Enfermedad de úlcera péptica – Causas, síntomas, diagnostico, tratamiento y prevención

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Una úlcera péptica es una enfermedad recurrente crónica asociada con la formación de llagas (heridas) en la membrana mucosa del estómago o el duodeno.
La úlcera péptica es una llaga en el revestimiento del estómago o en la parte superior del intestino delgado.
Una úlcera péptica puede ser úlcera duodenal o úlcera gástrica, según afecte al duodeno o al estómago.

La úlcera duodenal es más común que la úlcera gástrica. Esto se debe a la menor protección del duodeno contra la potencia del ácido clorhídrico.

Las personas más susceptibles de padecer úlceras pépticas son personas cuyo trabajo está asociado con estrés neurológico, especialmente en combinación con una pésima o nutrición irregular.

Por ejemplo, conductores de vehículos, controladores de tráfico aéreo.

Las úlceras duodenales son más frecuentes entre los jóvenes, especialmente en los hombres. La enfermedad se caracteriza por exacerbaciones estacionales (en primavera y otoño).

Recomendado: Características de los fibromas ováricos – métodos de tratamiento

Causas que pueden provocar que una persona sufra úlcera péptica

Las causas de las úlceras pépticas hasta la fecha no se han logrado establecer en su totalidad.

Sin embargo, se han encontrado numeroso factores que desempeñan un papel crucial en el desarrollo de la enfermedad.

Entre ellas, alteraciones en el estilo de vida. Por ejemplo:

  • El consumo constante de alimentos picantes y crudos.
  • Comer de forma apresurada.
  • Pausas muy prolongadas entre comidas.
  • Abuso de bebidas alcohólicas, café fuerte.
  • Sobrecarga psico-emocional (insuficiente descanso y sueño, largas horas de trabajo, estrés).

También tienen un papel importante, los factores hereditarios y constitucionales.
úlcera gástrica
Recomendado: Eczema atópico y seborreico ¿Cómo surge?

Los medicamentos pueden contribuir a desarrollar úlceras pépticas

El uso de medicamentos a largo plazo puede provocar el desarrollo de úlceras, puesto que pueden afectar la mucosa del estómago y del duodeno (ácido acetilsalicílico, rezerpina, cafeína, etcetera).

Se cree que un papel importante en el desarrollo de úlceras y su recurrencia, se debe a bacterias Campylobacter.

Dicha bacteria parásita la mucosa gástrica y aumenta la sensibilidad a los efectos del ácido clorhídrico gástrico.

El desequilibrio entre las propiedades agresivas del ácido estomacal y las capacidades defensivas de la mucosa del estómago y el duodeno, es un factor decisivo en el desarrollo de las úlceras pépticas.

Al debilitarse las propiedades protectoras de la mucosa, su capacidad para desarrollar mucosidad gástrica se reduce, lo que da como resultado:

  • Deterioro de la composición cualitativa de la mucosidad gástrica.

  • inhibición en la producción de bicarbonatos que forman parte del jugo gástrico y pancreático

  • Alteración en la regeneración de células epiteliales de la mucosa estomacal y del duodeno

  • Reducción del contenido de prostaglandinas, hasta el punto de reducir el flujo sanguíneo regional.

úlcera péptica - Los AINEs promueven el síndrome de intestino permeable
El sistema endocrino juega un papel importante en el desequilibrio entre las propiedades agresivas del jugo gástrico y la función de barrera de la mucosa.

En el desarrollo de la úlcera péptica, se debe presta mucha atención a los cambios en el sistema inmune.

Cómo distinguir una úlcera péptica de una úlcera aguda

La enfermedad ulcerosa presupone la presencia de un proceso crónico.

Por lo tanto, las úlceras agudas, que tienen relación con los síntomas, no siempre tienen que ver con úlceras pépticas.

Pero si la úlcera aguda no recibe tratamiento, puede llegar a ser crónica. En este caso, se habla de úlcera péptica.

Úlceras agudas sintomáticas

Característica de una úlcera aguda son la necrosis y la destrucción del epitelio de la membrana mucosa, así como de la submucosa y, en algunas ocasiones las capas musculares.

La curación de la úlcera ocurre cuando se regenera el tejido. O sea que no hay reemplazo de las capas dañadas con tejido conectivo, y no se produce cicatrización.

Las úlceras sintomáticas ocurren en el contexto de trastornos de la microcirculación en la mucosa.

O, por ejemplo, como un efecto secundario del uso de fármacos antiinflamatorios no esteroideos, hormonas, salicilatos.

Cuáles son las causas que origina las úlceras crónicas

El desequilibrio entre la protección de la mucosa gástrica y el ácido estomacal conduce a una mayor secreción de pepsina y ácido clorhídrico y al aumento en su acción agresiva.

La protección de la mucosa gástrica, es insuficiente ante una cada vez mayor secreción de pepsina y ácido clorhídrico.

Y, por supuesto, la agresión que sufre es mayor. Este proceso causa daño a la estructura de la capa mucosa.

La causa principal de enfermedad ulcerosa es la infección por bacteria Helicobacter pylori.
úlcera duodenal - Dolor abdominal infecciones por H Pylori
El crecimiento excesivo de Helicobacter pylori afecta el sistema digestivo debido a que:

  • Produce enzimas específicas.
  • Altera los procesos metabólicos en el estómago.
  • Promueve una mayor secreción de ácido clorhídrico.
  • Ralentiza la producción de moco.

Alterando el equilibrio de protección y agresión, así como la formación de úlceras.

Las úlceras pueden ser simples o múltiples.

Una imagen típica de una úlcera crónica es la necrosis de las glándulas de la membrana mucosa, un cambio en la estructura del epitelio (benigno) y la proliferación del tejido conectivo.

Formando cicatrices en la zona donde se produjeron las úlceras.

Recomendado: 6 causas de menopausia precoz + 5 formas de contrarrestar los síntomas

Factores que contribuyen a la aparición de úlceras pépticas

Ni la úlcera de estómago ni la úlcera duodenal pueden aparecer sin influencia de factores adicionales.

Por lo general, una combinación de varios factores conduce al desarrollo de la úlcera péptica.

Los principales son:

  • Gastritis crónica, duodenitis o gastroduodenitis.

  • Consumo excesivo de platos picantes, comidas demasiadas frío o muy caliente.

  • Alteración de la dieta. Comer en exceso, mala masticación, no dar al cuerpo el tiempo necesario para digerir los alimentos, no evacuar a tiempo, lo que conduce a una interrupción en el proceso digestivo.

  • Alteración de la microcirculación sanguínea. La membrana mucosa tiene una densa red de capilares sanguíneos. Tan pronto como la circulación de la sangre se altera, la membrana mucosa deja de realizar funciones de protección en su totalidad.

  • Sobreesfuerzo constante del sistema nervioso, estrés emocional, ansiedad frecuente. En este caso, no solo no disminuyen las propiedades protectoras del cuerpo: una persona tiene apetito o come de forma excesiva, lo que, una vez más, es una alteración de la dieta normal. Además se alteran las funciones del sistema nervioso autónomo, responsable de regular la actividad del sistema digestivo.

  • Predisposición hereditaria

  • Uso a largo plazo de ciertos medicamentos (antiinflamatorios no esteroideos, analgésicos, hormonales, etc.).

  • El consumo excesivo de café predispone a la formación de jugo gástrico excesivo.

  • Consumo frecuente o regular de bebidas alcohólicas. El alcohol reduce significativamente las propiedades protectoras de las membranas mucosas.

  • Fumar, las resinas con sustancias cancerígenas, llegan junto con la saliva hasta el tracto digestivo. Al fumar aumenta la producción de jugo gástrico, el daño es mayor al fumar con el estómago vacío. Si no dejas de fumar durante el tratamiento, reduces significativamente su efectividad.

Recomendado: ¿Qué tanto afecta el déficit de hierro cuando padeces una enfermedad de la tiroides?

infecciones por H Pylori - Úlceras pépticas

Síntomas típicos de la enfermedad de úlcera péptica

Muy rara vez ocurre una úlcera péptica sin ningún síntoma.

