Lo que necesitas saber sobre la diabetes infantil

[Total: 0   Promedio: 0/5]

Los niños cuando sufren diabetes infantil, se debe a la destrucción de las células pancreáticas, por anticuerpos que toman como extrañas, las células de su propio organismo.

Cuando un niño padece diabetes infantil, la insulina no es suficiente
Cuando un niño padece diabetes infantil, la insulina no es suficiente

La diabetes infantil también se conoce como diabetes tipo I o simplemente diabetes I

Es en el páncreas, donde se produce la insulina, una hormona que permite a la glucosa poder salir de la sangre y entrar en todas las células del cuerpo.

La glucosa es el «combustible» necesario para que el cuerpo trabaja de forma eficiente.

Si hay poca insulina, entonces la glucosa no se usa por completo, y el azúcar se acumula en la sangre, comienzan los trastornos metabólicos y se producen fallas en el trabajo de diferentes órganos.

Cuando un niño padece diabetes infantil, la insulina que produce su cuerpo es insuficiente, y hay que inyectar insulina artificial al enfermo.

Es por eso que al primer tipo de diabetes, o sea la diabetes I se llama insulino dependiente.

Con la diabetes tipo II, el páncreas produce suficiente insulina, pero las células del cuerpo no pueden reaccionar adecuadamente a ella, por lo que la glucosa se va acumulando en la sangre.

Es una enfermedad propia de personas adultas, generalmente que padecen de obesidad. Los niños, es raro que padezcan diabetes tipo II.

La prevalencia de la diabetes infantil en el mundo es de 50 por cada 100 000 niños, es decir, cada dos mil niños sufren la enfermedad.

En promedio, el pediatra necesita trabajar durante aproximadamente 10 años para tratar a niños que tienen diabetes.

Diabetes infantil Control del nivel bajo de azúcar en la sangre
Diabetes infantil Control del nivel bajo de azúcar en la sangre

No solo los genes son los culpables

La enfermedad en sí no es hereditaria, sino la predisposición a ella.

Si, por ejemplo, la madre tiene diabetes I, el riesgo para el hijo es 3-4% si el padre tiene diabetes I, el riesgo es de 7-8%, y si ambos la tienen 15% o más.

Por cierto, si un pariente cercano de un niño tiene diabetes II, entonces, el niño al llegar a adulto, también corre el riesgo de padecer diabetes II, de los 40 a los 50 años.

Pero el riesgo de diabetes infantil no solo está asociado con «mala» genética, sino que también existen otros factores de riesgo.

Diabetes gestacional

Es el tipo de diabetes que se da cuando aumentan los niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo.

Si el feto se desarrolla en condiciones de un nivel elevado de azúcar, su páncreas experimenta una gran carga y, en consecuencia, aumenta el riesgo de enfermarse.

Alimentación artificial

La mayoría de las mezclas artificiales se producen sobre la base de leche de vaca.

La proteína de este producto es similar en su estructura molecular a las proteínas de las células pancreáticas.

Diabetes infantil dosis fija de insulinas intermedias y de acción rápida
Diabetes infantil dosis fija de insulinas intermedias y de acción rápida

Y es posible que el sistema inmune del bebé pueda comenzar a producir anticuerpos contra proteínas extrañas y comience a «luchar» contra las células de su propio páncreas.

Enfermedades virales

Especialmente peligroso son la varicela, las paperas, la influenza. El organismo es afectado durante cualquiera de estas enfermedades.

Las células beta modificadas que producen insulina se vuelven extrañas para su propio sistema inmune y los anticuerpos del cuerpo comienzan a destruirlas.

Por lo tanto, si la enfermedad del virus en el bebé fue grave, después de la recuperación es necesario administrarle azúcar en la sangre.

Esto ayuda a prevenir la diabetes.

Estrés

El miedo del niño, traumas debido al divorcio de los padres y otras experiencias fuertes debilitan el sistema inmune inestable del niño no menos que las infecciones.

El estrés es capaz de «estimular» el desarrollo de la diabetes infantil.

¿Cómo diagnosticar la diabetes infantil? ¿Puede el médico confundir la enfermedad?

Por supuesto, el médico atiende a menudo otras enfermedades, además de la diabetes infantil, como:

  • Infecciones respiratorias agudas.
  • Infecciones intestinales.
  • Varicela.
  • Sarampión.
  • Apendicitis.

Recomendado: Apéndice – Ubicación, señales y síntomas de la apendicitis

Esta es una situación que se da en todo el mundo.

Diabetes infantil se puede combinar una insulina de acción rápida con una de acción prolongada
Diabetes infantil se puede combinar una insulina de acción rápida con una de acción prolongada

Cuando el médico trata a un niño con dolor abdominal, debilidad y vómitos, suele pensar en apendicitis o en infección intestinal, lo último en lo que piensa, es en diabetes infantil.

