Amigdalitis crónica – Síntomas y tratamiento

[Total: 2   Promedio: 4/5]

La amigdalitis crónica es una enfermedad del tracto respiratorio superior. Se caracteriza por un proceso inflamatorio prolongado de las amígdalas.
Tipos, síntomas de amigdalitis crónica
El motivo del desarrollo de la amigdalitis crónica suele ser un tratamiento ineficaz o incompleto para la amigdalitis aguda.

Un sistema inmune débil a largo plazo conduce a la formación de focos inflamatorios, en los cuales los organismos patógenos se vuelven más activos, exacerbando la enfermedad.

La prevalencia de la amigdalitis crónica es bastante alta: según algunos datos, hasta un 10% de la población de países europeos, Rusia incluida padecen la enfermedad.

Los paciente de amigdalitis crónica, sufren mucha incomodidad, pero, eso no es lo peor.

La existencia de focos constantes de inflamación e infección en el cuerpo, causan que la amigdalitis crónica sea sumamente peligrosa.

La amigdalitis puede causar complicaciones como:

  • Reumatismo.
  • Pielonefritis.
  • Carditis reumática.
  • Poliartritis.
  • Enfermedades autoinmunes, etc.

Causas de la amigdalitis crónica

Las amígdalas palatinas, formadas por tejido linfoide, son parte del sistema inmune de nuestro cuerpo.

Su objetivo principal es luchar contra los agentes infecciosos que pueden penetrar en nuestra garganta.

Por lo general, la microflora humana está formada por microorganismos no patógenos y condicionalmente patógenos.

La microflora se encuentra en estado de equilibrio natural debido al trabajo combinado de todos los órganos que forman el sistema inmune.

En caso de desequilibrio por penetración de organismos patógenos, el sistema inmunológico se encarga de destruir los virus, hongos y bacterias.

Amigdalitis crónica El daño en el tejido linfoide afecta a todo el organismo
Amigdalitis crónica El daño en el tejido linfoide afecta a todo el organismo

Para enfrentar los agentes infecciosos, los tejidos linfoides, deben producir cantidades suficientes de:

  • Interferones.
  • Linfocitos.
  • Gammaglobulinas.

Recomendado: ¿Qué dieta deben seguir los pacientes de hipertiroidismo y enfermedad de Graves?

Pero, la resistencia del cuerpo disminuye cuando el sistema inmune debe hacer frente de forma constante a grandes cantidades de flora patógena.

Con procesos inflamatorios frecuentes y / o prolongados en la garganta, las amígdalas palatinas pierden la capacidad de:

  • Resistir a organismos patógenos.
  • Purificar tejidos.
  • Evitar que los tejidos se conviertan en foco de infección.

Lo que conduce al desarrollo de amigdalitis crónica.

Son las amígdalas palatinas las más susceptibles a la forma crónica de inflamación debido a la presencia en ellas de lagunas = reservorios de acumulación de células epiteliales y diversos microorganismos.

En pacientes con amigdalitis, de acuerdo a los resultados del análisis de microflora, se detectan alrededor de 30 microorganismos patógenos diferentes.

El análisis bacteriano del contenido de la laguna, por lo general revela la presencia de una elevada concentración de estreptococos y estafilococos.

Recomendado: 10 Importantes síntomas de depresión

Otros factores que contribuyen a la amigdalitis crónica

En la mayoría de los casos, la forma crónica de la enfermedad se desarrolla precisamente después de un proceso inflamatorio de amigdalitis aguda.

Ocasionalmente, en 3 de cada 100 casos, el foco de la inflamación crónica se presenta sin forma aguda.

Amigdalitis crónica amígdalas palatinas pierden la capacidad de resistir a organismos patógenos.
Amigdalitis crónica amígdalas palatinas pierden la capacidad de resistir a organismos patógenos.

El desarrollo de la forma crónica de la enfermedad se ve facilitado por las siguientes patologías y enfermedades de etiología bacteriana y viral:

  • Sinusitis purulenta, sinusitis, adenoiditis, así como cualquier proceso inflamatorio o patología del conducto nasal que altere la respiración nasal.

