Motivos para olvidarnos del vicio del tabaco

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Como si no tuviéramos suficientes, ahora se suma un nuevo motivo para ayudarnos a dejar de fumar, un nuevo estudio que nos da a conocer los peligros del humo de tercera mano en nuestro adn, de tal forma que los daños a nuestra salud provenientes del humo causado por gente que fuma en nuestro entorno aumentan para nuestra tristeza.

El conocimiento de este nuevo y real peligro es una aportación de los científicos quienes han determinado que el humo del tabaco persiste mucho tiempo después de que se haya fumado en una habitación o en en el interior de un coche.

El nombre de tercera mano le viene por el hecho de aparecer luego de que el humo de segunda mano ha desaparecido.

Dicho humo se pega a casi cualquier superficie pero sobre todo se aferra a las telas, así que ya podemos ver al propio fumador como una fuente de contaminación puesto que tanto en su ropa como en el pelo anda adherido el humo de tercera mano, en ese sentido debemos verlo como una victima que necesita de nuestra ayuda para dejar de fumar.

Relacionado: Las tasas de complicaciones aumentan con la exposición al humo

Motivos para olvidarnos del vicio del tabaco
Si antes se tenía el problema del mal olor al dormir sobre la almohada de la misma habitación donde durmió o duerme un fumador, ahora se suma un nuevo y más decisivo factor para tratar por todos los medios de evitar se fume no solo dentro de la habitación, si no que en todo el piso.

Máxime cuando hay niños pequeños, puesto que debemos recordar la tendencia de los niños menores de dos años a arrastrarse y a rodar por el suelo, además que no tienen bien arraigado el hábito de lavarse las manos antes de comer, tendremos entonces que comprender como llegan las toxinas del humo de tercera mano a sus sistemas, y que, como siempre son las victimas más vulnerables.

La exposición por inhalación,ingestión o contacto con la piel de dichas partículas complica aún más dicho problema.

La exposición crónica al humo de tercera mano es más perjudicial que la exposición al humo de segunda mano, debido a que los compuestos químicos se vuelven más nocivos en función del tiempo al mismo tiempo que el tiempo de vida de dichos compuestos es mayor.

Las nitrosaminas específicas del tabaco, algunos de los compuestos químicos presentes en el humo de tercera mano, así como el arsénico y el cianuro, se encuentran entre los más potentes carcinógenos que hay.

Este es un nuevo motivo para ayudarnos a dejar de fumar, debemos pensar tanto en nuestra salud, como en la de nuestra familia y apartar de una vez para siempre el tabaco de nuestras vidas.

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *