Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) – ¿Cómo se puede tratar?

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Una flora bacteriana intestinal sana y diversa es importante para la salud. pero, el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, conocida como SIBO, puede causar problemas graves de salud.

sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

El microbioma humano (flora intestinal amigable) se ha vuelto un tema candente en la actualidad.

La verdad es que estos organismos, que superan el número total de las células humanas en nuestros cuerpos, son esenciales para la salud.

Ejercen efectos importantes sobre el sistema inmune, el equilibrio hormonal y la absorción de nutrientes.

Su número normalmente es menor en el estómago, y va aumentando a través de las 3 porciones del intestino delgado (duodeno, yeyuno e íleon) con los números más grandes en el colon.

Las bacterias normalmente están presentes en el intestino delgado en números bajos (1000 / ml) en comparación con los números más elevados en el colon (10-100 billones / ml).

Cuando hay superpoblación en el intestino delgado de las bacterias y la flora relacionada, pueden aparecer muchos síntomas problemáticos.

Este artículo analiza en detalle el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO por sus siglas en inglés) y cambios en la dieta que han demostrado científicamente ser de gran ayuda.

¿Qué es el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)?

El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) es un trastorno digestivo caracterizado por el aumento excesivo de bacterias en el intestino delgado (1).

Estas bacterias fermentan (interactúan con partículas de alimentos y nutrientes) hasta causar una amplia gama de síntomas.

SIBO

A diferencia del intestino grueso (también conocido como colon), que contiene la mayoría de las bacterias intestinales, el intestino delgado debe tener una cantidad mínima de bacterias.

El SIBO es poco frecuente en adultos jóvenes y de mediana edad, pero se cree que ocurre en al menos el 14% de los pacientes mayores en promedio (2).

Resumen: El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado se conoce como SIBO. Es mucho más común a medida que envejecemos.

Factores de riesgo comunes para SIBO

Hay sospecha que el SIBO es causado por una combinación de distintos factores como ser: disminución de las enzimas pancreáticas, ácidos biliares y motilidad intestinal.

Por lo tanto, ciertas condiciones de salud o opciones de estilo de vida pueden aumentar el riesgo de desarrollar SIBO:

  • Infecciones gastrointestinales: Como el síndrome del intestino irritable.
  • Uso crónico de antiácidos: El uso prolongado de antiácidos (tipo omeprazol) reducen la producción de ácido en el estómago. Niveles consistentemente bajos de ácido estomacal pueden conducir a un sobrecrecimiento excesivo de bacterias en el estómago e intestino delgado (3, 4).
  • Síndrome de Inmunodeficiencia: Los trastornos que pueden suprimir nuestro sistema inmunitario, como el SIDA, proporcionan un entorno ideal para que las bacterias dañinas prosperen (5).
  • Enfermedad celíaca: dicha enfermedad puede perturbar la forma en que los alimentos se mueven a través de los intestinos, especialmente si permanece sin diagnosticar o su tratamiento es malo. Esto conduce a un aumento del crecimiento bacteriano en el intestino (6, 7).
  • Envejecimiento: En general, los mayores tienen un mayor riesgo de SIBO porque nuestro tracto digestivo se debilita con la edad. Esto se cree que es causado por la reducción de la actividad física, aumento de peso, uso continuo de medicamentos y debilitamiento general del tracto gastrointestinal (8, 9).
  • Alcoholismo: El consumo crónico de alcohol parece aumentar el riesgo de SIBO (10).
  • Gastroparesia: Hay una fuerte superposición entre los síntomas, y parece que los pacientes de gastroparesia son más propensos a tener SIBO (11).
  • Cirugía abdominal.
  • Debilitamiento de la válvula ileocecal.

(3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11)

El microbioma humano (flora intestinal amigable)

Relacionado: Una visión general de la enfermedad celíaca

Ciertas enfermedades pueden aumentar el riesgo de padecer sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Otras enfermedades están relacionadas con un mayor riesgo de SIBO, pero se necesita más investigación.

Entre ellas se incluyen hipotiroidismo, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, fibromialgia, artritis reumatoide, enfermedad de Parkinson y otras.