En el 50-70% de los casos de diabetes infantil, los síntomas se manifiestan cuando el niño necesita asistencia médica, en algunas ocasiones el pequeño paciente llega en estado de coma.

Sin embargo, no se puede tachar de negligencia médica, el problema principal es que por lo general, se desconocen los síntomas característicos de la diabetes infantil.

Los padres a menudo no prestan atención a la sensación constante de sed del niño, a que siempre está pidiendo bebidas, a sus frecuentes viajes a orinar y la fatiga es cada vez mayor.

Incluso, cuando notan cambios en el estado del niño, no siempre lo reportan al médico, a menudo lo asocian con estrés, ya sea en la escuela o en deportes.

¿Qué debe llamar la atención de los padres?

Los primeros signos de diabetes infantil, que deberían alertar, son: poliuria (micción frecuente) y sed intensa. Su apariencia es razón de sobra para verificar el nivel de azúcar en la sangre.

Detectar la diabetes tipo I a cualquier edad, incluso en recién nacidos; es algo que se puede hacer directamente en el hospital.

Diabetes infantil una bomba de insulina para proporcionar un flujo constante de medicación
Diabetes infantil una bomba de insulina para proporcionar un flujo constante de medicación

Sin embargo, la diabetes infantil se diagnostica por lo general entre las edades de 3 a 14 años.

En promedio, desde el inicio de los primeros síntomas antes de entrar en condición crítica, a menudo es lo más seguro y ser hospitalizado, toma alrededor de 4 semanas.

Es en el hospital donde posteriormente se realiza el diagnóstico.

¿Cómo cambia la vida una vez diagnosticado con diabetes infantil?

Después del diagnostico de diabetes infantil, se prescribe insulina, tanto él como la familia deberán aprender a vivir con diabetes.

Esta enfermedad es de por vida.

Distinta de otras enfermedades, se necesita controlar el azúcar en la sangre y el tipo de insulina, a diario.

Los niños, afortunadamente, se acostumbra a este tipo de vida. Pero la ciencia todavía continúa estudiando.

Un sensor colocado en el hombro, para monitorizar constantemente los niveles de azúcar en la sangre, es una gran bendición, para cualquier enfermo de diabetes.

Además de monitorizar el nivel de azúcar en sangre, incorpora un dispositivo especial que puede almacenar datos o enviarlos al médico.

La aparición de estos innovadores dispositivos facilita mucho la vida de los niños que padecen diabetes tipo I.

4 Consejos para el manejo de forma óptima de la diabetes infantil

Para mantener la diabetes infantil bajo control y que el niño pueda disfrutar de calidad de vida, podrías seguir la siguientes recomendaciones:

1. Monitoreo de glucosa en sangre

La insulina es una hormona producida por el páncreas que ayuda al cuerpo a utilizar y almacenar el azúcar (glucosa) para el combustible.

En ausencia de insulina, la glucosa en la sangre puede acumularse, causando hiperglucemia (alto nivel de azúcar en la sangre).

Si por otra parte, hay una bajada repentina de insulina, el nivel de la glucosa puede también bajar, conduciendo a la hipoglucemia (azúcar de sangre baja).

Ambos pueden causar síntomas adversos y llevar a complicaciones de salud a largo plazo.

Para evitar esto, se debe probar la glucosa en la sangre del niño antes de las comidas y a la hora de acostarse.
síndrome de ovarios poliquísticos, la inflamación y la insulina
La American Diabetes Association recomienda los siguientes valores para los niños:

Niveles recomendados de glucosa en sangre
Edad
Antes de la comida
Hora de acostarse / noche
Niños menores de 6 años100 – 180110 – 120
de 6 a 12 años90 – 180100 – 180
De 13 a 19 años90 – 13090 – 150

Los niveles recomendados son considerablemente más altos que para un adulto porque los niños tienen un riesgo significativamente mayor de hipoglucemia.

Esos valor son un margen adicional y protector, que necesitan los niños.

Cuando se monitorean los niveles, es importante mantener un diario de comidas, horas de comida, lecturas de glucosa en sangre.

Así como las actividades físicas para obtener un mejor control de los altibajos que típicamente se experimentan.

De esta manera, puedes mantener un control muy estricto de la insulina y evitar cualquiera de las complicaciones asociadas a la diabetes.

2. Suministro de insulina

Debido a que el páncreas del niño ya no puede producir insulina, debe ser suministrada a lo largo del día, usualmente por inyección.

Hay tres enfoques generales:

  • Al niño se le puede prescribir una dosis fija de insulinas intermedias y de acción rápida. Con dosis fijas, el niño debe tener comidas cuando los niveles de insulina están en su nivel más alto. Las comidas deben consumirse a la misma hora todos los días con la misma proporción de carbohidratos, grasas y proteínas.