La mayoría de los síntomas son tan pronunciados que sencillamente es imposible no notarlos:

  • Dolor de naturaleza estacional, en la primavera y el otoño, durante los períodos de exacerbaciones, el paciente se queja de calambres o dolores en el epigastrio, asociados con la comida. El dolor aparece después de media hora u hora después de haber comido, con úlcera estomacal y después de dos o tres horas con úlcera duodenal (dolores tempranos y tardíos). El dolor puede aparecer a la izquierda o a la derecha de la línea media del abdomen, a veces se nota en el área del pecho, la región del hombro izquierdo, en la parte posterior. La localización del dolor depende de dónde se originó la úlcera.

  • Incomodidad en el tracto gastrointestinal. Puede ser acidez estomacal, náuseas, eructos agrios, vómitos. Estas manifestaciones se llaman síndrome dispéptico. La dispepsia incluye el estreñimiento, uno de los signos característicos que acompañan a la úlcera péptica.

Recomendado: Neumonía bacteriana ¿Es contagiosa? Causas, síntomas y transmisión

Complicaciones debidas a úlceras pépticas

Las complicaciones de la úlcera péptica, por regla general, requieren intervención quirúrgica.

Las complicaciones más comunes de la úlcera péptica son:

Sangrado por úlcera péptica

De todas las complicación causadas por las úlceras pépticas, el sangrado es la más común, ocurre en 15-20% de los pacientes.

Es una complicación peligrosa que surge del daño causado por la úlcera en las paredes del vaso.

Clínicamente, se manifiesta con vómitos cuyo contenido se asemeja a posos de café y (o) heces negras alquitranadas (melena).

La aparición en las masas eméticas de impurezas en la sangre puede indicar un patrón de hemorragia masiva o una baja secreción de ácido estomacal.

A veces, la hemorragia puede manifestarse inicialmente como síntomas generales de hemorragia gastrointestinal:

  • Debilidad.
  • Mareos.
  • Caída de la presión arterial.
  • Piel pálida, etc.

En cambio, los signos directos, por ejemplo melena (heces con «sangre digerida» y oscura), aparecen solo después de unas pocas horas.

La sangre puede permanecer en el estómago o en el intestino, antes de ser expulsadas en forma de heces negras, viscosas y malolientes (melena).

Perforación por úlcera péptica

La perforación de la úlcera ocurre en 5-15% de los pacientes, por lo general en los hombres, apareciendo en algunos pacientes como el primer síntoma de la enfermedad.
Dolor abdominal por úlcera péptica
Los factores predisponentes pueden ser sobreesfuerzo físico, consumo exagerado de alcohol, comer en exceso.

Signo de perforación de la úlcera – dolor agudo («daga perforante») en la región epigástrica, a menudo acompañado por el desarrollo de colapso, vómitos.

Lo repentino e intenso del dolor no se manifiestan en tal medida con ninguna otra enfermedad.

Los músculos de la pared abdominal anterior se notan sumamente tensos, marcada sensibilidad al tacto, síntomas de irritación peritoneal (Síntoma Shchetkin-Blumberg).

Así como la desaparición de la matidez hepática (hepatomegalia).

A veces después de un breve período de mejora imaginaria, se desarrolla un cuadro clínico de peritonitis difusa.

Se forma, además, un orificio que conecta la pared del órgano con el contenido gástrico en la cavidad abdominal.

Su apariencia recuerda a la peritonitis.

Penetración de úlcera péptica

La penetración de la úlcera puede ir más allá de las paredes del estómago o el duodeno en los órganos circundantes (páncreas, epiplón, hígado y conductos biliares, etc.).

Se manifiesta porque el dolor se vuelve permanente, irradiándose hacia una u otra región (por ejemplo, en la punción lumbar de la úlcera del páncreas).

La temperatura corporal aumenta a cifras subfebriles, se observa leucocitosis, aumento en la VSG.

En el caso que la úlcera avance y afecte órganos adyacentes (por ejemplo, el páncreas), puede provocar mayor daño (pancreatitis, prancreonecrosis).