  • Caries, gingivitis y otros focos de concentración de microflora patógena en la cavidad oral.

  • Historial cercano de sarampión, escarlatina, tuberculosis y otras infecciones que reducen la inmunidad en general, especialmente con formas ocultas, graves o tratamientos inadecuados de las enfermedades.

También está el papel de la predisposición hereditaria a la amigdalitis crónica.

Otros factores que contribuyen a la reducción de la inmunidad local en la nasofaringe, son:

  • Dieta pésima, pobre en vitaminas y minerales.
  • Consumo insuficiente y pobre calidad del agua.
  • Fuerte sobreenfriamiento y / o prolongado del cuerpo, cambios bruscos frecuentes en la temperatura ambiental.
  • Sobreesfuerzo psicoemocional expresado y / o prolongado, agotamiento mental, estados depresivos.
  • Condiciones adversas de vida y de trabajo: contaminación por gases, exceso de concentraciones permisibles de sustancias nocivas.
  • Malos hábitos: fumar, consumo excesivo de alcohol.

Recomendado: ¿Qué tanto afecta el déficit de hierro cuando padeces una enfermedad de la tiroides?

El daño en el tejido linfoide afecta a todo el organismo

En presencia de un foco de inflamación crónica, el tejido linfoide es reemplazado por un estrechamiento conectivo, cicatricial, de la abertura externa de la laguna.

Es decir, se forma un tapón lacunar, un foco supurativo estancado, aumentando la inflamación general del órgano.

Microorganismos patógenos, partículas de alimentos y secreciones purulentas, penetran en el torrente sanguíneo diseminando:

  • Bacterias, secretadas por ellas.
  • Toxinas.
  • Productos de desecho a través del cuerpo.

Las infecciones bacterianas puede causar amigdalitis crónica
Las infecciones bacterianas puede causar amigdalitis crónica

Lo que a su vez causa intoxicación crónica:

  • Aumento en la sensibilidad de los tejidos y órganos a irritantes y proteínas extrañas.
  • Procesos alérgicos.
  • Autoinmunidad.

Factores que repercuten causando graves complicaciones de la amigdalitis.

Recomendado: ¿Qué es la bilis? función de la bilis y su papel en el árbol biliar

Tipos, síntomas de amigdalitis crónica y complicaciones

La diferenciación del diagnóstico se basa en:

  • Los síntomas locales y sistémicos.
  • Los antecedentes médicos.
  • El análisis de los síntomas del paciente.
  • El cuadro clínico general del síndrome amigdalar.

A los síntomas locales, importantes en el diagnóstico, se incluyen además las manifestaciones de cualquier proceso inflamatorio en los tejidos de las amígdalas.

Los síntomas sistémicos se desarrollan por:

  • Influencia de las citoquinas.
  • Los productos de descomposición de los tejidos que se diseminan desde el foco de la inflamación hasta el torrente sanguíneo.
  • Las sustancias tóxicas liberadas por invasión microbiana pronunciada en el tejido linfoide de las amígdalas palatinas.

Dependiendo de la naturaleza, la frecuencia de las exacerbaciones y la reacción general del cuerpo, se distinguen varios tipos de amigdalitis crónica:

  • Amigdalitis crónica recurrente simple, con angina aguda frecuente.

  • Amigdalitis persistente simple, con signos de un proceso inflamatorio lento constante.

  • Simple compensada, con largos períodos de remisión y recaídas raras.

  • Amigdalitis toxica – alérgica.

De todas ellas, la más preocupante es la amigdalitis toxica:

Recomendado: 7 etapas de la enfermedad de Alzheimer – ¿Cómo ayudar al paciente?

Amigdalitis toxica – alérgica, incluye dos casos

Con el primer caso (toxica), aumento de los síntomas de alergia e intoxicación, que se manifiestan por:

  • Hipertermia.
  • Dolor en el corazón.
  • Aumento de la fatiga.
  • Dolor en las articulaciones.

Los síntomas no están acompañados por trastornos funcionales de órganos y sistemas.

