Bocio tóxico difuso (Tirotoxicosis)

[Total: 2   Promedio: 3/5]

El bocio tóxico difuso o hipertiroidismo autoinmune ( enfermedad de Graves Basedow ) es una enfermedad causada por la secreción excesiva de hormonas tiroideas debido al agrandamiento difuso de la glándula tiroides.

bocio tóxico difuso

Esta es la enfermedad más común que se manifiesta por el síndrome de tirotoxicosis y que representa hasta el 80% de todos los casos.

El problema radica en el aumento en las concentraciones de hormonas tiroideas T4 libre y T3.

Los términos «bocio tóxico difuso» y «tirotoxicosis» o «hipertiroidismo» a menudo se utilizan indistintamente en la literatura.

Sin embargo, estas nociones son ambiguas.

El término «tirotoxicosis» es aplicable al estado patológico. Es decir, a las manifestaciones clínicas y bioquímicas que están relacionadas con niveles elevados de hormonas tiroideas en la sangre.

La tirotoxicosis también incluye condiciones en las que existen manifestaciones clínicas y bioquímicas debidas al exceso de hormonas tiroideas en sangre sin tener en cuenta la génesis del aumento de su nivel.

El término «hipertiroidismo» solo es válido en aquellos casos en que los niveles elevados de hormonas tiroideas en la sangre es consecuencia de una mayor secreción de hormonas tiroideas.

La causa de la tirotoxicosis son múltiples enfermedades

La forma clínica más frecuente del hipertiroidismo es el bocio tóxico difuso o enfermedad de Graves Basedow y se debe a la producción excesivamente elevada de hormonas tiroideas.

Y, la causa más común de tirotoxicosis es el bocio tóxico difuso; representa del 60 al 90% de los casos (la frecuencia depende del grupo de edad y la ubicación).

bocio tóxico difuso - tirotoxicosis

En segundo lugar, en frecuencia, el bocio tóxico multinodular y el adenoma tóxico de tiroides, que representan el 10–40% de los casos de tirotoxicosis.

Ambas enfermedades son más comunes en ancianos.

Del 5 al 20% de los casos de tirotoxicosis son causados ​​por tiroiditis (granulomatoso subagudo y linfocítico subagudo).

Otras causas de tirotoxicosis, incluida la sobredosis de levotiroxina (un fármaco utilizado para el hipotiroidismo) son mucho menos comunes:

  • Tiroiditis subaguda (primeras 1-2 semanas).
  • Tiroiditis posparto (silenciosa).
  • Enfermedad de Hashimoto autoinmune (fase de hipertiroidismo).
  • Radiación.
  • Adenoma hipofisario productor de TSH (Tirotropinoma).
  • Síndrome de secreción no regulada de TSH.
  • Cáncer folicular de tiroides y sus metástasis.
  • Bocio ectópico (estruma ovárico).
  • Consumo excesivo de yodo (enfermedad a base de yodo).
  • Tumores trofoblásticos que secretan gonadotropina coriónica.
  • Tirotoxicosis iatrogénica y «artificial» o «condicionada»..

Síntomas bocio tóxico difuso

El cuadro clínico y la gravedad de la tirotoxicosis dependen de la edad del paciente, las enfermedades concomitantes y la tasa de desarrollo de la enfermedad.

Enfermedad de Graves” se usa en la literatura en inglés y castellano "Síndrome de Basedov" en países de habla alemana. El término bocio tóxico difuso se adopta en la endocrinología de países como Rusia.
Enfermedad de Graves” se usa en la literatura en inglés y castellano «Síndrome de Basedov» en países de habla alemana. El término bocio tóxico difuso se adopta en la endocrinología de países como Rusia.

Los síntomas pueden aumentar gradualmente o en oleadas y en un rango de gravedad desde apenas perceptible hasta grave.

Quejas típicas:

  • Irritabilidad.
  • Excitabilidad.
  • Agitación.
  • Insomnio.
  • Temblor en las manos.
  • Sudoración.
  • Palpitaciones.