Recomendado: Hepatitis B

Estenosis (constricción)

La estenosis del píloro se desarrolla como resultado de la cicatrización de las úlceras localizadas en el canal pilórico o en la parte inicial del duodeno.

Así como también en pacientes que se han sometido a operación de sutura de la perforación de la úlcera de esta región.
Síntomas típicos de la enfermedad de úlcera péptica
Los pacientes se quejan de incomodidad en la región epigástrica, acompañada de eructos con olor a sulfuro de hidrógeno, vómitos (a veces la comida de la víspera).

Cuando se examina, se detecta peristalsis convulsiva visible.

La progresión del proceso conduce al agotamiento de los pacientes, alteraciones graves del equilibrio agua-electrolito.

En la salida gástrica hay cambios inflamatorios y cicatriciales.

Recomendado: Disnea del sistema respiratorio – Enfermedad pulmonar intersticial

Degeneración de úlcera péptica en cáncer

Una complicación rara, pero posible, es el desarrollo de cáncer.

La malignización, típica en úlceras gástricas, puede ir acompañada de:

  • Cambios en los síntomas, como la pérdida de frecuencia y la estacionalidad de los brotes.
  • Cambios en la conexión del dolor con la alimentación.
  • Pérdida del apetito.
  • Aumento del cansancio.
  • Desarrollo de anemia.

Recomendado: 10 Maneras de curar la anemia de forma natural

Diagnostico de úlcera péptica

El diagnostico se basa en el historial, cuadro clínico, resultados de exámenes, laboratorios y estudios instrumentales.

En el historial médica se debe prestar atención:

  • Enfermedades previas (ej. gastritis, duodenitis).
  • Cargas neuroemocionales, incluyendo aquellas relacionadas con actividades profesionales.
  • Dieta.
  • Tabaquismo.
  • Abuso de alcohol.
  • Estacionalidad de los brotes.
  • Ansiedades heredadas.

Al evaluar las quejas de los pacientes la mayor importancia se debe dar a la periodicidad y al ritmo característico del dolor.

Al palpar el abdomen durante un brote, a menudo es posible detectar sensibilidad local en la región epigástrica, que puede ir combinada con resistencia moderada de los músculos de la pared abdominal anterior.

Es posible detectar una zona de dolor, que se amplifica al toque, un síntoma positivo de Mendel.

También se puede notar dolor en el lado izquierdo o derecho de la columna vertebral cuando se aplica presión en la región de las vértebras torácicas y lumbares (punto de Boas).

Un factor importante en el diagnóstico de la enfermedad ulcerosa es el análisis de sangre oculta en las heces.

Resultados positivos repetidos de las reacciones de Gregersen y Weber (con exclusión de otras causas de hemorragia) pueden servir para confirmar los brotes de la enfermedad.

Uno de los principales métodos de diagnóstico de enfermedad de úlcera péptica y sus complicaciones son los rayos x.
Tratamiento de la enfermedad de úlcera péptica
El diagnóstico de enfermedad de úlcera péptica por rayos x se basa principalmente en:

  • La identificación de signos radiológicos directos.
  • Nichos.
  • Deformación cicatrical ulcerosa del revestimiento afectado, ya sea del estómago o del duodeno.

Recomendado: ¿Qué indica el color de la mucosidad?

Tipos de nichos en úlcera péptica

El nicho es una imagen de rayos X que muestra ulceración en la pared del órgano hueco lleno de material radiopaco y una zona marginal causada por inflamación y cambios funcionales en tejidos adyacentes a la úlcera

Los signos radiográficos indirectos de úlceras de la zona gastroduodenal son causados por alteración del tono, de las funciones secretorias y de evacuación motora del estómago y el duodeno.

Así como por la presencia de gastritis concomitante (gastroduodenitis) y dolor local a la palpación.

Desde el punto de vista morfológico: hay tres tipos de nicho

  1. Ulceras simples: Tiene bordes poco marcados
  2. Ulceras callosas: bordes muy definidos con gran valla periulcerosa, casi siempre acompañadas de espasmo oponente.
  3. Ulcera penetrante: muy profunda y origina una cavidad fuera del estómago, sus paredes están formadas por los órganos vecinos.