Síntomas de amigdalitis crónica y complicaciones
Síntomas de amigdalitis crónica y complicaciones

En el segundo caso (alérgica), los signos de intoxicación se confirman durante los exámenes.

Se detectan alteraciones de la actividad cardíaca, los resultados de las pruebas confirman procesos inflamatorios en:

  • Articulaciones.
  • Órganos del sistema genitourinario.
  • Riñones.
  • Hígado.

Recomendado: 6 causas de menopausia precoz + 5 formas de contrarrestar los síntomas

Los síntomas de la amigdalitis crónica

A los síntomas comunes de la amigdalitis incluyen las formas crónicas:

  • Exacerbaciones frecuentes de la amigdalitis en forma de angina (con forma simple – 3-5 veces al año) en un contexto de hipotermia, exceso de trabajo, inanición, infección viral o bacteriana.

  • Sequedad de la mucosa de la faringe, dolor, sensación de cuerpo extraño al deglutir.

  • Aumento periódico de temperatura (con forma tóxica-alérgica del segundo tipo) indicadores subfebriles.

  • Mal aliento constante.

  • Aumento del dolor de los ganglios linfáticos mandibulares.

  • Fatiga general, dolores de cabeza, disminución de la resistencia del cuerpo.

  • Al examinar la faringe, se revelan: hiperemia, engrosamiento, hinchazón de los arcos palatinos y las amígdalas, y presencia de tapones lacunar.

Recomendado: Enfermedad de Graves – Basedow : Causas, síntomas, tratamiento y prevención

Efectos de la exacerbación de la amigdalitis crónica

La exacerbación de la amigdalitis crónica ocurre en forma de angina, acompañada de:

  • Manifestaciones locales (dolor en la garganta, enrojecimiento de las amígdalas y arcos palatinos hinchados).

  • Aumento brusco de la temperatura.

  • Signos de intoxicación general (fiebre, dolores de cabeza, dolores musculares, articulaciones, náusea, debilidad, etcétera).

Con la exacerbación de la amigdalitis crónica, los síntomas y el tratamiento pueden variar debido a las características individuales del paciente y el origen de la enfermedad.

Con toda probabilidad, podrá requerir asesoramiento médico para diferenciar el diagnóstico y el tratamiento.

La amigdalitis como enfermedad, generalmente es típica (por la edad) en los niño. Aunque a menudo se observa en adultos.

La exacerbación de la amigdalitis crónica ocurre en forma de angina

Difieren en la prevalencia de los síntomas locales sobre los signos comunes de la enfermedad.

Recomendado: Causas y síntomas de migraña ¿Cómo se puede tratar?

Síntomas de amigdalitis crónica en mayores

El síntoma amigdalar crónico en adultos suele ser el resultado de un mal control de la enfermedad aguda, angina, infecciones por adenovirus.

La causa también puede ser la presencia de un foco infeccioso en la cavidad oral: gingivitis, caries, etc.

En personas mayores, el volumen de tejidos linfoides disminuye de forma natural, además la concentración de células inmunocompetentes, también se reduce.

De esa forma se sientan las bases para causar que tanto la amigdalitis aguda como la crónica tenga una sintomatología difusa.

El cuadro clínico rara vez muestra temperatura corporal febril y síndrome de dolor severo, dando paso a hipertermia prolongada en rango subfebril y signos de intoxicación general del cuerpo.

Recomendado: Bronquitis obstructiva en los niños: síntomas y tratamiento

Peligros de la amigdalitis crónica

La amigdalitis crónica es peligrosa debido a la presencia de focos constantes de infección en el cuerpo. Pudiendo contribuir al desarrollo de trastornos graves en el funcionamiento de órganos y sistemas corporales.

Los efectos que se han observados frecuentemente son del tipo reumático, tales como:

  • Enfermedad cardíaca reumática.
  • Poliartritis reumática (con lesión de la membrana sinovial de la articulación).
  • Cólera reumático, que afecta el sistema nervioso del cuerpo.
  • Lesiones inflamatorias de la piel reumática.

El reumatismo se desarrolla bajo la influencia de dos factores:

El efecto de las toxinas liberadas por microorganismos patógenos en el tejido cardíaco y la similitud inherente de los antígenos de ciertas cepas de estreptococos con el cuerpo humano.