A menudo hay pérdida de peso e intolerancia al calor y picazón.

Por lo general, puede ser difícil para los pacientes subir escaleras y levantarse de una silla, manifestación de debilidad muscular.

El aumento de la actividad intestinal puede conducir a heces frecuentes y, en algunos casos, a trastornos de diarrea y absorción. La angina puede empeorar.

En las mujeres, ocurren problemas menstruales, en los hombres: disminución del deseo sexual e impotencia.

Menos frecuentes pero posibles son: náuseas, vómitos y problemas para tragar.

Migraña Los vómitos son un acto reflejo del cual se vale el organismo para expulsar sustancias dañinas
La migraña puede causar depresión, euforia, irritabilidad, inquietud, lentitud mental, hiperactividad, fatiga

Disnea de esfuerzo debido al aumento del consumo de oxígeno y debilidad de los músculos respiratorios.

Ocasionalmente, su causa es una compresión traqueal debido al tamaño del bocio.

En la mayoría de los pacientes con bocio tóxico difuso, ambos lóbulos tiroideos están agrandados de manera uniforme, densos e indoloros.

En la tiroiditis linfocítica crónica, el hierro es especialmente denso.

El hierro suele ser asimétrico, grumoso, cuya consistencia es heterogénea en pacientes con bocio tóxico multinodular.

El adenoma tóxico es, por regla general, un solo nodo con un diámetro superior a los 3 cm.

La sensibilidad de la glándula tiroides en la palpación levanta sospechas de tiroiditis granulomatosa subaguda.

Síntomas cardíacos debidos a la tirotoxicosis

Los síntomas cardíacos son causados por:

  • La acción directa de las hormonas tiroideas en el sistema cardiovascular.
  • El aumento en el metabolismo basal.
  • El aumento en el consumo de oxígeno.

Se caracterizan por taquicardia sinusal, aumento de la presión arterial sistólica (superior).

bocio tóxico difuso - yodo radiactivo

Además de la taquicardia sinusal, las arritmias cardíacas son más frecuentes en la tirotoxicosis.

En un 10 a 25% de los pacientes existen otras arritmias, especialmente la fibrilación auricular.

La fibrilación auricular es más común en ancianos y es la principal manifestación de tirotoxicosis.

Pruebas de laboratorio y estudios instrumentales para el bocio tóxico difuso

Los síntomas de tirotoxicosis son niveles elevados de hormonas tiroideas y niveles bajos de la hormona estimulante de la tiroides (TSH).

Tanto los niveles de la T4 como la T4 libre y la T3 libre cambian; a veces hay aumento en el nivel de solo una hormona.

El aumento en la concentración de la globulina fijadora de tiroxina (TBG) o su afinidad con la T4, que ocurre en el embarazo y con la terapia de sustitución con estrógeno, puede aumentar la T4 total al nivel característico de la tirotoxicosis.

Se detectan anticuerpos antitiroideos (contra la tiroglobulina y el yoduro peroxidasa) en aproximadamente el 70% de los pacientes con bocio tóxico difuso.

La determinación de anticuerpos no es necesaria, pero ayuda a hacer un diagnóstico, especialmente en ausencia de daño ocular (oftalmopatía).

anticuerpos tiroideos
anticuerpos-tiroideos

Tratamiento del bocio tóxico difuso

El curso de la tirotoxicosis en el bocio tóxico difuso se caracteriza por períodos de exacerbaciones y remisiones, aunque también hay un curso progresivo constante y ataques únicos.

No existe una cura dirigida a la causa de la enfermedad, y es imposible curar realmente el bocio tóxico difuso.

Por lo tanto, el tratamiento apunta a reducir los niveles de hormonas tiroideas en la sangre, ya sea suprimiendo su síntesis o destruyendo el tejido tiroideo.

Hay tres formas principales de lograr este objetivo:

  1. Medicamentos antitiroideos.
  2. Yodo radioactivo.
  3. Intervención quirúrgica para extirpar parte o toda la glándula tiroides.

