Angiomiolipomas renales

[Total: 1   Promedio: 5/5]

Los angiomiolipomas renales (AML) son formaciones raras de cáncer benigno que se desarrollan en los riñones debido a una mutación de las células del tejido vascular, muscular y graso.

Tumores benignos en los riñones

Este tipo de patología afecta principalmente a los riñones, pero también se pueden desarrollar en las glándulas suprarrenales, páncreas y el útero.

El ovario, la corteza suprarrenal y el cerebro también son propensos a ser afectados por angiomiolipomas.

Los angiomiolipomas renales son un proceso inflamatorio que puede aislarse, es decir, localizarse en un solo órgano, pero también puede afectar ambos riñones, además puede ser congénito.

El tamaño del tumor oscila entre un milímetro y veinte centímetros.

En el 75% de los casos, se diagnostica con mucha frecuencia la patología unilateral, es decir, que solo un riñón está afectado por angiomiolipoma renal.

La enfermedad ocurre en diferentes rangos de edades, pero por lo general es más frecuente en mujeres que superan los 30 años, se asocia con ajustes hormonales en el cuerpo.

La patología se diagnostica después de un examen por ultrasonido o una resonancia magnética.

Si no hay molestias debido al angiomiolipoma, se puede prescribir fármacos para su tratamiento, también la dieta tiene un papel crucial en el tratamiento de los angiomiolipomas.

El pronóstico es favorable, siempre y cuando se tomen medidas terapéuticas a tiempo, puesto que se han registrado casos aislados de transformación de tumores benignos a tumores malignos.

No se descarta la recidiva.

Origen de los angiomiolipomas renales

AML, dependiendo de cuál de los componente del tejido es el más grande, puede tener bolsas de color amarillo, consistentes en lipocitos, así como debido a hemorragia en el parénquima (células que llenan el órgano glandular).

Luego de su estudio en profundidad, se han logrado identificar sus principales posibles causas:

  • Inflamaciones crónicas: como la pielonefritis, piedras renales, y la glomerulonefritis.
  • Alteraciones endocrinas: que ocurren en mujeres en 40-45 años durante el período de ajuste hormonal del cuerpo debido a la menopausia, los casos de AML en mujeres embarazadas son poco frecuentes.
  • Hereditaria: – La AML puede ser un síntoma acompañante de enfermedades genéticas (enfermedad de Burneville-Pringla).

En los hombres, la AML ocurre cuando los niveles de hormonas femeninas en la sangre son elevados.

Clasificación de los angiomiolipomas renales

Los científicos destacan cuatro clasificaciones principales del tumor AML, teniendo en cuenta apariencia, forma, tipo y localización.

El tumor se puede considerar por:

  • Hereditarias: surge debido a predisposiciones genéticas, cubre ambos órganos con distintos focos de distribución en los tejidos mutados.
  • Esporádicas: por lo general ocurre en mujeres durante el período de ajustes hormonales del cuerpo.

Por forma:

  • Neoplasia benigna típica con tejido adiposo.
  • Neoplasia maligna atípica con ausencia de tejido adiposo(graso).

A su vez, una forma típica puede tener una AML trifásica, que consiste en un número diferente de vasos sanguíneos, músculos lisos y tejido maduro adiposo. Ocurre después de 40 años.

La AML trifásica vista mediante rayos X puede ser:

Anemia debido a Enfermedades Crónicas
  • Clásica: consiste en una gran cantidad de células grasas, que rara vez experimentan crecimiento, no hay síntomas y, si crece, es muy lento (suponiendo exámenes una vez al año).
  • Pobre en grasa: una cantidad muy pequeña de grasa contenida en las células o con una baja cantidad de lípidos puede convertirse en maligna.

Hay dos tipos de localización:

  1. Angiomiolima del riñón derecho.
  2. Angiomiolima del riñón izquierdo.

El tumor se detecta mediante examen instrumental.

Síntomas del angiomiolipoma renal

Los síntomas del angiomiolipoma renal dependerán del tamaño, ubicación, presencia o ausencia de esclerosis tuberosa.

La neoplasia generalmente es asintomática.

No obstante, los tumores de más de cuatro centímetros y en su mayoría acompañados de dolor, pueden causar hemorragia en la cápsula de filtración de grasa corporal y conducir a necrosis.

Los principales síntomas son:

  • Dolor en el abdomen y el costado.
  • Presión arterial alta, con sangre en la orina.
  • Fatiga y debilidad súbita.
  • Dificultad para orinar.
  • Cólico renal.
  • La piel adquiere una tonalidad palida.
  • Hay taquicardia.

En raras ocasiones, se pueden observar sangrado y ruptura de la neoplasia, acompañada de:

vómitos
La migraña puede causar depresión, euforia, irritabilidad, inquietud, lentitud mental, hiperactividad, fatiga

Las manifestaciones asintomáticas de esta enfermedad pueden durar muchísimo tiempo. Incluso, hasta la muerte del paciente por vejez.

