9 Nutrientes para mejorar el funcionamiento de la tiroides + vitaminas A, E, D y K2

[Total: 1   Promedio: 5/5]

El funcionamiento de la tiroides está muy influenciado por los niveles de micronutrientes, así como por nuestra salud digestiva.
funcionamiento de la tiroides
Una de las mejores formas de mantener el funcionamiento óptimo de la glándula tiroides y el bienestar en general es con un plan de nutrición adecuado.

La función tiroidea y su metabólismo depende de las señales de retroalimentación de nutrientes.

Sin nutrientes específicos, las actividades fisiológicas se reducen hasta que finalmente afectan la salud en general.

Restaurar la vitalidad se puede lograr mediante 9 nutrientes capaces de fortalecer el funcionamiento de la tiroides.

Lograras además, cambios positivos en la energía y claridad mental.

Fortalecer el funcionamiento de la tiroides es vital para la salud

Fortalecer el funcionamiento de la tiroides es esencial para promover el metabolismo y ayudar al crecimiento normal y al desarrollo neurológico.

Cuando la glándula tiroides se altera, la capacidad de todo el cuerpo para mantener la salud se desequilibra.

La glándula tiroides se comunica con:

  • Las glándulas suprarrenales, pituitarias e hipotálamo.
  • Así como con los riñones, el hígado y el músculo esquelético.
La salud tiroidea influye en el metabolismo.
La salud tiroidea influye en el metabolismo.

Al perder la tiroides su funcionamiento óptimo, cientos de procesos enzimáticos se alteran en todo el cuerpo.

Funcionamiento de la tiroides y factores disruptivos

Numerosos factores contribuyen a la disminución de la salud de la glándula tiroides.

Las influencias ambientales y fisiológicas que desempeñan un papel pueden incluir:

  • Contaminación de metales pesados.
  • Pesticidas, herbicidas y otras toxinas ambientales.
  • Disbiosis intestinal.
  • Fluctuaciones hormonales.
  • Fármacos, por ejemplo, antibióticos.
  • La falta de nutrientes posiblemente asociados con la desnutrición, la mala alimentación o debidos a problemas de absorción de nutrientes por trastornos relacionados como la EII (enfermedad del intestino irritable).
  • Infecciones crónicas posiblemente debido a un problema autoinmune o niveles excesivos de estrés.
  • Carcinógenos en la dieta como la carne cocinada a temperaturas elevadas o por factores de estilo de vida como fumar.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Pésimos hábitos a la hora de dormir.

Síntomas de alteraciones en la glándula Tiroidea

El hipertiroidismo o exceso de hormona tiroidea, regula al alza procesos específicos, como un mayor gasto de energía, dando como resultado la pérdida de peso.
El primer paso para recuperar el bienestar es fortalecer la salud tiroidea
Desafortunadamente, es más frecuente el hipotiroidismo, la otra cara de la moneda, en la cultura occidental actual.

Las bajas concentraciones de niveles de hormona tiroidea (hipotiroidismo) provocan una tiroides lenta caracterizada por: (1)

  • Gasto de energía en reposo lento (Es decir, se reduce la capacidad para quemar grasa).
  • Niveles elevados de colesterol.
  • Mayor acumulación de grasa.
  • Disminución de la energía para el cerebro.
  • Aumento de peso.

Déficit nutricionales que pueden afectar el funcionamiento de la tiroides

El estrés oxidativo aumenta cuando hay carencia de nutrientes y además desencadena problemas en las vías metabólicas.

Las carencias en los siguientes nutrientes pueden manifestarse en el cuerpo de varias maneras .

Algunos de estos incluyen: (5, 6, 7)

  • Trastornos del estado de ánimo, fatiga y problemas cognitivos, por carencia de Vitamina B6, tirosina, omega-3 y / o de selenio.
  • Cambios en el cabello como fragilidad, pérdida de pigmento o alopecia. También puede afectar las cejas, las pestañas y las uñas, por déficit de zinc.
  • Irritabilidad, depresión y erupciones en la piel, por carencia de zinc, yodo y / o de vitamina B12.
  • Anemia, por falta de Vitamina B6, B12 y / o hierro.
  • Agrandamiento de la glándula tiroides (bocio), por falta de vitamina A.
  • Complicaciones gastrointestinales como estreñimiento, alteración de la fertilidad y salud reproductiva sexual, entumecimiento y / o dolores agudos en las extremidades como resultado del daño a los nervios, por déficit de vitamina B12 y / o omega-3.
  • Niveles elevados de colesterol, por falta de ácidos grasos omega-3.
  • Sistema inmune débil, por déficit de vitamina C, D, selenio y / o zinc.

El estreñimiento crónico debe ser evaluado por el médico

10 nutrientes para fortalecer el funcionamiento de la tiroides

La nutrición adecuada es un factor integral para sintetizar hormonas tiroideas para el funcionamiento óptimo de la glándula tiroides.

Asegúrate de incorporar los siguientes 9 nutrientes en tu dieta regularmente para prevenir carencias que pueden causar hipotiroidismo.

Incluso causar enfermedades autoinmunes, como la tiroiditis de Hashimoto.

1. El yodo es clave para el buen funcionamiento de la tiroides

La función tiroidea depende del yodo, es vital para producir hormonas tiroideas T3 (triyodotironina) y T4 (tiroxina).

Sin embargo, el equilibrio de yodo en el cuerpo es crítico porque tanto el déficit como el exceso de yodo están asociados con alteraciones de la tiroides.

Se ha demostrado que el déficit de yodo favorece la degeneración de la glándula tiroides, hasta alterar el sistema nervioso (5).

Los más susceptibles a problemas psicológicos y neurológicos por déficit de yodo son bebés prematuros y niños (9).

Algunas de las fuentes más ricas de yodo dietético se encuentran en productos marinos de calidad.

pacientes de hipertiroidismo y el yodo
La alga Kelp contiene la mayor concentración, mientras que otras algas marinas como dulse y nori también proporcionan yodo en la dieta.

2. Selenio para prevenir alteraciones en la glándula tiroides

La concentración de selenio en las células es esencial para la conversión de T4 a T3.

También es crítico para soportar la enzima 5-deiodinasa que convierte T4-T3 y degrada la rT3 revresa y reduce la formación de anticuerpos de la glándula tiroides (2).

El déficit de selenio se asocia con un sistema inmune debilitado y enfermedades autoinmunes, como el cáncer y la tiroiditis de Hashimoto.

Restaurar los niveles de selenio a través de la dieta, ayuda a: (3)

  • Potenciar las vías antioxidantes.
  • Mejorar el metabolismo hormonal.
  • Controlar las respuestas inflamatorias.
  • Reparar el daño de las células tiroideas y los tejidos.

La mejor fuente de selenio en los alimentos se encuentra en las nueces de Brasil, que ofrecen el valor diario recomendado de selenio en solo 2 nueces.

Otras fuentes excelentes incluyen sardinas, aves de corral criadas en pasturas como pavo, pollo y huevos.

Si tienes un problema serio de tiroides, es muy probable que tengas problemas de absorción del selenio proveniente de fuentes alimenticias.

Por esta razón, no es recomendable que las personas diagnosticadas con hipotiroidismo intenten obtener selenio solo de los alimentos.
Nueces de Brasil ricas en selenio para optimizar el funcionamiento de la tiroides
En estos casos, es mejor un suplemento con L-selenometionina de calidad para restaurar las concentraciones saludables de selenio. (4, 6)

Sin embargo, antes de ello, lo más recomendable es hablar con tu médico.

3. Zinc para potenciar el funcionamiento de la tiroides

El zinc es un mineral requerido para la síntesis de la hormona tiroidea.

Entre otros procesos vitales que regulan al alza los antioxidantes y una respuesta inmune saludable.

En estudios clínicos con déficit de zinc e hipotiroidismo se detectaron:

  • Lesiones cutáneas secas y escamosas.
  • Pérdida de cabello.
  • Debilidad.
  • Falta de apetito.
  • Posible depresión.

Después de recibir suplementos de zinc durante un mes, las lesiones en la piel se curaron por completo.

Los síntomas de depresión mejoraron significativamente y en 4 meses el cabello había vuelto a crecer por completo (5).
Desequilibrio hormonal afecta el funcionamiento de la tiroides
Las fuentes alimenticias ricas en zinc incluyen:

  • Huevos orgánicos de pollos criados en pastos.
  • Salmón silvestre.
  • Carne de ternera y órganos alimentados con pasto.
  • Semillas de calabaza y chía.
  • Espinacas y almendras.

4. Vitaminas solubles en grasa

La salud de la tiroides implica:

  • El hipotálamo.
  • La glándula pituitaria.
  • La propia glándula tiroides.

La salud de la tiroides desempeña un papel principal en:

  • La circulación de la hormona tiroidea para regular la salud cardiovascular, ósea y cerebral.
  • El funcionamiento del hígado.
  • El consumo de alimentos.

( 8 )

Las vitaminas liposolubles A, E, D y K2 son fundamentales para que los nutrientes que ayudan a la tiroides mantengan estas funciones en consecuencia: (7, 10)

Vitamina A

Involucrada en la producción y secreción de hormonas tiroideas.

Ayuda a convertir T4 a T3, normaliza las concentraciones de TSH (hormona estimulante de la tiroides) y ayuda a la captación de yodo por la tiroides.

Las zanahorias son ricas en vitamina A
Las fuentes más ricas de vitamina A se pueden encontrar en los vegetales de color naranja como la zanahoria, la batata y la calabaza de invierno.

Otras fuentes dietéticas incluyen las espinacas, la col rizada y las verduras de hoja verde.

Vitamina D

Los niveles bajos de vitamina D se asocian con un mayor riesgo de hipertiroidismo que implica la pérdida de densidad ósea.

La fuente por excelencia de la vitamina D es el sol.

También la podemos obtener a partir de fuentes como el salmón silvestre, las sardinas, la yema de huevos, lácteos fermentados y los hongos.

Vitamina E

Capaz de proporcionar beneficios antioxidantes que disminuyen el estrés oxidativo. Además, puede normalizar la respuesta autoinmune asociada con hipo e hipertiroidismo.

Aumentar el consumo de almendras crudas, verduras de hojas oscuras como acelgas, hojas de mostaza, col rizada y espinacas, así como aguacates y aceitunas.

Vitamina K2

Los efectos de la vitamina K2 para fortalecer la salud de la glándula tiroides no están directamente implicados como las vitaminas liposolubles mencionadas.
El estrés crónico es un factor importante en el desarrollo de la enfermedad de Graves.
No obstante, la vitamina K2 posee efectos sinérgicos que fortalecen la actividad de vitamina D en el cuerpo para apoyar la salud cardiovascular y ósea.

La fuente predominante de vitamina K2 son productos animales como:

  • Lácteos fermentados.
  • Carne de res alimentada con pasto.
  • Dantequilla y queso de animales alimentados con pasto.
  • Huevos procedentes de pollos criados en pasturas.

5. Hierro

El hierro es vital para prevenir el almacenamiento de formas inactivas de T3 conocida como rT3 (T3 inversa) (11).

La T3 tiene propiedades sumamente activas y tiene una ciclo de duración corta, de ahí que el hierro sea fundamental para fortalecer el funcionamiento de la glándula tiroides.

La carencia de hierro afecta negativamente el metabolismo de la hormona tiroidea al disminuir los niveles de T4 y T3. Además, suprime la enzima que convierte T4 a T3.

También se ha demostrado que el hipotiroidismo relacionado con el déficit de hierro aumenta la respuesta de huida o lucha del sistema nervioso simpático.

Lo que a su vez provoca que los niveles de las hormonas del estrés sean más elevados (11).

Además, ayuda a restaurar las concentraciones de hierro disponibles para la tiroides, al reducir primero los irritantes que afectan nuestra salud intestinal.

Función tirodea baja causada por estrés
Incluye una buena cantidad de alimentos ricos en hierro a tu dieta como:

  • Verduras de hoja verde.
  • Frutos.
  • Infusiones de lapacho.
  • lentejas.
  • Infusiones de lapacho.

Últimas palabras en torno al funcionamiento de la tiroides

Antes de terminar, quiero mencionar que se suponía que iba a mencionar 9 nutrientes, pero se han quedado en el camino cuatro nutrientes, como ser:

  1. Vitaminas del complejo B.
  2. Vitamina C.
  3. Ácidos grasos Omega-3
  4. Tirosina

Pero, ya son más de 1770 palabras y por eso…

Mejorar el estilo de vida en general mediante una gestión adecuada del estrés, hacer del ejercicio una prioridad y practicar técnicas de relajación puede ayudar a restablecer su salud.

Evitar los hábitos tóxicos y los carcinógenos en tu vida pueden reducir la cantidad de estrés en la tiroides y sus órganos y glándulas de soporte.

Tales mejoras de estilo de vida beneficiarán al tracto gastrointestinal, mejorando la absorción de los nutrientes que fortalecen la tiroides.

Hacer estos cambios naturales para mejorar la glándula tiroides te ayudara a prevenir la necesidad de medicamentos recetados que puedan perjudicar la salud de dicha glándula.

Espero que hayas encontrado este artículo útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Mucosidad en las heces – ¿Qué tan normal es? Causas y tratamientos

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

¿Notas excesiva mucosidad en las heces al evacuar?

También te recomiendo leer:

El déficit de hierro afecta el funcionamiento de la tiroides
El déficit de hierro afecta el funcionamiento de la glándula tiroides

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS perderán de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.