La prevención del dolor de espalda es la clave

[Total: 1   Promedio: 5/5]

La prevención es la clave para evitar engrosar el número de las estadísticas de las personas que sufren bajas médicas por dolores tanto de espalda, como de otra índole, ya que es una de las principales causas de discapacidad, además es una de las causas más importantes para hacer cita con el médico.

El dolor de espalda es descrito de variadas formas, algunas descripciones incluyen tanto dolor sordo como dolor agudo y punzante, además de opresivo, en algunas personas es constante, en otras es como ráfagas que vienen y van, sus manifestaciones pueden ser agudas o crónicas.

El dolor de espalda agudo se debe a lesiones producidas recientemente por un accidente, por ejemplo, una caída. El dolor de espalda crónico es un término usado para una situación que se viene dando durante un período de tiempo tan prolongado que justifica su inclusión en esta categoría.

Los problemas crónicos a menudo se desarrollan como consecuencia de malos hábitos en el estilo de vida como por ejemplo las malas posturas, asociados frecuentemente con el uso del ordenador, o la forma de ver la televisión.

El tabaquismo también causa dolor de espalda crónico, ya que reduce el suministro de sangre a los tejidos. La mayoría de las personas tendremos dolor de espalda en algún momento de la vida, de tal forma que es bastante frecuente en los ancianos. La prevención es el principio que puede ayudar a evitar problemas en el futuro.

La prevención del dolor de espalda es la clave

Al igual que el cuidado de los dientes es importante y debe hacerse incluso sin un dolor de muelas, el cuidado de la columna vertebral antes de que comience el dolor es crucial, es decir, la prevención es la clave. Es mejor prevenir el dolor de espalda antes de que se presente con la secuela de consecuencias negativas que traen aparejadas. El fortalecimiento de los músculos de la espalda le ayudarán a resistir el daño que se podría presentar en el futuro, al mismo tiempo que sirven de apoyo a la columna vertebral.

Hacer ejercicios de fortalecimiento tres veces a la semana fortalecera tanto el corazón como la columna vertebral. La actividad física, como caminar o trotar ayudan a mantener el movimiento en las articulaciones de la espalda, este movimiento ayuda a bombear nutrientes necesarios para la columna vertebral, al mismo tiempo que elimina las toxinas.

Los tratamientos quiroprácticos son una de las mejores opciones para asegurarse la correcta alineación y el movimiento de las articulaciones de la espalda para evitar su dolor, así que lo mejor es que su médico le recomiende un especialista responsable en dicho campo