  • Algunos niños se pueden beneficiar de combinar una insulina de acción rápida con una de acción prolongada. Estas deberán ser tomadas en las comidas. La dosis de la insulina de acción rápida se calculará basándose en el contenido de carbohidratos de la comida.

  • Otros niños pueden requerir el uso de una bomba de insulina, un dispositivo médico que proporcione un flujo constante de medicación. También se necesitaría una insulina de acción rápida con dosis ajustadas por consumo de carbohidratos.

3. Control del nivel bajo de azúcar en la sangre

Los síntomas de la hipoglucemia a menudo no son reconocidos por los niños, al no ser conscientes de lo que les está sucediendo o no poder explicar cómo se sienten.

Esto exige que el padre, vigile las señales y tome medidas inmediatas cuando sea necesario.

Los signos de hipoglucemia típicamente aparecerán cuando la glucosa en sangre descienda por debajo de 70 y puede llevar a síntomas como:

  1. Irritabilidad.
  2. Somnolencia.
  3. Debilidad.
  4. Temblor.
  5. Confusión.
  6. Dolores de cabeza.
  7. Mareos.

En casos severos, pueden ocurrir: visión doble, convulsiones, vómitos e inconsciencia.

En caso de un ataque hipoglucémico, el niño debe beber o comer azúcar concentrada (aproximadamente de 10 a 15 gramos) para elevar el valor de glucosa a más de 80.

Gestionar la dieta del niño es clave para mantener un control de la insulina ajustado.
Gestionar la dieta del niño es clave para mantener un control de la insulina ajustado.

Para lograrlo puedes utilizar las siguientes ideas:

  • Dos tabletas de glucosa
  • Un pequeño tubo de gel para decorar pastel
  • De dos a cuatro caramelos
  • Media lata de soda regular
  • Media taza de zumo de fruta dulce (como naranja o uva)
  • Siete o diez caramelos de goma
  • Una o dos cucharadas de miel

Es una buena idea mantener siempre un suministro de emergencia en la guantera de su coche.

Si el niño no puede comer o beber, puedes usar un kit de glucagón de emergencia en su lugar.

El glucagón es una hormona inyectable que ayuda al hígado a liberar azúcar en la sangre, normalizando los niveles aproximadamente en una media hora.

Los kits de glucagón los puedes obtener con una receta médica.

4. Nutrición y ejercicio

Gestionar la dieta del niño es clave para mantener un control de la insulina ajustado.

Implica el control terminante de las porciones y las cantidades exactas de carbohidratos, de grasas, y de proteína en la comida.

Al comenzar, normalmente necesitarías trabajar con un dietista, nutricionista o endocrinólogo pediátrico para desarrollar un plan de comidas diabéticas.

Con el tiempo, a medida que comprendes lo que afecta el azúcar en la sangre de tu hijo, desarrollarás un sentido más instintivo de las estrategias alimenticias que funcionan y cuáles no.

La actividad física también ayuda a reducir los niveles de glucosa.

Como tal, los niños con diabetes deben hacer ejercicio diario y regular, idealmente bajo supervisión para monitorear cualquier riesgo de hipoglucemia.

La escuela y los entrenadores del niño también deben saber cómo responder adecuadamente en caso de un ataque.

Finalmente, el niño también deberían usar alguna forma de identificación médica, como un brazalete o collar de alerta.

El niño con diabetes debe tener garantizado el acceso a la insulina
El niño con diabetes debe tener garantizado el acceso a la insulina

¿La diabetes es una enfermedad o estilo de vida?

Después del diagnostico de la diabetes infantil, la insulina, es el componente crucial para la salud del niño.

El niño con diabetes debe tener garantizado el acceso a la insulina, no solo su control. Además, necesita aprender reglas para vivir con azúcar en la sangre.

Dependiendo del nivel de glucosa en sangre la cantidad de insulina puede aumentar o disminuir.

Es todo que necesita aprender no solo el paciente, sino toda la familia. Algunos niños y padres aprenden rápidamente, otros requieren un mayor esfuerzo.

La diabetes es una enfermedad y, por supuesto bastante dura.

No puedes curar la diabetes y tendrás que vivir con ella siempre, cambiando radicalmente el estilo de vida habitual.

La vida con la diabetes es un gran trabajo para toda la familia.

Espero que hayas encontrado este artículo útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: 10 importantes síntomas de depresión

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

¿Algún miembro de tu familia padece diabetes infantil?

También te recomiendo leer:

La aparición de innovadores dispositivos facilita mucho la vida de los niños que padecen diabetes infantil
La aparición de innovadores dispositivos facilita mucho la vida de los niños que padecen diabetes infantil