La tristeza femenina ocasionada por el ciclo menstrual

[Total: 0   Promedio: 0/5]

La tristeza femenina ocasionada por el ciclo menstrual

La tristeza femenina ocasionada por el ciclo menstrual

El ciclo menstrual femenino, independientemente de la denominación que reciba, ha sido estigmatizado desde Moises hasta los contrabandistas de opio, pasando por Mahoma y la industria azucarera francesa. Según las creencias culturales, la menstruación era algo desde asqueroso hasta horrible. Investida, como no, de propiedades demoníacas, que les permitían toda clase de maleficios desde la conversión de los mejores vinos en vulgar vinagre hasta la capacidad de volver negra el azúcar y, por supuesto, cambiar el característico sabor dulzón del opio en amargo, todo ello tan solo con la presencia de una mujer con su período. Muchas veces bajo condena de muerte al violar las prohibiciones asociadas con la menstruación.
Un detalle sociológico por demás llamativo son las distintas denominaciones que ha recibido la menstruación, varios de ellos asociados con la luna, de ahí la costumbre de referirse en forma despectiva a una mujer cuando le llevaba la menstruación y hacia, o hace, gala de un mal carácter como alunada, puesto que hasta la fecha siguen recibiendo esa denominación, pero sin pesar penas de muerte sobre ellas, ya que se sabe que carecen de los atributos demoníacos con que fueron investidas desde tiempos inmemoriales.

Relaciones sexuales y la menstruación

Las relaciones sexuales tanto durante la menstruación, como durante el embarazo, se ha demostrado que no tienen obstáculos de naturaleza biológica que lo impidan, si acaso, durante el embarazo es conveniente adoptar algunas posiciones que eviten dañar el feto y evitar practicarlo pasados los 8 meses de gestación, pero volviendo al asunto del sexo y la menstruación, el problema fundamental es que a muchas personas, hombres y mujeres, no les apetece el sexo durante dicho ciclo, entonces el problema es tanto de gustos como de necesidades, lo que se debe tener en cuenta es la aceptación de la pareja en tener relaciones durante la menstruación, aparte del asunto de las sabanas que van a quedar completamente perdidas, lo que no es mayor problema. Si la pareja se asea muy bien y disfruta de las relaciones, ya eso es cuestión de gustos.
Pero si es importante saber que la mujer ha usado la menstruación para negarse a tener relaciones, llegando hasta la extorsión para obligar al hombre a proveer comida, con el pretexto de que al volver de caza, iba a ser recompensado sexualmente, desde el punto de vista de la sociología se establece una relación bien interesante: menstruación-proveedor-recompensa, aspecto este que se sigue dando en nuestros tiempos, con los famosos pagafantas.
Para los reputados sexologos Masters y Johnson, durante el período menstrual, muchas mujeres están interesadas y desean tener relaciones sexuales.
Lo que si es cierto es que desaparecen los dolores y también las tensiones, pero no a todas las mujeres les apetece tener relaciones durante su ciclo menstrual, de ahí que se aplique la regla de Oro en cuanto al sexo se refiere: practicas consensuadas.
¿Practica el sexo durante la menstruación?