Y, el segundo factor causa una respuesta autoinmune sistémica patológica. Es decir, las células inmunes comienzan a afectar sus propias células, percibiéndolas como extrañas.

Además del efecto general sobre la salud, el proceso inflamatorio también puede desarrollarse localmente, hasta el punto de causar:

  • Paratoncilitis.
  • Formación de abscesos retrofaringuales y parafaríngeos.

Amigdalitis crónica palpando las amígdalas
Recomendado: Enfermedades autoinmunes – ¿Cómo se desarrolla la inmunidad?

Medicación para la amigdalitis crónica

La correcta selección de medicamentos ayuda a realizar un tratamiento conservador eficaz de la amigdalitis tanto en adultos como en niños.

Los fármacos utilizados en la enfermedad se dirigen a tratar los efectos sistémicos y locales, según:

  • Los antecedentes o historial médicos.
  • El cuadro clínico de inflamación.
  • La presencia de complicaciones.
  • Los resultados de las pruebas.

Un grupo de medicamentos de primera elección con exacerbación de formas crónicas son agentes antibacterianos.

La selección exacta del antibiótico se lleva a cabo en base a los resultados de la evaluación de la concentración de microorganismos patógenos en los contenidos de lagunas de las amígdalas palatinas y su sensibilidad a diversos grupos de antibióticos.

En el 70% de los casos, las amigdalitis se produce debido a la alteración de los tejidos de la amígdala por estreptococos hemolíticos.

De ahí que las penicilinas y sus derivados semisintéticos a menudo se prescriban para su control y posterior erradicación.

En caso de intolerancia individual a los fármacos del grupo de penicilina, se eligen antibióticos de amplio espectro.

Al determinar otro agente para una enfermedad inflamatoria, es necesario elegir el efecto antibacteriano deseado.

El autotratamiento con fármacos antibacterianos es peligroso por la baja eficacia.

Y, también por la desarrollo de resistencia de los microorganismos patógenos al principio activo del antibiótico.

Lo que puede complicar significativamente la terapia posterior de la enfermedad.

Probióticos durante el tratamiento con antibióticos para la amígdalitis crónica

La terapia antibacteriana no se usa para la enfermedad latente y al remitir. La duración del curso del tratamiento con antibióticos es determinada por un especialista.

Cuando la terapia es prolongada es aconsejable la combinación de antibióticos con probióticos para recuperar la microflora intestinal.

Especialmente, si se administran:

  • Agentes antibacterianos.
  • Medicamentos de amplio espectro.
  • Dosis elevadas de medicamentos.
  • En presencia de enfermedades del tracto gastrointestinal.
  • Trastornos digestivos.

tratamiento con antibióticos para la amígdalitis crónica
Probióticos durante el tratamiento con antibióticos para la amígdalitis crónica

También es posible utilizar antibióticos de acción local en forma de aerosoles durante las exacerbaciones.

Sin embargo, la selección de la sustancia activa debe basarse en los resultados del análisis del cultivo bacteriano.

El uso de aerosoles no es el método básico de terapia. Puesto que su composición antibacteriana tiene un efecto temporal, y podría aumentar el riego superficial en las amígdalas.

La idea es acumular la sustancia activa en el tejido linfoide.

Recomendado: Tumores malignos

Enjuague antibacterianos y otros fármacos para la amigdalitis crónica

El uso de soluciones de enjuague antibacterianas para la forma crónica de la enfermedad se reconoce actualmente como un método de tratamiento inadecuado.

Los efectos locales no son muy efectivos. Peor aun, pueden contribuir a la formación de una flora resistente a los antibióticos.

Para las sensaciones dolorosas en la garganta, se prescriben preparaciones para anestesiar la zona.

Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (nimesulida, ibuprofeno, paracetamol, etcétera) se usan para las exacerbaciones de la forma crónica de la enfermedad.

La terapia eficaz se lleva a cabo con la ayuda de medicamentos antisépticos:

  • Aerosoles.
  • Soluciones para lubricar la garganta.
  • Enjuagues.