Resumen: el riesgo de SIBO se incrementa en gran medida por varias condiciones y factores, a menudo relacionados con el funcionamiento y eficacia de los intestinos.

Síntomas del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)

Muchos pacientes con SIBO experimentan diferentes signos y síntomas.

Estos a menudo se superponen con otras condiciones como el síndrome de intestino irritable (SII).

Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Los problemas más comunes son (1):

  • Fatiga.
  • Náuseas y vómitos.
  • Distensión abdominal, estreñimiento, diarrea o ambos.
  • La mala absorción de nutrientes conduce a anemia por deficiencia crónica de hierro, B12 o ácido fólico.
  • Desnutrición y pérdida de peso.
  • Hinchazón/gases abdominales (eructos, flatulencia).
  • Dolor abdominal, cólicos, debilidad muscular.
  • Acidez estomacal.
  • Hiperpermeabilidad intestinal («síndrome del intestino permeable»).

Algunas personas también pueden experimentar depresión y problemas de la piel como acné y eczema.

La intensidad de los síntomas también puede diferir.

Mientras que algunos pacientes pueden tener diarrea y déficit de vitaminas muy leves, otros pueden experimentar malabsorción de nutrientes grave y deterioro de la digestión (2).

Deficiencias de nutrientes

Si el SIBO se mantiene durante varios meses sin tratamiento puede causar varias deficiencias de vitaminas y minerales.

El déficit de vitamina B12 es una de las deficiencias más comunes, junto con las vitaminas liposolubles como A, D, E y K (2).

Las deficiencias minerales de hierro, calcio y magnesio también son comunes en pacientes con SIBO.

Resumen: Los síntomas de SIBO van desde estrés digestivo hasta deficiencias graves de nutrientes. A menudo son similares al SII.

Diagnóstico de SIBO: Prueba de aliento de hidrógeno

SIBO es una afección gravemente subdiagnosticada (2).

Diagnóstico de SIBO

Esto se debe a que una gran parte de nuestro intestino delgado es imposible de alcanzar sin cirugía.

Afortunadamente, se han diseñado algunas pruebas no invasivas; a saber, la prueba de aliento de hidrógeno.

Esta misma prueba se puede utilizar para detectar intolerancias alimentarias comunes, infecciones por H. pylori y el síndrome de intestino irritable (SII).

Prueba de aliento para SIBO

Los dos tipos de prueba de aliento de hidrógeno utilizados para SIBO son la prueba de aliento de lactulosa (LBT) y la prueba de respiración de glucosa (GBT).

Ambas pruebas miden las concentraciones de hidrógeno y metano en la respiración.

Si bien ninguna de las dos es perfecta, la LBT parece proporcionar mejores resultados en la detección.

Estos dos gases sólo son producidos por bacterias (en el intestino delgado) y no directamente por los seres humanos.

Los niveles elevados indican un aumento de la actividad bacteriana y/o su crecimiento excesivo.

Con el fin de dar una lectura precisa, antes de la prueba, los pacientes siguen una dieta especializada durante 1-2 días que evita alimentar a las bacterias.

El día de la prueba, se da una bebida formulada en base a azúcar con el fin de obtener una lectura clara de la reacción del paciente a los carbohidratos.

El examen se puede hacer bien con kits caseros o en la clínica. Pero la interpretación de los resultados siempre los debe hacer un profesional de la salud.

Síntomas del sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)

Resumen: El mejor método no invasivo para diagnosticar SIBO es con una prueba de aliento de hidrógeno.

Primera línea de tratamiento: Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO) y antibióticos

La dieta por sí sola no te librará del SIBO, por lo que necesitarás antibióticos o hierbas (o ambos) como primera línea de tratamiento.

El tratamiento convencional para el crecimiento bacteriano son antibióticos (2).

Los antibióticos están diseñados para matar bacterias, por lo que se prescriben cuando hay infección.

Ciprofloxacino, metronazol o rifaxicina, rifaxicina, son los antibióticos habituales utilizados.

Rifaxicina es el antibiótico más bien estudiado para SIBO, con una tasa de éxito de alrededor del 50% después de la primera semana.

Se ha demostrado que una combinación de rifaxicina y otros antibióticos, la neomicina, es alrededor del 85% eficaz después de 10 días (12, 13).

