El pudor agrava los problemas de las hemorroides trombosadas

[Total: 0   Promedio: 0/5]

¿Qué son las hemorroides trombosadas?

Posiblemente has oído hablar de una trombosis hemorroidal y preguntarte ¿qué es exactamente una hemorroide trombosada?

Antes hay que aclarar un detalle que no tiene mucha importancia.

Se debe a la desinformación que existe, mejor es dejar las cosas en su punto y es que las hemorroides no son un problema de personas mayores.

Es decir, cualquier persona que padezca estreñimiento, va a terminar padeciendo de hemorroides más tarde que temprano, independientemente de su edad.

La gravedad de su condición dependerá de muchos factores.

Ahora bien, la edad es definitivamente un factor de riesgo.

Y se debe a que los problemas de estreñimiento se han profundizado, resolver dicha condición evitará que las hemorroides hagan su aparición.

El problema de las hemorroides trombosadas se agrava por la renuencia de las personas a buscar ayuda por parte del médico.

Demoran la consulta médica hasta el momento en que los dolores son intensos o sangran excesivamente.

También hay que tomar en cuenta el pudor personal ante la perspectiva de un examen físico en una zona tan sensible como es el ano.

O el miedo de saber que se las tienen que ver con un cáncer!

Las trombosis hemorroidales son hemorroides causadas por hemorroides internas o externas hasta llegar a formar un coágulo de sangre.

La hemorroide externa se estrangula, cortando el suministro de sangre, provocando que la hemorroide forme un coágulo.

Suelen ser sumamente dolorosas y se localizan en el extremo inferior del conducto anal.

También se les conoce como hemorroides externas trombosadas

Trombosis hemorroidales

Para entender mejor lo que es una trombosis hemorroidal primero hay que definir que son las hemorroides internas y externas.

Así, será más fácil tener una mejor comprensión de las hemorroides trombosadas y su desarrollo.

El canal anal contiene sacos o venas anales que se llenan de sangre y están colocadas en la pared anal para servir de amortiguador cuando pasan los restos fecales.

Cuando las venas anales se irritan se hinchan y se convierten en lo que se conoce como hemorroides internas.

Dicho de otra forma: Las hemorroides son protuberancias causadas por hinchazón en las venas del ano.

Son consistentes en posición anatómica: Lateral izquierdo, posterior derecho, y anterior derecha y son una parte normal de la anatomía de cada persona.
hemorroides trombosadas

Factores de riesgo de las trombosis hemorroidales

El resultado de una mayor presión intraabdominal, conduce a la separación del apoyo del tejido conectivo y al posterior desplazamiento de las almohadillas vasculares y la mucosa que lo recubre distalmente a lo largo y aún fuera del canal anal.

Las hemorroides externas son venas anales en el exterior de la abertura anal que se hinchan como resultado de la irritación causada por factores como el esfuerzo durante la defecación y cualquier actividad que ejerzan presión sobre las venas anales.

Aparecen como un bulto blando en o alrededor del orificio anal o en forma de una serie de protuberancias que parecen un racimo de uvas alrededor de dicho orificio.

Las trombosis hemorroidales se desarrollan como resultado de la inflamación e irritación de las hemorroides internas y externas debido:

  • Esfuerzo durante la defecación
  • Pésima alimentación
  • Embarazo
  • Obesidad
  • Permanecer sentado o de pie durante períodos prolongados de tiempo
  • sexo anal

Acerca de las hemorroides trombosadas

Las hemorroides trombosadas, como dije anteriormente, son hemorroides internas o externas que han desarrollado coágulos de sangre en el interior del tejido hemorroidal.

Pueden desarrollarse por:

  • Prolapso hemorroidal: Las trombosis hemorroidales pueden desarrollar como resultado de un prolapso hemorroidal.

    Un prolapso hemorroidal se da cuando las hemorroides internas se aflojado del interior de la pared anal, una vez aflojadas se deslizan por el canal anal y sobresalen por la abertura anal.

    Ya fuera de la abertura anal pueden causar espasmos en el músculo del esfínter que atrapa las hemorroides prolapsadas en el exterior de la abertura anal.

    El flujo de sangre entonces se corta provocando una estrangulación en la hemorroide como consecuencia se forma un coágulo.