El objetivo es reducir la hinchazón de los arcos palatinos y las amígdalas. Así como reducir la alergia general del cuerpo.

Refuerzan el trabajo de los antihistamínicos que se usan sistémicamente. Para reducir la incomodidad en la mucosa de la faringe, se usan emolientes locales.

La mayoría de las formas preparadas de medicamentos utilizados para la amigdalitis combinan un efecto antiséptico, suavizante y antiinflamatorio.

Es posible utilizar soluciones caseras, decocciones de hierbas con acción antiséptica para el enjuague, métodos de medicina alternativa con la recomendación del especialista y sin contraindicaciones.

La restauración del nivel de inmunidad general y local es de gran importancia en el tratamiento de enfermedades inflamatorias crónicas.

Razón por la cual es importante mantener un estilo de vida que permita fortalecer la salud mediante:

  • Ejercicio.
  • Dieta saludable.
  • Descanso necesario.
  • Eliminar factores nocivos: Tabaco, alcohol y desvelo.

Tratamiento conservador de la amigdalitis crónica

Los métodos de terapia conservadora ofrecen una amplia gama de procedimientos para el tratamiento de la forma crónica de la enfermedad.

En la mayoría de los casos, los métodos de terapia conservadora, si se siguen las reglas de tratamiento, son suficientes para la recuperación del paciente.

El lavado de las lagunas de las amígdalas palatinas con soluciones asépticas se considera el método más común y generalmente disponible de terapia conservadora para la amigdalitis.

El objetivo es:

  • Eliminar tapones lacunares.
  • Acumulaciones epitelias dañadas.
  • Leucocitos, así como otros tejidos y partículas que permanecen en la laguna debido a cambios escleróticos en los tejidos que impiden la autodepuración de las amígdalas.

El procedimiento se lleva a cabo utilizando varios instrumentos.

A menudo se usa una jeringa médica con cánula curva, aunque no es muy efectiva.

Las boquillas especiales actuales permiten suministrar una solución aséptica bajo mayor presión y lograr una limpieza completa de la laguna.

Junto con el lavado, es posible combinar medicamentos en forma de solución a través de una jeringa, una boquilla de lavado o un dispositivo ultrasónico que crea una suspensión de solución antiséptica.

Cirugía para la amigdalitis crónica

En el tratamiento de la amigdalitis crónica también existe la opción de cirugía.

El tratamiento quirúrgico radical implica la extracción/eliminación de las amígdalas palatinas.
El tratamiento quirúrgico radical implica la extracción/eliminación de las amígdalas palatinas
Dado que en este caso el cuerpo pierde un órgano del sistema inmune, se usa en casos cuando la amigdalitis empeora y las técnicas conservadoras no ejercen efecto.

Las indicaciones para el tratamiento quirúrgico son:

  • Obstrucción del tracto respiratorio durante el sueño, interferencia con la respiración nasal, deglución debido a edema permanente, no susceptible de tratamiento, o proliferación de los tejidos de amigdalitis.

  • Reemplazo de la mayor parte del tejido linfoide del órgano con uno de conexión, lo que conduce a una disminución significativa de su funcionalidad.

  • Progresión de la patología en el contexto de cursos regulares de tratamiento conservador durante un año o más.

  • Formas tóxicas y alérgicas graves de la enfermedad.

  • Amigdalitis acompañada de complicaciones severas: fiebre reumática aguda, carditis reumática, glomerulonefritis y otras.

  • Exacerbaciones frecuentes de la enfermedad (más de 5 por año) en el contexto del tratamiento conservador.

  • Abscesos en los tejidos de las amígdalas.

Contraindicaciones de la cirugía

La extirpación quirúrgica de las amígdalas palatinas elimina los tejidos con focos de procesos inflamatorios. También elimina la base de la enfermedad y cura radicalmente la amigdalitis crónica.

Sin embargo, al eliminar el tejido linfoide que es capaz de regenerarse y curarse, el cuerpo pierde un órgano «barrera» que se opone a infecciones en la entrada del tracto respiratorio.