Ahora bien, si un tumor de este tipo se detecta accidentalmente, el paciente debe estar bajo supervisión y control constantes.

Diagnóstico de los angiomiolipomas renales

La presencia de un tumor benigno o maligno, su tipo y gravedad del curso de la enfermedad es determinada por un oncólogo con ayuda de un neurólogo.

Las opciones para el diagnóstico incluyen:

  • Examen mediante el tacto:el tumor solo se puede identificar si sus dimensiones superan los 5 centímetros.
  • Ultrasonido: se detectan tumores de diferentes tamaños, es posible determinar el carácter vascular, el riesgo de daño y ruptura de los vasos sanguíneos.
  • Tomografía computarizada: con contraste es un estudio obligatorio antes de la eliminación del angiomiolipoma.
  • Resonancia magnética: para determinar el tamaño y la estructura del tumor.
  • Biopsia: con nuevo examen histológico de la muestra – es necesario para descartar la neoplasia maligna.
  • Estudios genéticos: se llevan a cabo si hay sospecha de esclerosis tuberosa.

Junto con los estudios básicos, se realizan exámenes básicos de sangre, orina y presión arterial.

Angiomiolipomas renales

Tratamiento de los angiomiolipomas renales

La elección de los métodos de tratamiento dependerá de la condición del tumor.

Si no es propenso al crecimiento o crece muy lentamente, la táctica es mantener en observación para controlar la evolución del tumor.

El tratamiento del angiomiolipoma puede basarse en los siguientes criterios:

  • Tratamiento farmacológico.
  • Ablación por radiofrecuencia – con ayuda de ondas de radio y paradas de enfriamiento en el crecimiento de la neoplasia, lo que ayudará a evitar la cirugía.
  • Cirugía.

La cirugía se realiza cuando el paciente tiene los siguientes síntomas:

  • Dolor intenso.
  • El tumor crece rápidamente.
  • Hay o hubo hemorragia.
  • Problemas con la micción.
  • El tumor interfiere con la función de filtrado de los riñones.

La elección del método de intervención quirúrgica se lleva a cabo acorde el tamaño de la formación, el número de focos, la condición del paciente y características relacionadas con la edad del paciente.

Los métodos de cirugía incluyen:

  • Resección de la formación de tumores.
  • Nefrectomía – el órgano se extirpa completamente con patología, ya que el tumor ha interrumpido su funcionamiento y ha crecido de forma ostensible.

La dieta en el tratamiento del angiomiolipoma renal

Independientemente de las tácticas de tratamiento que se elijan, la dieta es vital.

La naturaleza de la dieta y su duración debe ser de carácter individual.

La dieta para el tratamiento de los angiomiolipomas debe basarse en las siguientes reglas:

  • Eliminación total de la sal.
  • Prohibición absoluta del alcohol y café.
  • Es necesario beber hasta dos litros de agua al día.
  • Consumo moderado de productos lácteos, siempre y cuando la persona no sufra de intolerancia a la lactosa.
  • Se permite miel, frutas secas, caldos de verduras, huevos.
  • Prohibición total de carne ahumada, carne grasa, especias, cebollas, ajos.
Compuestos activos del ajo

Esta dieta debe seguirse, incluso si se diagnostica una forma asintomática del proceso patológico.

Posibles complicaciones del angiomiolipoma renal

Si el tumor es bastante grande y se detecta tarde, son posibles las siguientes complicaciones:

  • Hemorragia peritoneal.
  • Desarrollo de insuficiencia renal debido a la compresión de los órganos.
  • Trastornos metabólicos.
  • Necrosis tisular (muerte del tejido).
  • Trombosis vascular.
  • Metástasis.
  • Complicaciones o recaídas postoperatorias.

La terapia se prescribe solo después de un diagnóstico integral.

Así las cosas, es vital evitar automedicarse.

Prevención

La mejor opción para las medidas preventivas es mantener un estilo de vida saludable, una nutrición adecuada, evitar el estrés excesivo en los órganos internos.

Además, debe seguir las siguientes recomendaciones: evitar el consumo de bebidas gaseosas, café, beber más agua; evitar el abuso del alcohol.

Las medidas terapéuticas para el tratamiento de enfermedades inflamatorias e infecciosas son útiles siempre y cuando se sigan a tiempo.

Te agradecería me ayudaras a compartir en tus redes sociales este artículo 🙂

Recomendado: Adenomiosis – Doloroso trastorno ginecológico (síntomas, causas y tratamientos)

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

Lecturas sugeridas en torno a los angiomiolipomas renales

Si te gustó leer este artículo en torno a los angiomiolipomas renales, te sugiero leer estos artículos de la categoría CÁNCER:

Angiomiolipomas renales

Deja un comentario

He leído y acepto la política de privacidad *