Aquí está la terapia recomendada, según información de los últimos  simposios sobre el SIBO:

  • Pacientes con prueba de aliento de hidrógeno positiva: 550 mg de rifaximin 3 veces al día durante 14 días (sin necesidad de ninguna dosis).
  • Pacientes con prueba de aliento de metano positivo: 550 mg de rifaxiina 3 veces al día + 500 mg de neomicina dos veces al día durante 14 días. Alternativamente, 550 mg de rifaxicina 3 veces al día con 250 mg de metronidozol 3 veces al día durante 14 días.
  • El tratamiento con antibióticos debe ir seguido de mejoraruna pro cinética (para mejorar la motilidad del tracto intestinal) durante 3 meses, repetición de la prueba de aliento y luego una dieta baja en FODMAP (más sobre eso a continuación).
fármacos usados para el tratamiento del SIBO

Antibióticos herbarios

Los antibióticos herbarios también son una opción. Con más del 50% de los pacientes que no mejoran con rifaxicina reportan éxito con el tratamiento a base de hierbas.

En este estudio en particular fue Dysbiocide y FC Cidal o Candibactin-AR y Candibactin-BR (14).

Algunas personas pueden necesitar múltiples tratamiento de antibióticos herbales o farmacéuticos para detener completamente el sobrecrecimiento bacteriano.

Sólo recuerda que los antibióticos herbales siempre deben tomarse bajo supervisión médica, puesto que pueden interactuar con otros fármacos.

No te confíes solo a los antibióticos

El problema con los antibióticos, farmacéuticos o herbarios, es que no diferencian entre bacterias buenas y malas, eliminan todas las bacterias.

Su uso a largo plazo conduce a graves desequilibrios en las bacterias intestinales, vinculados a distintas condiciones de salud como la resistencia a la insulina y la obesidad (17, 15).

Los antibióticos para el tratamiento de SIBO son solo un tratamiento temporal de «ayuda extra» y no tratan la raíz del problema.

Esta es la razón por la que las personas que reciben tratamiento solo con antibióticos son más propensas a recaer y experimentar SIBO de nuevo (16).

De hecho, un estudio sobre terapia de antibióticos solos en comparación con antibióticos más suplemento de goma de guar (un carbohidrato fermentable) encontró que las tasas de éxito mejoraron del 62% al 87% al incluir la guar (17).

Esto parece contra-intuitivo porque mostró que agregar la goma de guar (que alimenta las bacterias intestinales) fue más beneficiosa que perjudicial.

Colon

También está en línea con estudios que muestran que los prebióticos y probióticos – bacterias adicionales – son muy beneficiosos (más sobre eso a continuación).

Por lo tanto, los antibióticos son especialmente útiles a corto plazo (y a menudo necesarios), pero no son una solución permanente, y ciertamente no es una solución por sí misma.

Resumen: Los antibióticos son útiles (y a menudo necesarios) a corto plazo para tratar el SIBO. Sin embargo, es probable que los pacientes que dependen únicamente de ellos recaigan. También eliminan tanto bacterias malas como las buenas, que es muy perjudicial para la salud a largo plazo.

Dieta baja en FODMAP y SIBO

Los FODMAPs son un tipo de carbohidratos fermentables comunes en los alimentos que comemos.

Actúan como «alimentos» necesarios para nuestras bacterias intestinales, pero pueden causar problemas digestivos graves en personas sensibles.

El proceso de identificación y eliminación de problemas FODMAPs de la dieta se conoce como una dieta baja en FODMAP,y está clínicamente probado para tratar el síndrome de intestino irritable (SII) (18).

SIBO comparte casi todos los mismos síntomas que el SII. De hecho, los estudios muestran que entre el 30-85% de los pacientes con SII también tienen SIBO (19, 20, 21, 22).

Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Debido a esta fuerte superposición, los investigadores sospechan que una dieta baja en FODMAP también puede ser beneficiosa para los pacientes con SIBO, ya que «mataría de hambre» a las bacterias problemáticas en el intestino delgado.

Desafortunadamente, no hay mucha investigación en esta área y la evidencia actual no es muy clara.

FODMAP flexible

Parece que la dieta baja en FODMAP es increíblemente útil al empezar, pero requiere un poco más de flexibilidad para la SIBO al reintroducir carbohidratos fermentables.

Solo asegúrate de no comenzar una dieta baja en FODMAP hasta que hayas terminado el tratamiento con antibióticos. Las bacterias «malas» necesitan estar activas para que los antibióticos funcionen.

También hay investigaciones limitadas sobre los efectos a largo plazo de una dieta baja en FODMAP.

Seguir un régimen tan estricto durante un largo período de tiempo puede conducir a efectos perjudiciales sobre las bacterias en el intestino grueso.

Resumen: Una dieta baja en FODMAP puede ayudar inicialmente al «matar de hambre» a las bacterias problemáticas en el intestino delgado. Pero los estudios aún no lo han confirmado como un tratamiento confiable con SIBO.

Recomendado: Alivio de las migrañas menstruales

SIBO y probióticos

Probióticos es el nombre dado a las bacterias que comemos intencionalmente para beneficios para la salud.

Son esencialmente lo opuesto a los antibióticos (23).

Parece contraintuitivo tratar SIBO – crecimiento excesivo bacteriano – con bacterias adicionales, pero investigaciones recientes han tenido éxito usando probióticos en lugar de antibióticos.

Un pequeño estudio de 14 pacientes con SIBO encontró que una bebida probiótica diaria alteró los patrones de fermentación en el intestino, consistente con la reducción de SIBO (24).

Probióticos y su efecto sobre la colitis ulcerosa

Otro estudio encontró que el 82% de los pacientes que recibieron probióticos durante 5 días tuvieron mejorías en comparación con una mejoría del 52% en el tratamiento con antibiótico metronidazol.

Estos hallazgos están en línea con estudios previos en animales que observaron beneficios similares de los probióticos (25, 26).

Sin embargo, para ser justos, algunas investigaciones no encontraron beneficios significativos.

Un ensayo clínico en niños tratados con omeprazol encontró que los probióticos no ayudaron, al menos no fueron capaces de prevenir el SIBO (27, 28).

Hasta que sepamos más, los probióticos no se recomiendan hasta después de completar el protocolo antibiótico y una dieta baja en FODMAP.

También hay que tener cuidado con el tipo de probióticos que está utilizando.

Evita cualquier producto con ingredientes añadidos como la maltodextrina, que puede terminar alimentando a las bacterias malas.

Resumen: Los primeros estudios han encontrado la suplementación con probióticos pueden ayudar con el tratamiento con SIBO.Sin embargo, su eficacia no ha sido probada en ensayos clínicos, pero es un área prometedora. Considera usarlos solo después de haber completado el tratamiento con antibióticos y una dieta baja en FODMAP.

Últimas palabras en torno a la dieta y el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)

Según los informes, el SIBO tarda entre 2 y 5 años en promedio en desaparecer totalmente.

Por esta razón es importante explorar las diferentes opciones de tratamiento y encontrar lo que funciona para cada caso personal.

Desafortunadamente, no hay una sola dieta garantizada para tratar SIBO 100% eficazmente.

A partir del peso de la evidencia, dos semanas de antibióticos se justifican primero con el fin de hacer frente a los síntomas agudos y el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.

Después se puede requerir una procinética.

Esto debe ir seguido de una dieta baja en FODMAP para identificar cualquier intolerancia alimentaria.

La dieta SCD también es algo que vale la pena explorar, como es la suplementación de probióticos después de una dieta baja FODMAP.

Todo esto debe hacerse bajo la supervisión de un médico y dietista.

Espero que si has llegado hasta este punto, seas consciente de los problemas que puede causar el sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado.🙂

Ojala que este artículo haya sido útil y me ayudes a compartir en tus redes sociales.

Recomendado: Beneficios de las nueces para la salud – Fortalecen la salud intestinal y +

Puedes suscribirte a mi blog o a mi NewsLetter y seguirme en Facebook.

Lo más importante…Tu salud!

Lecturas sugeridas en torno al sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado

Si te gustó leer este artículo en torno al sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, te sugiero leer estos artículos de la categoría digestivo:

Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado - antibióticos