Los medicamentos antitiroideos, que suprimen la síntesis de hormonas tiroideas, le permiten cambiar el curso de la enfermedad y provocar la remisión de la tirotoxicosis.

El tratamiento con yodo radioactivo y la cirugía reducen la cantidad de tejido tiroideo.

La elección del tratamiento debe ser individual; está determinado por los deseos del paciente y la existencia de cirujanos experimentados.

Fármacos antitiroideos para el tratamiento del bocio tóxico difuso

La dosis inicial habitual de tiamazol (Mercazolil) es 20-40 mg / día por vía oral en una dosis, propiltiouracilo (Propitsil) 300-450 mg / día por vía oral en 2-3 dosis.

Con la tirotoxicosis severa, así como con un bocio muy grande, pueden requerirse dosis más elevadas.

Al alcanzar el estado eutiroideo (normalización de los niveles de hormona tiroidea), generalmente después de 12 semanas, se puede reducir la dosis de agente antitiroideo.

Las dosis de mantenimiento son de 5 a 10 mg / día para tiamazol y de 50 a 200 mg / día para propiltiouracilo.

Luego se recomiendan controles médicos cada 3 meses.

Un año después de haber dejado de tomar el fármaco, la remisión persiste en 10 a 90% de los pacientes (en promedio 50%).

Cuanto más dure el tratamiento, más probable será la remisión.

El bocio tóxico difuso recurrente usualmente ocurre en los primeros meses después de dejar el fármaco.

En tales casos, es mejor recurrir a un tratamiento radical, pero también puede se prescribir un segundo tratamiento con medicamentos antitiroideos.

El uso a largo plazo de medicamentos antitiroideos se considera seguro en pacientes que no pueden mantener la remisión después de suspender el medicamento y no aceptan ser tratados con yodo radioactivo ni someterse a una cirugía.

Efectos de los medicamentos para la tiroides

Los pacientes que han entrado en remisión deben someterse a exámenes de detección de recaídas cada 3-6 meses o cuando aparecen los síntomas.

Relacionado: ¿Cuánto tiempo lleva notar los efectos del medicamento para la tiroides?

Efectos secundarios de los medicamentos antitiroideos

El peor efecto secundario de los medicamentos antitiroideos es la agranulocitosis (una reducción crítica en el número de neutrófilos en la sangre), que generalmente (pero no siempre) se desarrolla en los primeros 3 meses de tratamiento.

El propiltiouracilo y el tiamazol causan agranulocitosis con la misma frecuencia: 0,1 a 0,5%.

El riesgo de agranulocitosis causada por el tiamazol depende de su dosis; a dosis inferiores a los 30 mg / día, este efecto secundario rara vez se observa.

Para el propiltiouracilo, no se observa dependencia de la dosis.

Se advierte a cada paciente que si aparece fiebre o dolor de garganta, es necesario dejar de tomar el medicamento antitiroideo y consultar a un médico de inmediato.

  • Toda la información en TEMAS SOBRE SALUD es de carácter informativo y no una guía para la acción!
  • ¡Solo un médico puede darte un diagnóstico preciso!
  • ¡Te pido amablemente que evites automedicarte y busques un especialista! ¡Salud para ti y tus seres queridos!
  • ¡No pierdas la fe!

Tratamiento de la tirotoxicosis con yodo radiactivo

El yodo radioactivo es ‘capturado’ por la glándula tiroides y destruye células y tejidos.

Muchos médicos prefieren este método de tratamiento, especialmente en los ancianos.

El yodo radioactivo no se prescribe a:

  • Niños.
  • Mujeres embarazadas.
  • Lactantes.
bocio tóxico difuso

La normalización de la función tiroidea y el nivel de TSH usualmente ocurre en 1 a 2 meses.

Pero, en algunas ocasiones puede llegar a necesitar un año.

Con raras excepciones, se prescribe una dosis repetida de yodo radiactivo no antes de 3 a 6 meses después de la primera.

Tratamiento quirúrgico del bocio tóxico difuso

La resección subtotal de la glándula tiroides se realiza en:

  • Pacientes con bocio de grandes dimensiones.
  • Niños con alergias a los medicamentos antitiroideos.
  • Mujeres embarazadas que son alérgicas a los medicamentos antitiroideos (generalmente en el segundo trimestre).
  • Pacientes que prefieren la cirugía al tratamiento con medicamentos antitiroideos y yodo radiactivo.

Las complicaciones más frecuentes de la resección subtotal de la glándula tiroides son el cambio de la voz debido al daño al nervio laríngeo recurrente y al hipoparatiroidismo.

Si la cirugía de la tirodes es realizada por un cirujano experimentado, la frecuencia de estas complicaciones es mínima (menos del 1%).

Aproximadamente el 5% de los pacientes experimentan tirotoxicosis recurrente, aproximadamente el 60% de ellos desarrolla hipotiroidismo.

resección subtotal de la glándula tiroides

Medidas de estilo de vida

La profilaxis del bocio tóxico difuso se reduce al régimen general de higiene y eliminación de las tensiones.

Las mujeres merecen especial atención durante el período crítico de la primera menstruación y la menopausia.

Es importante un régimen delicado, especialmente en el período de agravamiento.

La paz física y emocional en el hogar, mejor si es alejado de grandes ciudades, medio ambiente en un círculo de seres queridos que se preocupan por el equilibrio mental del paciente.

El descanso es una de las principales medidas que puedes implementar cuando sufres bocio tóxico difuso.

Una dieta con un total de calorías significativamente mayor debe consistir principalmente en hidratos de carbono para reponer las reservas de glucógeno del hígado.

Así como para un mejor funcionamiento del músculo cardíaco y los músculos esqueléticos.

La cantidad de proteína, especialmente animal, debe ser limitada.

También es necesario limitar el consumo de toda clase de alimentos estimulantes (café, té, etcétera).

Hay que garantizar incluir vitaminas, especialmente tiamina, sales de calcio, etcétera en la dieta.

El consumo de yodo es vital y debe provenir de fuentes alimenticias en forma orgánica.

Alimentos que no tienen restricciones con la tirotoxicosis

Puedes comer sin restricciones:

  • Pescado de mar, Col de mar.
  • Zanahorias, cebollas, ajo, arroz, tomates, yemas de huevo, fresas, fresa, piña, cítricos.
  • Manzanas maduras (muchas de sus variedades contienen cantidades importantes de yodo).

Es necesario vigilar el trabajo de los intestinos, por si es necesario tomar laxante.

Afectan negativamente al bocio tóxico difuso los productos elaborados con harina

Afectan negativamente a la enfermedad tiroidea los productos elaborados con:

  • Harina blanca.
  • Azúcar.
  • Productos de carne frita y grasa.
  • Conservantes.
  • Café Y alcohol.

Espero que si has llegado hasta este punto te haya quedado claro la diferencia entre el bocio tóxico difuso y la tirotoxicosis. 🙂

Es decir, que este artículo haya sido útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Reducir la inflamación — enfoque antiinflamatorio natural para fortalecer la salud

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

Lecturas sugeridas en torno al bocio tóxico difuso y la tirotoxicosis

Si te gustó leer este artículo en torno al daño de los inhibidores del ácido gástrico, te sugiero leer:

Bocio tóxico difuso o Enfermedad de Graves - Basedow

Descubre las 3 razones por las que la mayoría de las personas JAMÁS bajaran de peso

Recibirás un mail DIARIO sobre temas variados. Además, te voy a ofrecer lo que sea que tenga que vender en ese momento. Si no te gusta te das de baja y ya está.

Para cumplir con la RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) y entender que tus datos están seguros, debes leer y aceptar la política de privacidad. Tus datos serán guardados en Getresponse, proveedor de email marketing. Getresponse también cumple con el RGPD, así que todo está protegido y amparado por la ley.