Recomendado: Enfermedades autoinmunes – ¿Cómo se desarrolla la inmunidad?

Diagnóstico según la localización de las úlceras gástricas

Con úlcera estomacal, el nicho de alivio tiene forma redonda u ovalada, bordes lisos e iguales. Alrededor de él hay un defecto de relleno en forma de halo, correspondiente a la zona de inflamación.

En el caso de úlceras recurrentes crónicas, las evidencia radiográficas son importantes.

La convergencia de los pliegues de la membrana mucosa hacia el nicho, también es otra evidencia importante.

Cuando la úlcera se localiza en la curvatura menor, se detecta espasmo local contorneando la curvatura a nivel de nicho.

Con úlceras de la parte antral del estómago, es posible el espasmo circular.

En las úlceras del compartimiento subcardial, el estómago, debido al espasmo de músculos predominantemente oblicuos, puede recordar a un reloj de arena.

La forma y tamaño del espasmo cambian, debido a la compresión de la pared abdominal, así como bajo la influencia de agentes espasmolíticos.

El aumento en la secreción, debido a la úlcera péptica, se detecta mediante rayos X por la existencia de una capa de líquido y moco sobre la masa de contraste (capa intermedia).

La úlcera péptica por lo general retrasa el vaciado del estómago debido a la hipersecreción de ácido clorhídrico y al espasmo del píloro.

Sin embargo, en algunos casos, se puede observar una evacuación rápida del contenido del estómago y la abertura del píloro.

La gastritis antral asociada y la duodenitis se manifiestan principalmente en la fase de exacerbación de la úlcera péptica.

El valor diagnóstico es la presencia de un punto de dolor constante en determinada zona del estómago, moviéndose junto con el órgano al palpar o al cambio de posición del paciente.

Recomendado: Tumores del bazo: ¿Qué son, cómo se manifiestan?

Diagnóstico de úlcera duodenal

Las úlceras del duodeno se localizan por lo general a lo largo de la pequeña curvatura del bulbo duodenal.

infecciones por H Pylori - endotoxinas
Con el paciente en posición decubito supino, la úlcera tiene forma de un punto de contraste de rayos X, rodeado por una zona de inflamación de la mucosa en forma de iluminación.

Si el paciente está de perfil, en la mayoría de los casos, la úlcera asemeja una protuberancia cónica en el bulbo duodenal.

El bulbo duodenal puede estar deformado por distintos factores, entre ellos:

  • Cicatrices y protuberancias en la pared.
  • Acortamiento de una de las paredes.
  • Alargamiento o ensanchamiento de las úlceras.
  • Existencia de espasmo local.
  • Hinchazón de la mucosa en el área de la úlcera.

En esta localización, son raras las úlceras penetrantes de grandes dimensiones.

A veces se encuentran úlceras dobles (úlceras «besantes») ubicadas en las paredes opuestas del duodeno.

Las úlceras postbulbares que se presentan con mayor frecuencia en hombres generalmente se localizan a lo largo del borde interno de la parte superior horizontal o descendente del duodeno.

En el proceso de curación las úlceras postbulbares pueden desarrollar estenosis cicatricial.

La señal radiológico de la perforación es la acumulación de gas libre en la cavidad abdominal, la penetración se acompaña de restricción en el desplazamiento del estómago o el duodeno,

Puede haber perivisceritis, caracterizada por deformación y disminución de la movilidad del órgano afectado. Las mismas características se observan con cambios cicatriciales.

Recomendado: 6 causas de menopausia precoz + 5 formas de contrarrestar los síntomas

Examen endoscópico de las úlceras

El examen por endoscópica desempeña un papel clave en el diagnostico de úlceras y de sus complicaciones, permite:

  • Confirmar o descartar el diagnostico de úlcera péptica.
  • Determinar exactamente la localización, forma, profundidad y tamaño de la úlcera.
  • Evalúar la condición del fondo y los bordes de la úlcera.
  • Identificar cambios concomitantes en la membrana mucosa.
  • Detectar alteraciones en el funcionamiento del estómago y el duodeno.
  • Proporcionar capacidad para monitorear la dinámica del proceso.

Un valor diagnóstico adicional permite:

  • Estudiar el funcionamiento del estómago en la formación de ácido péptico.
  • La evaluación de la mucosa gástrica.
  • Estudiar la motilidad gástrica y duodenal por medio de radiografías.
  • Determinar el nivel sérico de gastrina, etc.

Recomendado: 9 cosas que deben saber las personas que padecen autoinmunidad

Diagnóstico diferencial especialmente con pancreatitis y colecistitis crónica

En la colecistitis crónica, el dolor por lo general ocurre después del consumo de alimentos grasos o fritos.

Dolor que se localiza en el cuadrante superior derecho, no tienen periodicidad clara, los antiácidos no proporcionan alivio.

Con pancreatitis crónica, los dolores se localizan principalmente en el hipocondrio izquierdo o derecho.

Dolores que aumentan poco después de comer, acompañados por alteración de la función intestinal.

En ambos casos, los brotes no muestran estacionalidad.

La úlcera péptica también se diferencia con gastritis, duodenitis, gastroduodenitis, colitis crónica, etc.

En este caso, el principal criterio de diagnóstico diferencial es la detección de úlceras o deformaciones cicatriciales y ulcerosas en el estómago o el duodeno.

Al detectar una úlcera péptica, es necesario realizar un diagnóstico diferencial con úlceras sintomáticas, así como excluir las formaciones malignas.

En el diagnóstico diferencial de úlcera péptica se deben distinguir:

  • Úlcera benigna y formación ulcerosa primaria de cáncer de estómago.
  • Localización de ulceración en la gran curvatura del estómago.
  • Aumento de la tasa de sedimentación eritrocítica (ESR).
  • Aclorhidria.
  • Resistencia a la histamina.

Úlcera péptica - Principales causas para tener el ácido estomacal bajo
Las úlceras malignas generalmente tienen forma irregular, margen nudoso desigual.

La membrana mucosa alrededor de la úlcera está infiltrada, se puede observar rigidez de la pared del estómago en la zona de ulceración.

El papel decisivo lo desempeña el examen histológico del material obtenido mediante biopsia dirigida.

Dado los posibles resultados falsos negativos, la biopsia debe repetirse muchas veces, hasta que la úlcera esté completamente curada.

En cada procedimiento, es necesario examinar al menos 3-4 piezas de tejido obtenidas de diferentes partes de la úlcera.

Tratamiento de la úlcera péptica

El tratamiento se basa en el principio de influir en los distintos factores que dan origen a la úlcera péptica.

Es un tratamiento complejo, el cual incluye el uso de medicamentos y otros factores como ser:

  • Nutrición terapéutica
  • Dejar de fumar y de beber alcohol.
  • Normalización del régimen de trabajo y descanso.
  • Eliminación de drogas ulcerogénicas (ácido acetil salicílico, esteroides, y antinflamatorios no esteroideos), etcétera.

Los pacientes con úlcera péptica moderada en la mayoría de los casos reciben terapia conservadora, la cual se lleva a cabo paso a paso.

Cuando la enfermedad por úlcera péptica empeora, los pacientes deben ser hospitalizados para recibir tratamiento y protección con la máxima limitación de cargas físicas y emocionales.

Cuando la agravación cede, los pacientes pueden ser transferidos a rehabilitación.

Recomendado: Hipotiroidismo en la infancia

Nutrición con úlceras

Los alimentos deben ser fraccionados (5-6 veces al día), y deben ser acordes con el estado del paciente.

Razón por la cual se excluyen:

  • Alimentos fritos.
  • Verduras crudas y frutas que contengan fibra vegetal gruesa (nabos, repollo, peras, duraznos, etc.).
  • Adobos.
  • Encurtidos.
  • Productos ahumados.
  • Caldos fuertes.
  • Especias.
  • Bebidas carbonatadas.
  • Café.
  • Cacao.

Úlcera esofágica
Los alimentos deben ser ricos en proteínas y vitaminas.

La leche y los productos lácteos son preferibles, por la mañana huevo hervido y avena o gachas de sémola.

La carne y el pescado deben ser preparados al vapor, manzanas, remolachas, zanahorias, basta con quitarles las cáscaras.

Recomendado: Prediabetes a profundidad – diagnostico y medidas para ralentizar su progresión a diabetes

Preparaciones para el tratamiento de la úlcera péptica

Cuando el estado funcional del sistema nervioso central hasta el punto de estr alterado y causar:

  • Aumento de la excitabilidad.
  • Trastornos del sueño, etc.

Es aconsejable usar sedantes (por ejemplo, extracto de valeriana), el médico puede prescribir tranquilizantes (fenazepam, mesapam, etc.).

En pacientes con úlceras en el duodeno, los colinolíticos de acción periférica a menudo se combinan con agentes antiácidos:

  • Óxido de magnesio.
  • Carbonato cálcico.
  • Nitrato de bismuto.
  • Hidróxido de aluminio.
  • Fosfato de aluminio.

Se recomienda usar después de una hora y media hasta dos horas después de comer, cronometrando su efecto en el momento del dolor.

Lo mismo aplica en el caso de úlceras gástricas que se producen en el contexto de secreción de ácido clorhídrico preservada y aumentada.

Recomendado: ¿Qué riesgos existen con la cirugía de la tiroides?

Tratamiento quirúrgico de la úlcera péptica

El tratamiento quirúrgico de la úlcera péptica se lleva a cabo de acuerdo con las indicaciones absolutas y relativas.

Las indicaciones absolutas incluyen:

  • Perforación de la úlcera.
  • Hemorragia digestiva profusa.
  • Estenosis descompensada del píloro.
  • Malignidad de la úlcera.

Las indicaciones relativas son:

  • Úlceras gastroduodenales penetrantes.
  • Úlceras callosas del estómago.
  • Deformaciones cicatriciales.
  • Úlceras severas del estómago y el duodeno.

Acompañadas de alteración en el funcionamiento de evacuación del estómago, así como hemorragia gastrointestinal repetida.

El tratamiento quirúrgico también se considera con úlcera péptica recurrente, úlceras cicatriciales a largo plazo del estómago y el duodeno.

Con úlceras penetrantes, la cirugía se puede realizar de forma planificada, en cambio, con perforación, se debe intervenir de emergencia.

Recomendado: Dolor de ovarios después del período menstrual – Relaciones sexuales dolorosas

Pronóstico de la enfermedad de úlcera péptica

El pronostico depende en muchos aspectos de:

  • Edad y sexo del paciente.
  • Localización del proceso ulcerativo.
  • Características de las complicaciones.
  • Enfermedades concomitantes.
  • Condiciones de trabajo y de vida.

Úlcera duodenal - mucosidad sinusitis
Con reconocimiento oportuno y tratamiento complejo a gran escala en ausencia de complicaciones, generalmente es favorable. Posiblemente, el paciente se recupere por completo.

La prevención tiene como objetivo eliminar los posibles factores etiológicos de la ulceración:

  • Eliminación del tabaquismo y el alcohol.
  • Organización del régimen de trabajo y descanso.
  • Nutrición adecuada.

Los pacientes con enfermedad de úlcera péptica deben estar bajo supervisión clínica.

El tratamiento anti-recaída debe ser integral, de larga duración.

Tratamientos que duran de 1.5 a 2 meses durante al menos 5 años desde el último brote.

En el curso normal de la enfermedad, los tratamientos anti-recaída se llevan a cabo 2 veces al año calculando la fecha más probable de recaída.

Es decir, en primavera y otoño, con brotes frecuentes y prolongados, 3-4 veces al año.

Espero que hayas encontrado este artículo útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Causas y síntomas de migraña ¿Cómo se puede tratar?

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

¿Sufres úlcera péptica?

También te recomiendo leer:

Úlcera péptica - Causas, Síntomas, Tratamiento y Prevención

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *