Hipotiroidismo de Hashimoto, resistencia a la insulina y el aumento de peso

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Un golpe doble! Hipotiroidismo de Hashimoto y resistencia a la insulina, ambas pueden causar aumento de peso.
La resistencia a la insulina causada por el exceso de energía debido a la infusión de ácidos grasos en la circulación
Además de dificultades para perder el peso ganado.

El problema es que la resistencia a la insulina puede ser un desencadenante de la tiroiditis de Hashimoto.

Con el aumento de la resistencia a la insulina a nivel mundial, existe la posibilidad de ver un aumento correlativo en los diagnósticos de la tiroiditis de Hashimoto.

La resistencia a la insulina es la reducción en la capacidad de las células para responder a la insulina, hormona producida por el páncreas.

La insulina facilita el acceso del azúcar a las células para su utilización como fuente de energía.

Personas que sufren resistencia a la insulina, producen más y más insulina en respuesta al consumo de alimentos.

El problema es que los valores del azúcar en la sangre (glucosa) son anormales.

El aumento en la producción de en la insulina causa una cascada inflamatoria de citoquinas, provocando la respuesta natural del sistema inmune.

Prevenir la resistencia a la insulina, podría prevenir enfermedades autoinmunes

Un simple análisis de sangre puede determinar si una persona es resistente a la insulina o no.
Resistencia a la hormona insulina muestra de sangre
La buena noticia es que la resistencia a la insulina se puede prevenir, e incluso revertir con una dieta adecuada, ejercicio, apoyo nutricional y medicamentos recetados.

Si bien las personas con resistencia a la insulina no deben seguir una dieta estricta, es beneficioso seguir un plan de alimentación para:

  • Estabilizar el azúcar en la sangre.
  • Reducir la inflamación y el estrés oxidativo.
  • Contribuir a desintoxicar el hígado.

Los pacientes deben mantener una dieta basada en alimentos naturales ricos en fibra, con frutas y verduras variadas, pobre en azúcares y harina blanca.

La dieta también debe incluir las saludables grasas omega-3 y aceite de oliva, así como frijoles, frutos secos y semillas.

Otros estudios han demostrado que una cucharadita de canela al día puede tener un efecto beneficioso sobre la resistencia a la insulina y puede reducir los efectos del estrés oxidativo.

Sin embargo, hay que tener cuidado con el tipo de canela, es decir, la canela de los estudios es canela de Ceylán y en los comercios por lo general se encuentra la canela cassia.

Identificar y tratar factores contribuyentes a la resistencia a la insulina puede tener un importante efecto positivo en la prevención de enfermedades autoinmunes como la tiroiditis de Hashimoto.

Tiroiditis de Hashimoto y la resistencia a la insulina tienen síntomas comunes

La resistencia a la insulina se ha vuelto tan frecuente debido a nuestro moderno estilo de vida, falto de ejercicio diario y un consumo elevado de carbohidratos.
Resistencia a la hormona insulina - Síntomas de intolerancia al gluten
Las personas que siguen dietas libre de gluten comente el error de incluir una gran variedad de productos procesados etiquetados sin gluten:

  • Galletas.
  • Patatas fritas.
  • Dulces, etcetera.

Es importante entender que alimentos procesados, aunque estén libres de gluten siguen siendo comida chatarra.

Es decir, son ricos en carbohidratos que afectan el azúcar en la sangre y los niveles de insulina significativamente.

Esto conduce generalmente a síntomas que imitan a enfermedades de la tiroides haciendo creer que los síntomas se deben al hipotiroidismo de Hashimoto cuando de hecho realmente puede ser causado por resistencia a la insulina.

El estilo de vida imperante y la falta de ejercicio, provocan que el cuerpo libere cantidades anormales de insulina para contrarrestar el aumento del azúcar en la sangre causado por carbohidratos.

Una dieta rica en alimentos envasados y procesados (sin gluten o no) es potencialmente peligrosa para nuestra salud.

