    También es bueno leer las etiquetas de medicamentos de venta libre, ara ver si el alcohol es mencionado como un riesgo y si el alcohol es un ingrediente en la medicina misma.

  6. Doble dosificación debida a un medicamento de marca y su versión genérica al mismo tiempo: Es un error de medicación muy común que los pacientes se confundan y terminen con los frascos de un medicamento de marca y su versión genérica al mismo tiempo sin darse cuenta.

    Por ejemplo, un diurético común es furosemida, la marca es Lasix. Un paciente puede tener una botella de furosemida y una botella de Lasix y no saber que son la misma medicina.

    En esencia, el paciente está tomando dos veces la dosis.

    Como los medicamentos genéricos no dan el nombre de marca equivalente en la etiqueta, el paciente podría no darse cuenta de que es la misma medicina a menos que su versión de marca incluya el nombre genérico en letra pequeña.

    Cómo evitarlo: Cuando tu médico te recete un medicamento nuevo, asegúrate de repasar todos los detalles que necesites saber más adelante.
    Errores de medicación

    Procura que el médico escriba el nombre de la droga (marca y genérico, si está disponible), para qué sirve, su dosis y con qué frecuencia y cuándo debes tomarlo.

    Trata de recordar ambos nombres para que te sirvan de referencia en el futuro.

    Así mismo, ver los nombres genéricos de cada una de tus recetas de marca y viceversa; luego alinear todos los frascos de medicina y ver si alguna esta repetida.

  7. Tomar medicamentos recetados y medicamentos de venta libre o alternativos sin saber cómo interactúan

    Es normal pensar que si se puede coger algo de la estantería del supermercado local o de una droguería debe ser seguro.

    Sin embargo, algunos de los medicamentos de venta libre más comunes pueden causar reacciones graves.

    Uno de los principales integrantes del botiquín de primeros auxilios es Maalox, usado para calmar las molestias digestivas.
    Errores de medicación

    Una versión nueva y muy popular, Maalox alivio Total, contiene un ingrediente llamado subsalicilato de bismuto que puede reaccionar peligrosamente con medicamentos anticoagulantes, medicamentos para hipoglucemia y antiinflamatorios, particularmente el ibuprofeno y otros antiinflamatorios no esteroideos, o AINEs.

    También hay que estar pendiente de la aspirina, que es un diluyente de la sangre.

    Si se olvida dejar de tomar aspirina antes de un procedimiento quirúrgico, el resultado puede ser una hemorragia de mortales consecuencias.

    Luego está la hierba de San Juan, que muchas personas toman para la depresión.

    El hecho de que dicha hierba pueda interferir con antidepresivos recetados ha llamado la atención.

    Pero pocos saben que también interfiere con el procesamiento por parte del hígado de anticoagulantes como Coumadin (warfarina) y medicamentos para el corazón como digoxina.

    Cómo evitarlo: cuando tu médico te de una receta nueva, es el momento ideal para mencionar o recordar los medicamentos o suplementos que tomas.

    Nunca comiences a tomar un medicamento sin saber cómo interactúa con aquellos que ya estás tomando.

  8. Alimentos que pueden tener interacciones peligrosas con los medicamentos: El culpable más grave de esta situación es el zumo de toronja o pomelo.
    Errores de medicación

    Tiene propiedades únicas que pueden dejar inactivo o por el contrario favorecer la actividad de algunos medicamentos.

    El zumo o jugo de toronja de toronja inhibe una enzima esencial que normalmente funciona descomponiendo y metabolizando muchos medicamentos, como anticonvulsivos y estatinas utilizadas para disminuir el colesterol.

    ¿El resultado? La sobrecarga en el hígado impide la metabolización del medicamento, dando como resultado una sobredosis, con consecuencias potencialmente fatales.

    Otras interacciones menos graves a tener en cuenta incluyen hierro y café, el café inhibe su absorción.

    Los médicos dicen que con frecuencia ven a los bebedores de café tomar hierro en la mañana con el desayuno, pero su anemia no desaparece porque el hierro no es absorbido.

    Las interacciones con el pomelo son tan graves que a menudo aparecen en los folletos de medicación, pero muchas interacciones de alimentos y bebidas no se mencionan.

    Cómo evitarlo: cuando te prescriban una nueva receta, pide bien al médico o al farmacéutico si debes tomarlo con alimentos, sin alimentos, y si hay problemas dietéticos a los que prestar atención especial.

  9. No ajustar las dosis de medicación cuando un paciente sufre problemas del riñón o del hígado
    Errores de medicación

    El disfuncionamiento hepático o renal deteriora la capacidad del cuerpo para eliminar las toxinas o sustancias extrañas.

    Razón por la cual, los medicamentos pueden acumularse en el cuerpo en dosis más altas que la aconsejada.

    Otro de los errores de medicación y a menudo grave o fatal, es que los médicos no disminuye las dosis de medicamentos cuando los pacientes comienzan a sufrir deterioro renal o función hepática.

    Hay muchos medicamentos que los médicos no deberían prescribir sin haber ordenado pruebas de la función de hígado y/o riñón.

    los estudios de seguridad demuestran que a menudo no los ordenan.

    Cómo evitarlo: cuando inicio una nueva receta, leer la letra pequeña para ver si se menciona la función del hígado o riñón.

    De ser así, pregunta a tu médico si has tenido recientemente pruebas de hígado y de la función renal.

  10. Tomar un medicamento que no es apto para el rango de edad

    A medida que envejecemos, nuestros cuerpos procesan los medicamentos de forma menos eficiente.

    El envejecimiento También trae consigo un mayor riesgo de muchos problemas como demencia, mareo y caída y presión arterial alta-

    De tal forma que los medicamentos pueden causar estos efectos secundarios son de mayor riesgo para las personas mayores de 65 años.

    Desde principios de los noventa, un equipo de investigación liderado M. D. por Mark Beers, elaboro unos criterios para medicamentos que ya no pueden considerarse seguros para las personas mayores de 65 años.

    Esta lista de medicamentos inadecuado para ancianos, conocidos informalmente como la lista cerveza, es un gran recurso si te toca cuidar a una persona mayor de 65 años.

    Cómo evitarlo: Pide los criterios de Beers a tu médico y que compruebe todos los medicamentos prescritos.

    Lamentablemente, un estudio reciente basado en el criterio de Beers encontró que entre los mayores de 65 años, más de 16% recientemente había recibido recetas para dos o más fármacos en la lista de Beers, lo que sugiere que muchos médicos todavía están desinformados acerca de los riesgos de estos fármacos.

    Si ves que un miembro de la familia mayor de 65 años está tomando medicamentos que se consideran de alto riesgo, puede que necesites ser proactivo y preguntar al médico sobre alternativas.

Evitar los errores de medicación es una tarea que no se debe dejar en otras manos, máxime que es la propia vida la que esta en riesgo.

Demuéstrame que estas vivo, comentario abajo y dejame saber tu criterio.

Lo más importante…Tu salud

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS bajaran de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.