Razón por la cual los especialistas deben evaluar estrictamente factores que justifiquen una intervención quirúrgica para eliminar las amígdalas.

Si es posible, lo mejor es preservar y curar las amígdalas palatinas.

Es vital atender métodos de tratamiento conservador y consultar al médico a tiempo ante los primeros síntomas de formas agudas de amigdalitis.

Las contraindicaciones para la intervención quirúrgica en el diagnóstico de la amigdalitis crónica son ciertas enfermedades crónicas. Así como trastornos de los órganos y sistemas que tienen un elevado riesgo de descompensación.

Por ejemplo:

  • Enfermedad hipertensiva.
  • Hemofilia.
  • Deterioro del funcionamiento del riñón, etcétera.

Las contraindicaciones temporales para la operación se consideran algunas enfermedades de todos los pacientes y las condiciones fisiológicas de las mujeres:

  • Cualquier forma aguda de enfermedades del tracto nasofaringe y el tracto respiratorio superior y la exacerbación de enfermedades crónicas (sinusitis, faringitis, bronquitis, etc.).
  • Caries
  • Gingivitis, estomatitis, procesos inflamatorios de etiología bacteriana en la cavidad oral.
  • Período menstrual.
  • Embarazo.

La intervención quirúrgica se lleva a cabo con aplicación de anestésicos locales en la clínica. La duración total del procedimiento para extirpar las amígdalas tarda de varios minutos a media hora.

Factores que influyen en la duración del procedimiento quirúrgicos son: la edad del paciente, duración de la etapa preparatoria y la etapa de proliferación del tejido.

El período de recuperación después de la operación por lo general va de los 3-4 hasta los 7 días.

Recomendado: ¿Qué indica el color de la mucosidad?

Métodos modernos utilizados para la intervención instrumental

La fisioterapia en el tratamiento de la amigdalitis es la aplicación de métodos bien conocidos y efectivos en la terapia compleja de la enfermedad.

Amigdalitis toxica – alérgica
Amigdalitis toxica – alérgica

En la mayoría de los casos se recurre a la irradiación ultravioleta de las amígdalas y la faringe para sanear la superficie mediante métodos físicos, así como para calentar la garganta.

Los métodos de impacto físico incluyen:

  • El uso de terapia láser terapéutica para reducir el edema y la gravedad de los procesos inflamatorios de la mucosa.

  • La acción vibroacústica, que mejora la microcirculación y el suministro de sangre en los tejidos de las amígdalas palatinas.

Técnicas utilizadas de extrusión y succión del contenidos de las lagunas han demostrado menor eficacia y un mayor peligro de traumatización.

Es decir, pueden provocar tanto la propagación de la inflamación como la aceleración de la formación de tejido cicatricial.

Por el momento, estos métodos se utilizan únicamente con el fin de investigación.

El tratamiento complejo dirigido a reducir la severidad del proceso inflamatorio, la regeneración de los tejidos y la restauración de la microflora de las amígdalas, se lleva a cabo por etapas.

La combinación de medicamentos y tratamiento conservador debe realizarse durante el período de remisión, en ausencia de signos de exacerbación.

Para lograr la recuperación clínica, la terapia se realiza de 2 a 4 veces al año, dependiendo de la reacción individual del paciente.

Recomendado: Diagnostico de Hashimoto – Y ahora ¿Qué?

Últimas palabras en torno a la amigdalitis crónica

Las principales recomendaciones durante el período de recuperación son el consumo de alimentos y bebidas en un rango de temperatura de 25-30 ° C.

Además de incluir en los primeros días sopas suaves y trituradas, puré de patatas.

Excluir:

  • Alimentos salados, picantes, amargos e irritantes para la mucosa de la garganta.
  • Evitar el estrés en las cuerdas vocales.
  • Eliminar el tabaco y cualquier efecto irritante en la superficie de la herida faringe hasta su completa curación.

Espero que hayas encontrado este artículo útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Los 7 mejores diuréticos naturales basados en la investigación actual

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

¿Padeces de amigdalitis crónica?

También te recomiendo leer:

Amigdalitis crónica recurrente simple, con angina aguda frecuente.