    Resumiendo: Las hemorroides trombosadas pueden desarrollarse como resultado de un prolapso hemorroidal.

  • [tweet «¿por qué tengo que hacer un esfuerzo para defecar?»]

  • Las hemorroides externas: Las hemorroides externas desarrollan protuberancias blandas en el exterior de la abertura anal. Dichas protuberancias son venas anales que se irritan y se inflaman.

    Si la condición persiste, las hemorroides externas pueden convertirse en hemorroides trombosadas debido a la restricción en el flujo sanguíneo dentro de las venas anales.

    Cuando esto sucede, la división de los vasos sanguíneos hace que la sangre se coagule bajo el tejido hemorroidal. Generando una trombosis hemorroidal que puede romperse hasta sangrar y ser muy dolorosa.

Características de las hemorroides trombosadas

Son fácilmente visibles en el exterior de la abertura anal y aparecen como protuberancias que pueden ser duras o suaves al tacto.

Son de color azulado, pudiendo tornar al rojo cuando se irritan, pueden ser muy dolorosas y cuando se aplica presión se pueden romper hasta sangrar.

Los síntomas de las hemorroides trombosadas

Si padeces este problema experimentarás muy probablemente dolores intensos e inflamación, especialmente si permaneces sentado por períodos prolongados de tiempo.

También puedes tener síntomas de comezón anal y experimentar dificultades al evacuar los intestinos. Si se ejerce cualquier tipo de presión o fricción sobre la hemorroide trombosada tendrá síntomas de sangrado en la zona anal.

Las causas de las hemorroides trombosadas

Las causas comienzan con las causas de una condición de hemorroides internas o externas regulares que incluyen estreñimiento, esfuerzo durante la defecación, diarrea, levantamiento de pesas, la obesidad, la mala alimentación y otros factores. Si las hemorroides internas y externas se dejan sin tratar terminaran por aparecer las hemorroides trombosadas.

¿Qué hacer si se padece la condición?

Si crees que tienes hemorroides trombosadas es importante consultar con tu médico.

La condición podría irse de las manos, hasta el extremo de necesitar cirugía para eliminar el coágulo de sangre en el interior de las hemorroides.

También es una buena idea recibir tratamiento médico para evitar que las hemorroides empeoren.

Así como para eliminar dudas sobre la existencia de otras condiciones.

Palabras finales en torno a las hemorroides trombosadas

Hemos visto que las hemorroides trombosadas provienen de las hemorroides.

Entonces, para evitar que se presente un cuadro de hemorroides trombosadas, basta con prevenir que se formen las hemorroides.

Es así de simple.

No hay hemorroides, tampoco hay que temer por las hemorroides trombosadas.

Una vez presentes, lo único que queda es una visita obligada al médico, además de extremar las condiciones higiénicas.

Así como un cambio radical en la dieta.

Si se da un cambio de dieta, se estará previniendo el estreñimiento que es la fuente principal para que las hemorroides aparezcan.

Como podrás leer en todos los blogs, igualmente escucharás de labios de los médicos, que las hemorroides se originan por condiciones que predisponen a las personas a un aumento de la presión intra-abdominal, como el embarazo, el estreñimiento, el esfuerzo crónico así como levantar objetos pesados.

En el tema del embarazo, evitar la aparición de las hemorroides es más complicado.

Debido a que el embarazo es una etapa vital en la perpetuación de la especie.

No obstante, siempre se pueden tomar medidas para evitar la aparición de las hemorroides.

Si aumentas el consumo de fibra, al mismo tiempo que reduces al máximo los alimentos procesados y además se toman medidas para regularizar la evacuación intestinal, los problemas de estreñimiento los podrás resolver con facilidad, por ende el de las hemorroides.

En cuanto a levantar objetos pesados, antes de hacerlo pide ayuda, a no ser que te dediques al levantamiento de pesas, no tendrá mayores dificultades.

Aún en el caso que te dedicarás a levantar pesas, las medidas anteriores también te ayudaran.

Sin presión intra-abdominal para defecar, en ningún momento tienen por que aparecer las hemorroides, mucho menos las hemorroides trombosadas.

Entonces la pregunta obligada es ¿por qué tengo que hacer un esfuerzo para defecar?

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS bajaran de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.