Síntomas comunes de la resistencia a la insulina

Comer, por lo general, no mejora estos síntomas:

  • Fatiga después de las comidas (éste es el síntoma característico).
  • Fatiga en general.
  • Hambre constante.
  • Antojos por dulces que no se satisfacen luego de comer dulces.
  • Necesidad de comer algo dulce después de las comidas.
  • Circunferencia de la cintura igual o mayor que la circunferencia de la cadera.
  • Micción frecuente.
  • Aumento del apetito y la sed.
  • Dificultad para perder peso.

El aceite de coco puede estimular la tiroides hasta el punto de aumentar la producción de hormonas tiroideas

La resistencia a la insulina es el precursor de muchas enfermedades

Finalmente, las células del cuerpo son abrumadas hasta el punto de no responder a la insulina y se vuelven «resistentes» a la señal.

La insulina es la «llave» que abre la puerta para la entrada del azúcar proveniente del torrente sanguíneo en la célula.

Como resultado, el azúcar no puede entrar en la célula, aumentando las ansias por carbohidratos, aumento de peso y fatiga.

Facilitar la acción de la insulina

La resistencia a la insulina es un precursor de la diabetes tipo 2, y está relacionada con muchas enfermedades crónicas, incluyendo:

  • Enfermedad cardíaca.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Artritis.
  • Enfermedad de Alzheimer.
  • Diabetes tipo 2.
  • Enfermedades cardíacas.
  • Síndrome de ovario poliquístico.
  • Otras condiciones crónicas de salud.

Pero como pronto aprenderás, los síntomas a menudo son confundido como síntomas de la enfermedad de la tiroides.

Desafortunadamente, la resistencia a la insulina es muy común, y también tiene varios nombres, como «síndrome metabólico», «síndrome X», «prediabetes«.

Top 12 señales de resistencia a la insulina

Los siguientes signos son indicadores potenciales de resistencia a la insulina sobre todo en las mujeres.

síndrome de ovarios poliquísticos, la inflamación y resistencia a la insulina
Ten en cuenta que no es necesario que todos ellos sean positivos para el diagnostico de resistencia a la insulina.

También, debes considerar que es fácil entender por qué algunos de estos síntomas a veces se relacionan con la función tiroidea baja.

Y, aunque podría ser el caso, es muy importante hacerse las pruebas necesarias para saber si el funcionamiento de la glándula tiroides es óptimo.

¡Nada de autodiagnosticarse!

1. Aumento de peso, especialmente alrededor del estómago y cintura

La insulina contribuye a que el cuerpo almacene grasa, así, los niveles elevados de insulina causada por resistencia a la insulina a menudo provocan aumento en la grasa corporal.

La cintura es la localización más común para acumular grasa corporal causada por resistencia a la insulina.

Las personas con resistencia a la insulina a menudo ganan peso y resulta imposible bajar de peso a pesar de comer menos y hacer más ejercicio.

2. Fatiga y resistencia a la insulina

El aumento en los niveles de insulina y la resistencia a la insulina hacen que el cuerpo sufra tensión, afectando de forma negativa los niveles de energía.

Las personas que logran revertir la resistencia a la insulina a menudo comentan el aumento de energía que experimentan cuando restauran la salud.

3. Síndrome de ovario poliquístico y prediabetes

Es importante entender que el síndrome de ovario poliquístico (SOP) tiene su origen en la resistencia a la insulina.
Resistencia a la insulina - El Síndrome de ovario poliquístico es un trastorno endocrino
Mejorar la sensibilidad a la insulina y el control de los niveles de insulina deben ser un objetivo primario.

4. DHEA o testosterona elevada y resistencia a la insulina

El aumento de peso inexplicable o repentino puede ser una señal de alarma para las mujeres.

No siempre significa comer alimentos ricos en grasas de forma excesiva, y tampoco significa que la ganancia de peso está relacionado con la tiroides.

El desequilibrio hormonal puede causar una producción excesiva de testosterona y aumento de peso posterior en las mujeres.

Reconocer los síntomas del desequilibrio hormonal puede ayudar a aprender cómo controlar el aumento de peso.

5. Sensación constante de somnolencia

Especialmente después de una comida copiosa.

La resistencia a la insulina a menudo eleva ligeramente los niveles de glucosa después de una comida rica en hidratos de carbono.

La digestión es prioridad, de ahí que el propio cuerpo se encargue de quitar energía de otros sistemas del cuerpo para ayudar a digerir la comida.

Esto, combinado con los efectos de pérdida de energía por los niveles elevados de azúcar en la sangre a menudo causan somnolencia.

6. Triglicéridos, colesterol elevado y resistencia a la insulina

El cuerpo produce triglicéridos a partir de los carbohidratos que comemos, no de las grasas consumidas.

Prediabetes precursor de la enfermedad del azúcar
Cuando el metabolismo del cuerpo es afectado negativamente por resistencia a la insulina, los niveles de colesterol y triglicéridos se elevan.

7. Presión arterial elevada

Una de las funciones menos conocidas de la insulina es su capacidad para controlar la presión dentro de los vasos sanguíneos.

Si el cuerpo no puede absorber insulina, el aumento en la presión arterial es un signo muy frecuente.

Mejorar la resistencia a la insulina debe ser la principal medida de acción para la mayoría de las personas que sufren presión arterial elevada.

8. Confusión mental o dificultad para concentrarse

Niveles elevados de insulina afectan los químicos del cerebro y el balance de neurotransmisores, que puede afectar negativamente la concentración.

9. Depresión

Debido en parte a los cambios físicos causados por resistencia a la insulina y en parte por los efectos que tiene la resistencia a la insulina en el equilibrio de neurotransmisores y química cerebral.

10. Aumento de hambre o antojos

cuando los niveles de insulina y azúcar en la sangre son elevados, incluso ligeramente, el cuerpo deja de convertir los alimentos en energía.

Lo que a su vez provoca una constante sensación de hambre o antojos por ciertos alimentos.

Especialmente carbohidratos o azúcar (pan, pasta, chocolate, galletas, pasteles, etc.).
Para minimizar el Aumento de peso por tiroides es vital Corregir cualquier desequilibrio hormonal existente
Es el cuerpo que indica la necesidad de combustible.

11. Niveles de insulina elevados en la sangre

No es un nivel elevado de azúcar en la sangre. Se trata de aumento en la insulina durante el ayuno.

Las personas con resistencia a la insulina a menudo tienen niveles de glucosa en ayuno normal, especialmente durante las primeras etapas de la prediabetes.

Un nivel de glucosa en ayuno no es un reflejo realista del estado normal del cuerpo, la mayoría de las personas comemos al menos tres veces al día.

Muy raramente dejamos pasar más de 6-8 horas entre comida y comida.

La mejor manera para detectar resistencia a la insulina es medir la cantidad de insulina circulando en el torrente sanguíneo.

Muchos laboratorios consideran que niveles de insulina tan altos como 18 son «normales».

Sin embargo, cambios sutiles de estilo de vida deben aplicarse tan pronto como sea posible para evitar que los niveles de insulina superen por encima de 8.

12. Enfermedad del hígado graso

Si se deja sin control, la resistencia a la insulina y niveles elevados de triglicéridos provocan depósitos de grasa en el hígado.

Estos depósitos de grasa pueden causar la enfermedad de hígado graso no alcohólica.

Azúcar EN La Piel
Siempre hay que tener en cuenta que cada uno de estos síntomas también pueden ser indicadores de otras condiciones de salud.

Haz los deberes y busca un médico bien informado sobre la resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina a menudo se puede invertir mediante simples modificaciones en el estilo de vida y hábitos alimenticios.

Espero que hayas encontrado este artículo útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Enfermedad de úlcera péptica – Causas, síntomas, diagnostico, tratamiento y prevención

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

¿Padeces resistencia a la insulina?

También te recomiendo leer:

¿Qué valores son normales del azúcar en la sangre?